UNIDOS PODEMOS… CAERNOS por M.A.I.S.

11220_10

Esta, es la reciente historia de una alianza de dos grupos de escaladores. Ambos , desean alcanzar la cima del “Pico Congreso”. Uno de ellos, el más antiguo, hace décadas que permanece entre el estancamiento y el descenso. El segundo, es de reciente creación y aunque sus componentes puedan parecer nuevos en esto de la escalada, algunos de ellos, pertenecieron al primer grupo no hace mucho tiempo.

Estos “nuevos escaladores”, desde su inicio como grupo, aspiran a conquistar la coma del “Pico Congreso” por la cara izquierda y por ello, creyeron que sería necesario analizar el apoyo que  pudiera tener su nueva idea de escalada. Formaron un grupo que realizase un trabajo de campo destinado a facilitarles ideas, material y apoyo mediático y económico. Pensaron implementar una plataforma de salida a la que denominaron “grupo 15 de Montaña” y acamparon a pleno Sol a unos cientos de metros del ansiado Pico.

Comenzaron su representación haciendo creer al público que su idea era improvisada, espontánea y libertadora y de esta manera tomaron el pulso y la temperatura a los diferentes sectores sociales del valle. Recurrieron a todo tipo de figuras y figurantes, que gustosos decían estar ilusionados con esta nueva forma de escalar. También se organizaron campañas más o menos transparentes, legales y democráticas, las cuales difundían con diferentes puntos de vista y análisis, desde múltiples medios audiovisuales. Con ello, lograron ilusionar a determinados sectores de la sociedad y con el paso del tiempo, el Grupo 15 de Montaña vendió con éxito la idea de “Podemos lograrlo” y al grito unánime de “sí, se puede” comenzaron a soltar lastre y fue así que en su caminar fueron vaciando sus mochilas de objetos inservibles y las llenaron de determinados privilegios y beneficios destinados al logro de su empresa, además precedieron a eliminar a determinados grupos de excursionistas, los cuales les sirvieron como lanzadera propagandística, pero que ahora más que ayudar, podrían ser un estorbo a sus verdaderas pretensiones.

El tiempo apremiaba y una vez separado el trigo de la paja, se organizaron para aprontar la nueva campaña de reparto de las licencias para poder escalar en los “rocódromos” de diversos municipios y comunidades. Esto les permitiría practicar las técnicas de escalada, además de darse a conocer y examinar de cerca a sus oponentes teniendo acceso a información crucial sobre ellos.

Pasado el primer trámite y después de haber logrado varias licencias de escalada en algunos rocódromos, partieron llenos de fervor, ilusión y sobre todo con ese ansia viva de éxito y poder que caracteriza a los jóvenes y “primerizos escaladores” y fue así que se lanzaron a esa difícil empresa de escalar el “Pico Congreso”.  Competían con grupos de expertos y aun así, lograron un fulgurante ascenso para alcanzar la puerta de entrada a las diferentes rutas con conducían a la cima de la montaña. Llegó un momento en que no podían subir más, así que decidieron quedarse allí. Estancando la entrada y con ello impidieron que otros pudieran alcanzar la cima, así lograron que esta campaña fuera anulada, forzando una nueva competición.

Así alcanzaron la posibilidad de llevar a cabo nuevos planes y como parte de su estrategia decidieron que favorecería a sus intereses contar con aquel grupo de escaladores denominados “Unidos por la vía de la izquierda”, los cuales permanecían en descenso y estancamiento alternativamente desde décadas, debiendo además, importantes cantidades de dinero por la compra de materiales, y organización de campañas llevadas a cabo para mantenerse como fuerza en el sector de la escalada.

Se pusieron manos a la obra y tirando de “amigos” y contactos que tenían influencia en el grupo del “perpetuo descenso y atascos” lograron seducirles, haciéndoles creer que juntos  podrían ver cumplido su sueño de pernoctar durante mucho, mucho tiempo en la cima del “Pico Congreso”.

Por llegó el día señalado para la nueva intentona. Diversos sectores sociales aguardaban expectantes, se difundían pronósticos que apuntaban a que la nueva unión de “novatos y atascados” realizaría un ascenso sin parangón. La gente se perdía entre datos, ventiscas, apoyos, subidas y bajadas de los grupos. Resumiendo, parecía la tormenta del año, la cual no permitía vislumbrar la posición exacta de cada grupo de escaladores.

Fue al caer la noche cuando llegó la noticia. Uno de los grupos más antiguos había optado por seguir la ruta de la derecha y pudo alcanzar la mayor altitud, aunque sin poder llegar a la cima, ya que se quedaron sin cuerda a escasos metros de su objetivo. Otro grupo, igualmente de los más antiguos, tomó la ruta de la izquierda y se encontraron algunas decenas de metros por debajo del antes mencionado, igualmente el problema en la falta de cordaje y clavijas paró el ascenso.

Nada se sabía del grupo de nueva formación, pues se encontraban en la zona de nubarrones. Entonces llegó la noticia de que un tercer grupo había elegido de la difusa y mal delimitada ruta del centro y logró una determinada altitud que le permitía observar a los grupos de las rutas de la izquierda y la derecha. También tenían problemas de inmovilización por falta de material y además habían perdido ocho metros de cuerda en el incierto ascenso.

Horas después, cuando cesó la tormenta y se difuminaron los nubarrones, los observadores localizaron a los miembros de la nueva alianza. Se les podía ver a unas decenas de metros de la puerta de la entrada a las rutas de escalada. Al contrario de la vez anterior, los grupos más veteranos les habrán flanqueado por derecha, izquierda e incluso uno más les pasó por el centro. Y ahí estaban ellos, mirándose los unos a los otros, haciendo visible la confusión que en todos reinaba. Se habían unido para alcanzar la cima y ahora, eran un grupo mayor de estancados, en el ambiente, se percibía un cierto tufillo a reproche.

Al día siguiente, en el grupo 15 de Montaña se alzaban voces culpando del descenso y posterior estancamiento a la unión con los del Perpetuo descenso y atasco. La situación no era fácil, aunque existía una posibilidad. Si solos habían logrado mayor altitud en la primera tentativa, y cuando se unieron con los del Perpetuo descenso fracasaron, lo justo sería quedarse con la infraestructura, los materiales, los contactos y apoyos de los Unidos por la vía de la Izquierda y formar un único grupo de escalada. Para ello habían de soltar lastre de nuevo, deshacerse de las siglas de ese grupo de estancados, de algunos de sus líderes y sherpas y absorber a los que se doblegasen a sus dictámenes.

Para terminar, esta agridulce historia, solo resta decir que tal vez, el batacazo del 15 de Montaña no fue tan imprevisto. Quien sabe, puede que todo formase parte de una magistral maniobra de este grupo, el cual solo verdaderamente pretendía absorber al contrincante que le impedía instalarse en un determinado punto del “Pico Congreso”, esperando ahí, el momento más propicio para forzar una nueva intentona para alcanzar la ansiada cima.

Ahora bien, han de tener cuidado, pues en los grupos de escalada con mayor experiencia y antigüedad, hay personas que saben muy bien organizar campañas, emboscadas y encrucijadas donde hacer que se pierdan los nuevos asaltantes a la cima del “Pico Congreso”. Por ello, precaución, nuevos escaladores, a veces el ascenso en cordada puede resultar fatal. Sobre todo si el líder o guía no sabe elegir bien dónde, cómo y cuándo se ha de instalar la clavija por donde deslizar la cuerda que facilita la escalada.

Son días inciertos, la ciudadanía espera que los grupos de escaladores con mayor experiencia y solera, colaboren en alcanzar un acuerdo que facilite alcanzar la cima del “Pico Congreso”, pues solo así, podrán todos los habitantes del valle conocer que hay más allá. Tener nuevas esperanzas que les permitan avanzar y así lograr una mayor colaboración en alcanzar la prosperidad de todos y cada uno de aquellos que se sienten orgullosos de haber colaborado en la difícil empresa de vivir en paz, tranquilidad y democrática unidad.

M.A.I.S.


One response to “UNIDOS PODEMOS… CAERNOS por M.A.I.S.

  • Txema

    Enhorabuena por la composición y estructura del relato. Magnifico. Te chorrea un poco de veneno por el colmillo pero yo sé que planteamiento es sincero y personal. Un abrazo enorme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: