Archivo diario: abril 28, 2017

ABRIL por M.R.D.C


LA INTUICIÓN por E.F.H.

“La mente intuitiva es un regalo sagrado, y la mente racional es un sirviente fiel. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y se olvida del regalo” (Albert Einstein).

No le damos importancia a menudo, aun sabiendo que la intuición viene a ser como un sexto sentido. Si desarrollamos esta forma de percepción que es capaz indudablemente de captar indicios de lo que sucederá en un futuro.

Tenemos un ejemplo bien claro y clásico, de intuitivo y visionario que es Julio Verne. Sus invenciones literarias han terminado plasmándose un siglo después.

En la vida cotidiana, el llamado sexto sentido también se manifiesta. Sabemos que el inconsciente trabaja día y noche, dándonos alguna información que puede ser vital para nuestro futuro, más o menos inmediato.

El famoso psiquiatra Eric Berne, observó que los niños entre 6 y 18 meses de vida, desarrollan su inteligencia intuitiva; detectan los cambios de voz de los adultos, dándose cuenta el pequeño, si hay o no tensión en el ambiente y si es aceptado por su entorno. Por ejemplo, está muy desarrollada en perros y gatos, que conviven con nosotros, también está presente en todo ser humano. A menudo la desatendemos.

Debemos procurar tener muy bien engrasado nuestro sexto sentido, que es clave para poder lograr el éxito en muchos ámbitos de nuestra vida. Todos somos capaces de diagnosticar problemas y tomar decisiones, lo cual nos permite saber mucho más de lo que creemos que sabemos. Hay una dualidad entre el consciente y el inconsciente a la vez.

La intuición es una gran aliada, pero tenemos que tener en cuenta que si no la complementamos con el pensamiento racional y la observación de los hechos, corremos un gran peligro (perder dinero por malas inversiones, adentrarse en relaciones catastróficas…)

La lista es interminable, tanto de predicciones fallidas,  como de aciertos logrados.

Tenemos la impresión muy a menudo de que es una capacidad de los genios. No es así. Puede ser entrenada y potenciarla como cualquier otra habilidad humana.

Cuando estamos molestos y preocupados, no nos damos cuenta de que existen muchos más elementos fuera de nosotros mismos.

Debemos potenciar y enriquecer nuestra razón como el inconsciente para poder llegar a una vida profunda, creativa y despierta.

El éxito no es ni más ni menos que la suma de la emoción, más la razón.

En realidad, todo lo que construimos como sabiduría a través del tiempo realmente, es el resultado de cómo hemos cultivado el conocimiento de cómo se comportan nuestras emociones y lo que hemos aprendido de ellas.

E.F.H.