Archivo de la categoría: Ensayo / Reflexiones

SIN MOTIVACIÓN por J.E.F.

Y aquí me encuentro en un mar de dudas, si saber a quién escribirle unas líneas. Tengo tanta gente a la que decirle algo que no sé por quién empezar y tampoco sé cómo buscar esa motivación para llegar a conectar con alguien.

Así es la vida sin motivaciones, no llegas a hacer nada bien ni con ganas, y quien sabe cómo despertar o hacer renacer esa motivación que dentro todos poseemos, pero que a veces no surge y nos sentimos apagados.

No sé dónde ni a quién llegarán estas líneas, ni sé por qué las estoy escribiendo. Aunque es cierto que muchas veces en la vida hacemos cosas a las que después les buscamos explicación sobre el por qué las hicimos. No sabemos por qué, en un momento dado, esas cosas nos han traído hasta aquí…

Es verdad que de los errores se aprende, pero muchas veces ese aprendizaje de la vida nos viene tarde, y no le encontramos ninguna razón, o nos parece que ese castigo que llega no es ni justo ni considerable, por el error que cometimos… sin embargo, de cara a la sociedad, esa es una deuda que tienes con ella; aunque yo piense que el mal cometido no hay que pagarlo con otro mal, sino que hay que tratar de ver por qué cometiste esos actos y cómo puedes solucionar tu error de raíz para no volver a cometerlo, ya que la vida es un continuo aprendizaje para la mejora personal.

J.E.F.

Anuncios

MUJER por M.A.O.T.

En muchas ocasiones las comparaciones son injustas, odiosas y hasta innecesarias, pero hay veces en las que debemos comparar para lograr tener una idea del valor de lo que se compara. Lo complicado viene cuando lo que tenemos delante es absolutamente incomparable y la magnitud de su belleza, para algunos, va más allá de lo comprensible. Estoy hablando, como es fácil deducir, de la mujer.

La mujer, ese maravilloso ser que hemos admirado desde el inicio de los tiempos, llegando a divinizarlas incluso, como a la milenaria Diosa Ishtar, diosa del amor y la guerra, la mayor divinidad del panteón mesopotámico, cuna de la civilización, o a la diosa Arinna, la diosa del sol.

No es de extrañar pues, que el hombre sitúe a la mujer en lo más alto del Olimpo. Nos han maravillado más aún si cabe, desde que en la edad de hierro los collares, pendientes, pulseras y vestidos que el tela hizo posibles, convirtieran a la mujer en el agradable espectáculo que sin variaciones esenciales, nos deleita hoy. No alcanzó tanto el hombre… aunque aún sin todos estos adornos, la mujer no deja de ser la gran musa de artistas, con sus delicadas y ondulantes líneas y que sin importar en absoluto las diferencias anatómicas de unas u otras, han inspirado a pintores, escultores, escritores y músicos.

Las figuras esbeltas de Botticelli hasta las voluptuosas féminas del pintor Botero, nos recuerdan que un único requisito para alcanzar una belleza sin igual, es el de ser mujer. De ahí que intentando observar desde lo que tenemos más a mano, hasta los límites mismos del universo conocido, me atrevo a afirmar sin temor a que ningún hombre me desmienta, que haya algo, ni flores, no hermosos rayos de sol al atardecer, ni coloridos arcoíris sobre imponentes cataratas, ni gráciles colibríes, ni bellas lunas llenas, ni estrellas o siquiera galaxias enteras, más hermoso, con todas sus imperfecciones inclusive, que el regalo que Dios nos ha dado, a nosotros los afortunados hombres, la mujer.

M.A.O.T.


A LA BOTELLA por Joaquín

Era aún muy niño cuando ya te conocí, me buscaste y yo te acepté como amiga, pensé que por un momento serías mi compañera, que contigo a mi lado podría hacer cualquier cosa, podría olvidar lo trágico, lo malo, ser feliz y solo tú me hacías reír y me dabas alegría, ¡oh gran amiga, qué confundido estaba!

Cuando no me necesitabas ya, empezaste a olvidarte de mí. Sin embargo, yo empecé a buscarte, te llamaba desesperado, te buscaba en los sitios más inhóspitos.

Tú no querías saber nada de mí, pero yo tan enganchado a ti, no podía olvidarte, creía necesitarte, un día te volví a encontrar, y esta vez con muchas ganas y más fuerza para no dejarte escapar.

Tú, que alimentabas mi odio, mi sed de venganza, mi autodestrucción y, sin embargo, a mi no me importaba, alimentabas cada día mi ego y destruías mi persona. Mis pensamientos positivos se volvieron negativos, desordenados, llegué a tal punto que no me importaba nada, y lo más jodido era que no me importaba yo.

Gracias a ti, me volví frío, calculador, era como una marioneta en tus manos, aunque creía que era yo quien llevaba el  teatro y tú eras mi títere, era al contrario.

