LOS MEDIOCRES RESPONSABLES, SIN RESPONSABILIDAD por M.A.I.S.

lider-vs-jefe-e1466622205321

Los ciudadanos sufrimos con asiduidad la ineficacia, el despotismo, la descalificación y el perjuicio que de forma continuada nos causan algunas de las personas que son designadas como “encargados responsables” de prestarnos determinados servicios públicos o privados.

Uno de los ejemplos más notorios, está en la clase política. Cuando un partido político, designa un candidato electoral, es de suponer que se responsabiliza de parte de la gestión que pueda llevar a cabo el “elegible”. Y a su vez, éste, que “voluntariamente” se ha ofrecido para ser elegido por los ciudadanos, debe a estos: su dedicación, respeto, eficacia, diligencia y honestidad. Por todo ello, queda obligado a responsabilizarse de todas las actuaciones y decisiones que tomen él y su equipo.

Pero cada vez, con mayor frecuencia, suele suceder que “el responsable” de gestionar todo aquello para lo que se ofreció: bien sea por falta de preparación, manifiesta ineficacia; incapacidad para prever las consecuencias de sus actos: exceso de subjetividad y absoluta falta de objetividad, lleva a cabo una desnortada gestión de los asuntos para los que se le designó, siendo aquí donde suele recurrir a la perversa estrategia de eludir su responsabilidad en todo aquello en lo que él, como único “responsable” ha fracasado. Las formas más recurrentes de llevarlo a cabo suelen ser: repartir las responsabilidades entre sus subordinados y culpabilizar al oponente. Todo ello, acompañado de una mediocre aptitud en la que se busca la descalificación, degradación, y el emponzoñamiento de los adversarios.

De igual manera, cuando no sabe por dónde salir del embrollo en el que se han y nos han metido “gracias” a su: incompetencias, falta de liderazgo, dejación o falta de interés en buscar el beneficio general y sí el beneficio propio, suelen exigir, más que solicitar, la ayuda de terceros para que les solucionen la papeleta. Eso, cuando no se enrocan o “búnkerizan”, parapetándose en sus equipos de afines e incondicionales que, convenientemente “apesebrados”, les deben los favores prestados durante el tiempo en que se han dedicado a lograr sus propias metas personales, haciendo de sus subordinadas, una informe masa de personas dependientes que han de proteger a su “Señor”, pues si cae él, todos ellos se hundirán.

En honor a la verdad, se ha de tener en cuenta que los políticos son humanos, y claro está: la contradictoria situación de ser “el responsable” irresponsable, es un hábito que suele extenderse  todos los niveles empresariales y de servicios; tanto de sector público como, privado, donde “los responsables-encargados” de gestionar los mismos, suelen ser elegidos en “juntas directivas o ejecutivas”, no teniendo en ello la más mínima participación los usuarios de estos servicios. Quedando relegados a confiar en el “dudoso” hecho, de que esas personas sean las adecuadas para dirigir esas gestiones y servicios.

Es de desear, que un “responsable” con verdadera vocación de prestar un servicio de calidad, se rodee de personas con determinadas características. Buscando y valorando en ellas su dinamismo, aportación de ideas, capacidad de resolución y profesionalidad. Orientado todo ello a proporcionar: calidad, eficiencia y confianza al usuario. De actuar así, la buena preparación de sus subordinados será un aliciente que le empujará a un mayor perfeccionamiento, el cual le permitirá crecer día a día. Para lograr esto, él ha de dar ejemplo de coherencia, disposición al diálogo, trato igualitario, además de justo, a todos sus subordinados así como a los usuarios. Huyendo de discusiones, faltas de respeto, infravaloraciones o desatención a los usuarios o a sus equipos.

Siempre existirán, con mayor o menor fundamento, críticas a su labor y a la de su equipo, pues la subjetividad es particular en cada ser humano. Pero se podrá considerar que un “responsable” está relacionado con un buen trabajo, si una mayoría de usuarios manifiestan estar satisfechos con el servicio prestado. Por el contrario, se entenderá por nefasta su gestión, si surgen constantes disputas, tensiones, fricciones o quejas por parte de los usuarios. De igual manera, su gestión podrá considerarse “precaria” si en él se observa una manifiesta incompetencia; desinterés o falta de atención a su gestión.

Nosotros, los humanos tendemos a ser muy individualistas y al igual que sucede con los miembros de la clase política solemos subjetivar con todo aquello que nos puede favorecer o perjudicar no teniendo, las  más de las veces en cuenta, las consecuencias de nuestros actos. Tal vez por ello, en un gran número de ocasiones los “responsables” de gestionar determinados servicios, siempre y cuando puedan, suelen caer en la tentación de rodearse de personas a las que por diversos motivos o sin razones, consideran inferiores, manipulables o domesticables. En muchos casos, suelen creer que así se protegen de ser relevados o sustituidos por alguno de sus subordinados. Esta estrategia suele terminar en un decadente resultado, tanto para el “responsable” como para todo su equipo. Pero mientras esto llega, él, buscará la forma de permanecer en el puesto, utilizando la mediocre y perversa estrategia de responsabilizar a su equipo y persistiendo en la obtención de beneficios para sí mismo, aunque su alocado intento suponga graves perjuicios a todos los usuarios del servicio del que él irresponsablemente es el “responsable”.

Por desgracia, hoy día, solo nos queda esperar que esta forma de proceder por parte de algunos sea erradicada. Ojala, más pronto que tarde, llegue el día en el que los mecanismos de elección estén verdaderamente fundamentados en una plena objetividad que busque la consecución de una buena gestión de todos aquellos servicios destinados a procurar un nivel de vida lo suficientemente satisfactorios para todos. Mientras esto llega, continuaremos padeciendo los contraproducentes efectos producidos por el “responsable sin responsabilidad”.

M.A.I.S


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: