EL PRIMER AMOR por E.A.C.

PREBODA-FERNANDO-Y-ÁNGELA-34bn

La vi un instante, la viví un segundo…

Fue por accidente. No recuerdo ahora qué fue lo que me llevó hasta su habitación; creo que fue por encargo de mamá, porque ya el desayuno estaba servido en el comedor. Entré corriendo, como lo hacía casi siempre. Olvidé la vieja enseñanza de mis padres respecto a llamar a la puerta antes de entrar a cualquier parte. De pronto, allí estaba ella. Me miró, nunca supe, si con cariño u odio, mas sí recuerdo con mucha claridad esa mirada, y esos ojos oscuros, penetrantes y expresivos; no era normal que yo la viera sin maquillaje, se veía diferente. Para mi gusto, más bella. Cuando por fin pude desprender mi mirada de la suya, paseé mis ojos de arriba abajo. Su cabello castaño, mojaba gota a gota su cuerpo de piel bronceada. Era la primera vez que veía a una mujer desnuda, su piel era suave y tersa como una caricia, sus senos sobresalían notablemente y en el lugar donde sus piernas convergían podía ver algo oscuro que sus manos con afán trataban de cubrir; sus piernas eran largas y muy bien formadas. Desde el día que llegó a casa, me pareció hermosa, había algo en ella que me llamó mucho la atención, mas nunca supe qué fue. Quizás porque en casa las únicas mujeres que veía eran mis hermanas, o tal vez porque su presencia trajo una nueva experiencia a mi corta vida: el amor a primera vista. Por una mujer como ella yo estaría dispuesto a dar mi vida. En un segundo pude verme entre sus brazos, haciendo no sé qué, acaso durmiendo, pero junto a ella; la vi a mi lado caminando, corriendo juntos en la playa, aferrado a su mano, con la luna como único testigo.

En ese momento algo al fondo llamó mi atención. Al girar a confirmar mis sospechas, vi que alguien se acercaba e intenté recordar por qué me encontraba allí. Todavía aturdido por lo que mis ojos habían contemplado, como pude dije: “Buenos días”. Mientras caminaba hacia él, intentando disimular la sorpresa y mi enamorada mirada. Mi mamá me envió… quiere que tú y María bajen al comedor… el desayuno está servido”.

“Gracias, –  dijo él – dile que tan pronto ella salga de la ducha, bajaremos”. No pude mirarle a los ojos, simplemente me di la vuelta y salí de la habitación corriendo, mientras recapacitaba que tal vez sería mejor no pensar en el amor todavía. Ocho años no era la mejor edad para enamorarme… ni la esposa de mi tío la persona ideal.

Por E.A.C.


One response to “EL PRIMER AMOR por E.A.C.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: