LÁGRIMAS DE UN PRESO por A.R.O.

4636820130805071046368

Lágrimas de un preso, ¿por qué? ¿para qué?. No sirve de nada. Solo aplasta el propio ser, y mina la resistencia. Pienso que lo más apropiado es mantener la mente ocupada y no proyectar más allá de las próximas 24 horas, aprovechando lo que la cárcel te ofrece: escuela, cursos, talleres. En mi caso, me sirve, y mucho. ¿En qué?, pues bien, ejercito el músculo más importante; el cerebro, mejoro notoriamente mi autoestima, y volví a descubrir lo maravilloso que es aprender.

El tiempo de cárcel es como un luto. Primero la lógica tristeza, pero en este caso solo por un pequeño espacio de tiempo. Luego la aceptación y con ella el crecimiento personal. Buscar por todos los ángulos la parte positiva de esta dura experiencia, lo dice alguien que tarde comprendió que todo cambio o mejora implica una importante dosis de dolor. Si no tratamos de comprender esto, es inútil todo lamento.

Acepto que hace poco estoy preso, 6 meses. Pero 6 meses que se fueron rápido, 6 meses menos me faltan para volver a mi país; pensad, ¿la mayoría de nosotros no perdíamos tiempo estando afuera?. Bueno, esto es solo otra experiencia, por dura que sea. Me resisto rotundamente a que la prisión me aplaste, aún tengo gran parte de mi libertad personal: elijo a quien hablar, con quien relacionarme o caminar, si deseo o no comer. Solo tengo restringida parte de mi libertad. Ustedes también hermanos!, no nos entreguemos, por más que el resto del mundo nos señale con un dedo. Tal vez muchos de nosotros hicimos lo que mucha gente quisiera hacer, pero no tienen valor para ello.

Estos muros solo restringen una parte de mi, y no los odio. Por todo esto, no creo en lágrimas, creo en la risa, en la alegría de la gracia de estar vivo. Es el mejor antídoto para los momentos en que me quiere ganar la tristeza y el desánimo.

¿Arrepentimiento? Algo, porque sé que hay gente que sufre por mi situación actual. Yo elegí la actividad que motivo el que esté preso. Un hombre cabal acepta y asume las consecuencias de sus actos. Esto pasará, como pasaron otros tiempos más duros y difíciles que este, y no me destruyeron.

Busquen en su interior a la fuerza para seguir adelante, allí encontrarán a Dios. Pero no es Dios del llanto, sino aquel que proporciona la templanza, la confianza en superar este escollo. Las religiones son solo representaciones de la verdadera fe. No se resignen, ni pierdan el tiempo en llantos pusilánimes!, repito, esto pasará, y no olvidéis, aún somos libres!.

A.R.O.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: