LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN por SAMOYEDO

abogados

Esta historia es pura ficción, cualquier parecido con alguien que se sienta identificado es mera coincidencia.

En el año 2012 conocí a una persona dentro de prisión que más tarde sería compañero mío de celda y que me contó esta historia que yo os voy a relatar.

Este hombre llevaba diez años en prisión y me dijo, nada más conocerlo “no confíes jamás en un picapleitos”. Yo me extrañé al principio y me picó la curiosidad, así que le pregunté ¿por qué?.

Manolo que así se llamaba me dijo “mira José Miguel, cuando yo entré en prisión vino un señor con traje y corbata, parecía serio y llevaba un maletín en su mano. Yo no le conocía de nada, se sentó en el locutorio abrió su maletín y me dijo “buenos días ¿cómo se encuentra?. Bien gracias, pero no sé nada de lo mío y me preocupa muchísimo esta situación.

El hombre abrió su maletín que estaba lleno de carpetas de cartón y dentro de cada una de ellas había montones de papeles. 300 casos por lo menos. El hombre cogió una carpeta y me dijo:

“Mira Pedro, tu caso de alcoholemia está solucionado, tendrás que pagar una responsabilidad civil y los daños del automóvil. En una semana estarás en la calle”. Yo tras escucharle perplejo le dije: “perdóneme usted, pero yo no me llamo Pedro y no estoy aquí por alcoholemia”. ÉL convencido y con todos los documentos en su mano me dice: “Ya, es que tengo mucho trabajo, pero no te preocupes porque la mordedura de tu perro a tu vecina y los puñetazos que tú le diste a su marido quedarán en suspenso por no ser una petición fiscal de más de dos años Ángel”.

Volví a rebatir: “perdóneme, pero creo que de nuevo se confunde, yo soy Manuel letrado. Él cogió otro expediente y me volvió a decir: “perdóneme Luis Manuel, pero tampoco debes de preocuparte mucho, el robo con intimidación en el careo se puede dar bien, te dejas barba y te rapas el pelo, así no te conocerán y serás absuelto”.

“Perdóneme, pero sigue sin saber cuál es mi caso” le volví a decir, y gritándome me dijo: “si es que te pillaron en el aeropuerto con una maleta que contenía 10 kg de cocaína. Seis años y un día no te los quita nadie. Lo único que puedo hacer por ti ahora mismo es pactar los seis años y después luchar por un tercer grado, eso sí, me tienes que dar una provisión de fondos de 4.000€ para tu defensa, tengo que hacer el escrito, procurador, etc, etc. Vamos, mucho papeleo. Bueno Marcelo, cualquier cosa que necesites me llamas al móvil o al bufete ya tienes el número de cuenta para ingresar el dinero”.

Yo desesperado, con la boca abierta y sin saber que decir antes de que se fuera le dije en voz alta: “¡siéntese un momento letrado!”, el hombre al oírme tan cabreado dio media vuelta y se sentó. “Mire, coja su maletín, busque entre todos los documentos y vea si tiene mi expediente, no me vuelva a llamar por otro nombre y menos me diga causas ajenas a la mía”.

El letrado examinó los expedientes y me dijo que no, que lo sentía mucho, pero que a mí no me llevaba, aunque eso sí, tendría que pagarle el desplazamiento.

“Por picapleitos como usted hay en la cárcel miles de personas, mientras su cuenta bancaria aumenta cada día. Yo también sé contar cuentos chinos, pero jamás jugar con la libertad y la esperanza de no sólo el reo. Sino de su familia y amigos”.

Defensa justa, digna y con garantías, después el pago de la minuta, que lo sepa el colegio de abogados, aquí hay mucho que denunciar.

Por Samoyedo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: