CAIGA QUIEN CAIGA por Tony (Colaboración desde CP Estremera)

corrupcion_1

Cuando alguien tiene miedo de perder su “estatus” no lucha por la democracia.

Tengo el ánimo y deseo de cambiar todo radicalmente, pero tan solo soy una persona y me tildarán de bandido, una razón de peso para mí al menos, el ser estigmatizado, motivo por el cual no me adhiero a ninguno de los esquemas o ideas políticas ya establecidas, conservadores, liberales o de izquierdas, centro o derechas. Todas me parecen inadecuadas.

No tengo la solución para cambiar el sistema político en el que tan solo cambian las siglas pero el fin es el mismo. ¡El poder!.

Siento vergüenza ajena cuando un día sí y al otro también leo, escucho, veo los distintos casos de corrupción. Corrupción que anida en el sistema y se alimenta de la impunidad y el compadreo.

Existe un tácito manual del corrupto que trasciende las fronteras, una serie de prácticas del defraudador recurrentes en todo país.

Para que nadie pueda pensar un posible deseo de venganza o revancha por mi persona os citaré un ejemplo tan lejano en la distancia como el tiempo.

Perú, años noventa, presidente Alberto Fujimori fue el principal artífice del régimen en la historia del citado país, más corrupto. Fujimori tenía como asesor a un personaje llamado Vladimiro Montesimos, es curioso pero se dan ciertos, muchos, demasiados paralelismos entre la corrupción peruana y la que con horror, dolor y penurias los españoles llevamos años descubriendo y padeciendo.

Aproximadamente en el año 2000 la TV peruana emitió un vídeo que mostraba al asesor presidencial Vladimiro Montesimos sobornando a un congresista opositor. Ante tal escándalo Fujimori se vio obligado a “cesar” a su asesor de confianza y ordenar su busca y captura. Principios, ética, moral. Creo que no. Sacrificó a su compadre para salvarse él mismo pues estaba al tanto de las idas y venidas de Vladimiro.

De nada le sirvió, si mal no recuerdo, quiso o se exilió en Japón país de procedencia y en la actualidad nada sé de dónde o cómo le va. Vladimiro Montesinos no era una persona física, era una compleja trama de empresas y testaferros.

Lo mismo ocurre en España. Caso Noos involucra a Urdangarín y su esposa, yerno e hija del Rey emérito Don Juan Carlos, Jaume Matas también investigado por sus vínculos con Gürtel, la Jueza Alaya investigó al PSOE por desvío de fondos en Andalucía que alcanzaban a los Sindicatos.

Todo corrupto tiene un corruptor. O varios. Y todos para borrar su rastro necesitan la complicidad de otros, que a su vez van pudriendo todo lo que tocan.

Vuelvo a Perú, un corrupto listo nunca cabrea a su novio/a. Pieza clave contra Montesinos, fue su pareja quien filtró el vídeo y dio detalles sobre los sobornos y hasta algunas perversiones sexuales. ¿Por qué lo hizo?, sospecho que por celos, una mujer despechada es muy peligrosa.

De vuelta a España, diría que las parejas sentimentales han sido vitales para destapar las obras y milagros de sus cónyuges. Un claro ejemplo es el de la fortuna del histórico líder catalanista Jordi Pujol, la cual escondió durante más de 30 años en paraísos fiscales.

La exnovia de su hijo mayor María Victoria Álvarez (supongo que Mariví para las amigas) pregonó a los cuatro vientos los numerosos viajes que su chicho hizo a Andorra llevando ingentes cantidades de euros en billetes de 500.

En la trama Noos a la fiscalía le ha venido caído del cielo Marco Tejeiro. Estas cosas solo se hablan en familia. Pero precisamente quien más te quiere, es también quien más daño puede hacerte.

Ningún investigador está exento de ser investigado. La corrupción es el uso privado de capitales públicos. Por lo que tato el corrupto como el investigador forman parte del Estado. Aquí en España para mí al menos, he percibido un intento de bloquear las investigaciones que pudieran imputar a ciertos personajes. Es una sátira ver a fiscales intentando defender a ciertos sospechosos, pensé que su trabajo era el demostrar los presuntos delitos cometidos por estas “nobles gentes” ayudando así a los jueces a imputarlos.

Como ya he dicho, la corrupción anida en el sistema y se alimenta de la impunidad, el compadreo y la autoindulgencia. Para luchar contra ello no podemos confiar solo en los políticos, a veces son beneficiarios. Tenemos la obligación sobre todo de indignarnos, manifestarnos y denunciar con los medios a nuestro alcance.

Y la gran paradoja de todo lo escrito es que si el presidente de turno, en este caso el Sr. Rajoy lo sabía, debería haber dimitido hace mucho tiempo por permitirlo y, si por el contrario lo ignoraba (cosa que personalmente dudo) debería igualmente haber dimitido hace el mismo tiempo, por no enterarse de lo que con ayuda de su “no saber” era práctica habitual en su partido como máximo representante de tanta corruptela.

A modo de comentario personal, pensamiento o reflexión: ahora mismo firmaba dos o tres años de prisión y poseer a la salida de la misma dos, tres o quizá diez millones de euros. Lo único que se me ocurre es meterles la mano en el bolsillo, y que devuelvan lo que con tan malas artes han robado, pienso que es donde les duele.

Tony


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: