SER O PARECER (MEJOR Y) por F.L.N.

5630e169c46188410b8b45a5

En un experimento sociológico (muy de moda últimamente) recién publicado en una web, la actriz, una chica normal y hasta normalizada diría yo, más sexy que guapa – pero para nada provocativa – aunque visiblemente perjudicada por el alcohol, lleva una botella camuflada en una bolsa de papel en una mano y teléfono móvil en la otra. Deambula a plena luz del día, por una céntrica plaza abarrotada de gente, pero parece invisible, excepto para los que ven en ella una ocasión ideal para aprovecharse de ella y vete a saber qué más; pero nada bueno se podría intuir.

Daba igual la ciudad, el país, o el continente que fuera; según los autores del experimento, el resultado fue el mismo en líneas generales. Es decir, que aparte de la minoría – nada despreciable – descaradamente malintencionada, una mayoría realmente abundante, omitieron socorrerla, argumentando que suya era la culpa.

De lo que pude ver, gracias a un reportaje de la tele sobre el experimento en cuestión, me impresionó más la metamorfosis de los “involuntarios” participantes, en su comportamiento ante su “presa”, con el fin de consumar su fechoría.

¿Cómo podemos ser tan distintos cuando nadie nos ve? (o cuando eso creemos, que fue el caso).

Otro experimento menos impactante, fue la encuesta realizada en entornos universitarios de varios países; donde los participantes – sin saber que estaban siendo encuestados – debían responder si serían capaces de cometer una violación, si por ello no tuvieran consecuencia legal alguna, no debieran responder ante nadie. Casi la mitad (el 43%) respondieron afirmativamente.

Es evidente que la valoración de los resultados de esa clase de pruebas requiere cierta prudencia. Hasta es razonable dudar si respondieron con sinceridad todos los participantes o si son realmente representativos.

Ahora bien, que el sentido del bien, o sea, el concepto de justicia, solo sea la legalidad es (como poco) inquietante; pero que así piense una buena parte de la élite intelectual futura, asusta seriamente.

A pesar de evidenciarnos continuamente la vida, que las apariencias suelen ser a menudo muy engañosas, la verdad es que sigue siendo preferible parecer sin ser, que lo contrario.

De allí creo la importancia de una buena, calculada y preparadísima entrevista (léase juicio, casting, clasificación, test, etc.) que decidiera la suerte de cada uno.

F.L.E.

la foto

Dibujo de C.R.C.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: