Archivo mensual: mayo 2017

¿VERDADERAMENTE LA COMUNICACIÓN… COMUNICA? Por E.H.F.

Hoy en día que atiborramos nuestro cerebro de temas basura, que sin duda alguna a la larga lo acusaremos y que no nos paramos a pensarlo.

Alguna vez hemos oído “lo que aprendas hoy, te ayudará mañana”.

Debemos tener bien claro que la experiencia puede indudablemente compensar la falta de reflejos.

Cuando empezamos a hacer deducciones sobre cuestiones de nuestro mundo, de lo que nos rodea, lo que hay en él, los útiles ¿de qué están hechos? ¿para qué utilizarlos? ¿de qué son?… Al final también llegaremos a otra nueva deducción “el hablar”.

Pero podemos pensar que el “hablar”, ha perdido o no llegó a lograr nunca la primaria relación del “ser relativamente del que se habla”, y por ello no se suele comunicar en el modo original, sino por el camino de transmitir y repetir lo que se habla, incluso llegando a las “habladurías”. Aumentando cada vez más.

La comunicación, pienso, no comunica, sino que el ser “uno con otro”, se mueve mucho más dentro del “hablar uno con otro”. Lo que importa es que se hable y curarse de lo hablado.

Cuando en el día a día, se hace frente a todo aquello que es accesible a todos y sobre lo que todos opinamos y pueden decirlo todo, ya no cabe decir qué es lo “cierto o incierto”, “lo abierto o lo que o”.

Todo tiene el buen aspecto de genuinamente comprendido, captado y dicho. Y en el fondo no lo está, o no tiene aspecto de tal.

La mayoría no solo conocen y dicen todo lo que está ahí y lo que está pasando, sino que además todos saben también ya hablar sobre lo que aún debe suceder, lo que todavía no está ahí, pero en realidad tendría que hacerse ¡cual pitoniso/a!

Este “estar sobre el rastro” y encima de oídas, es el modo superlativamente capcioso en que la ambigüedad da posibilidades, para sofocar en el acto toda su fuerza.

¡Sepamos comunicar y escuchar y disfrutemos y hagamos disfrutar a los demás mientras vivamos! ¡No seamos estúpidos!”

E.F.H.

 

 


NO HAY SOLEDAD por M.R.D.C.

M.R.D.C.


APRENDER A OLVIDAR por Y.M.H.

Que idiota fui al pensar que tiempo me iba a hacer olvidar todo lo que viví a tu lado. Ahora el pesar me pesa por haberte dejado marchar a ti, con quien aprendí a amar y a ser valorado.

Que ingenuo mi corazón al decir: fácil será borrar de tus pensamientos el extraño pero completo y placentero sentimiento que sentí, que al hacerte ir me dejó marcado. Al irse, dejó abierta la herida que había sanado y cerrado, al enseñarme a ser amado.

Qué desalmados mis pensamientos al decir: mi corazón podrá soportar el desagarro de haber abandonado al ser que completó el mío, pues formaba parte de mí.

Y ahora, desangrado pero vivo, vivo soportando el dolor de su recuerdo y esperando a que cicatrice la herida que en el alma me hice al desterrar al olvido lo único que me hizo ser feliz.

Y lamentándome seguiría noche y día, pero al dejar escribir a mi conciencia lo que en mis pensamientos pasaba, lo que en mi corazón rondaba y lo que mi alma desangrada guardaba, siento que puedo decir: te he olvidado. Aunque me siga acordado de tu pelo entre mis dedos, aunque no olvide tu cuerpo entre mis brazos, aunque siga imaginando el recuerdo de la imagen de tus ojos en los míos reflejados, aunque siga sintiendo el olor de cuerpo desnudo y mojado/sudado, puedo decir que te he olvidado

Y.M.H.


LA BATALLA DE LA VIDA por J.A.M.

 

Todos tenemos errores en la vida y siempre se aprende de esos errores. Quizás haya algo que nos hace valientes a muchas personas y es la capacidad de saber levantarse y seguir luchando.

Yo nunca jamás tiré la toalla porque me siento un luchador de boxeo, me llevo golpes, me caigo, pero aguando los rounds que me toque aguantar y todo con un propósito, de avanzar como persona, como ser humano.

Pero cuando no aguantas un round y te hace un KO, el ring se queda con un vencedor y es la circunstancia o la vida. Pero no siempre se pierde. Hay una persona en la que he aprendido a ver las cosas de distinta manera, porque a veces no vemos más allá de la realidad y eso es lo que me permite que no se avance, esa persona es mi entrenador.

Cuando estás en el cuadrilátero de la vida, eres tú mismo el que ha de hacer por sí mismo y es cuando tienes todo en un pensamiento, en una decisión y, en mi caso, a veces es duro porque veo que todo lo que estoy pasando no acaba, pero acabará, porque sonará la campana y seré vencedor, como mucha gente lo ha sido y lo es, y mi victoria será cuando llegue mi libertad que tanto anhelo.

No todo el mundo sabe lo que es ser libre, por eso debéis aprovechar todos los momentos buenos con los que se quieren: familia, amigos… y nunca te quedes con cosas en tu corazón que puedas decir.

J.A.M.


MADRE NO HAY MÁS QUE UNA por J.E.F.

Se dice que en el mundo madre no hay más que una y ese dicho tiene mucha razón porque amores se pueden tener muchos, querer se puede querer a muchas personas, pero lo que no es nuca superable para mí, es el amor de una madre sobre su hijo. Ese amor es tan infinito y ciego como el universo.

Una madre siempre está para su hijo, en los momentos buenos y en los momentos malos. Una madre siempre tiene una comprensión para una mala actitud que su hijo tenga. No significa eso que una madre acepte todo cuanto haga su hijo, pero sí que siempre sabe perdonar y no tiene rencor ni resentimiento para su hijo.

A muchos les faltará su madre por cosas de la vida, otros quizá no tengan contacto con ella por malas decisiones tomadas en el pasado, pero al estar en un lugar como este, es que muchos nos damos cuenta de que ella está ahí y si no está es porque nosotros no dejamos que se acerque o que retome la relación con nosotros.

Nadie es perfecto, pero hay que pensar que ellas no nos trajeron a este mundo para que les diéramos quebraderos de cabeza, ni problemas. Ellas nos dieron la vida para saber disfrutar de ella, y si se quitaron parte de la suya par nuestro cuidado es por eso que creo que nosotros deberíamos pararnos a pensar de vez en cuando y devolverles esos cuidados y momentos de bienestar que ellas nos dieron cuando fuimos niños.

Porque si no fuese por ese ser llamado mujer, nosotros nunca hubiésemos existido, por eso hay que dar las gracias por existir y ser como son con nosotros, a todas las mujeres de este mundo, y tratarlas con respeto, porque son todo en nuestras vidas.

J.E.F.

 


VAN THUAN por M.R.D.C.

M.R.D.C.


MI REINO POR UN ESCAÑO por E.F.H.

Estamos tan acostumbrados a oír diariamente “es su escaño”. Está en él o en ella que lo deje. Me parece que cada vez es más “obsceno” el oírlo.

Esta frase de “es mi escaño” o “es su escaño”, sigue dando vueltas y vueltas en las cabezas de los ciudadanos. No por lo que dice dicha afirmación, sino por lo que oculta: a esto le podemos llamar: “el síndrome de la posesión, pero no solo del escaño, sino del país”.

Ya vemos que muchos políticos han creído siempre y siguen creyéndose los salvadores, los que creen que el país es de su pertenencia. ¡Ya sabemos para qué!

Piensan que cuando ya tienen su escaño, los españoles se lo hemos regalado para que háganlo que les de la real gana, como está sucediendo hace mucho, muchísimo tiempo. ¡NO ES PARA SERVIR, ES PARA SERVIRSE!

Normalmente, lo que se ha estado haciendo es esquilmarlo todo.

Además de mentirosos, juran y perjuran que no lo son. Los que se comportan como verdaderos autócratas y tienen la sartén por el mango, pero ven peligrar su posición de poder y privilegios, intentan ocultar todo lo que han hecho y que son responsables, bajo una capa de cieno, barro sucio o barniz oscuro.

Otros ni se esconden, siguen todos los días “erre que erre”, aunque el barco se hunda, y la popa ya está toda hundida y el agua ya cubre todo su cuerpo. Levantan los brazos y con solo sus manos a la vista, siguen en sus trece diciendo con los pulgares: “piojosos, piojosos”.

Después, lo más normal es dar el salto al grupo mixto, borrando de un plumazo sus supuestas culpabilidades y desmanes, etc.

Y, por fin, ya queda todo arreglado: “ya no es militante de nuestro partido”, llegando a la conclusión de que “nada de lo que hizo o haga en lo sucesivo tiene que ver con su partido”.

Todo esto es que se está llamando últimamente “REGENERACIÓN”.

Lo ciertamente seguro, es que las cloacas seguirán despidiendo un gran olor pestilente. Si todo esto que estamos viendo es “REGENERACIÓN”, ¡que venga Dios y lo vea!.

E.F.H.