Por eso, cuando llegué a tocar fondo, me dolió, me dolió dejarte, pero gracias a ello pude trepar y salir del paso, con las esperanza de no volver a caer. Y si te vuelvo a encontrar en mi camino, llevaré una tapa, clavos y un martillo para dejarte encerrada, para que no salgas nunca, y para que los que lleguen detrás de mí no caigan en tus mentiras.

Deseando no volver a estar contigo.

Joaquín


DESCANSA EN PAZ por BENDRISS

No hubo tregua ¿y ahora qué? Se fue y no se despidió. Me fui y solo dije adiós. Allí, donde tú estás, allí desde donde me observas, es allí donde vamos a terminar.

Se te acabó la vida, la mía acaba de empezar. Quisiera quitar tiempo de mi vida y podértelo entregar. Solo por navegar contigo en tu barca una vez más.

Los remos siguen en su sitio, encadenados a tu humilde embarcación pesquera. Yo sigo encadenado a mi condena y como un ancla es el lastre de soportar la espera.

Dije que volvería, lo juré por encima de todo. Dijiste que me esperarías, pero te llevó y me quedé solo. Bendíceme desde allí donde estés, yo rezaré por ti todas las noches.

Dios te acoja en su seno,  protégeme de mis males y de los ajenos, y reza por mi pronta libertad. Tarde o temprano nos volveremos a encontrar.

El infierno me espera, lucharé por no acabar allí. Lucharé contra mis demonios para acabar junto a ti.

Por Bendriss


LA FRAGILIDAD DEL SER HUMANO por D.R.A.

La fragilidad del ser humano se alimenta de nuestras emociones, ¿Quién somos? ¿de dónde venimos?, ¿por qué estamos aquí? Resumiendo, ¿qué es el significado de la vida? Una de las preguntas de la humanidad, creadora de grandes inseguridades, en su consecuencia nos infunde miedo, que a su vez nos aferra a tener fe en algo o alguien que no sabemos qué es. Todo ello se convierte en un nudo de sentimientos que rueda como una madeja de lana en las manos de un felino. En retrospectiva, ¿de dónde somos? ¿ de dónde venimos? Es absurdo para mi entender. Ya lo cantó Siniestro Total en un single, que a tono de humor o broma no tomaron en cuenta. Sin embargo, a mí me parece una de las canciones más inteligentes del pop rock español: eso me lleva a varios razonamientos.

La igualdad de los seres humanos, la naturaleza de las personas, hace que compitan por los mismos recursos. El poder, la gloria, el reconocimiento, y en su resultado, la felicidad. Se basa en la capacidad de desear y el último objetivo es garantizar la capacidad de realización de los deseos futuros, garantizar el ejercicio de esa capacidad de deseos y su consecuencia, la felicidad en esta vida, aunque esa misma es un ínfimo progreso de los deseos de un objetivo a otro y la inclinación general de la humanidad por el afán de poder.

La guerra como estado originario y el Estado, como respuesta civilizatoria.

Nos encontramos inmersos en una lucha constante por conseguir nuestros objetivos, tememos que otro no los arrebate. Persiguiendo nuestro objetivo vulneramos las normas de convivencia y el reconocimiento de los justo y lo injusto.

Las tres causas de la discordia inscritas en la naturaleza humana son: la competencia, la desconfianza, la gloria y, en definitiva, la sociedad y el Estado son la respuesta clave que nos ha permitido sobrevivir. Pero si algo es digno de buscar, según la esencia del ser humano, es la verdad, la belleza y el bien.

Buscamos la verdad porque queremos conocer las cosas como son, no como otros las inventan. Buscamos la belleza porque se basa en orden y armonía, buscamos el bien por todo aquello que satisface una de nuestras necesidades de orden superior, es un bien para el ser humano la existencia de un universo para todos y que ese universo pueda entenderse.

No es absurdo que el universo existe por sí mismo, sin depender de mi psicología, religión o cultura, y considerando la ciencia como valor universal, aunque yo no voy a vivir eternamente y sí me molesta que el universo siga existiendo eternamente o expandiéndose sin mí; pienso o quiero pensar que mis recuerdos quedarán en esa cuarta dimensión llamada tiempo donde allí viviré libre eternamente ligado al universo.

Por D.R.A.


REFLEXIÓN DE UN PRESO por A.I.L.

Yo soy un preso. En esta situación me hace explotar en mi ser más profundo. Es difícil creer cuando uno se siente abandonado por la sociedad, la angustia, la desilusión y amargura de esta situación. Yo no soy inocente aunque pocas personas quieres escucharnos y creen en nosotros como personas.

Soy un preso, encausado y condenado pero también existen víctimas de las injusticias cometidas por nosotros de todo el mal que hemos hecho.

Sin embargo, todas las personas no nos perdonan y nos siguen marcando en la sociedad como delincuentes. Es terrible la carca que sella a los que ni siquiera respeta a los inocentes; porque aquí entre nosotros también hay inocentes, pobres víctimas, las familias que también sufren nuestra condena.

No me gustaría perder mi dignidad humana por el hecho de estar en la cárcel, no quiero renunciar a ser persona. Quiero creer que al menos los condenados serán capaces de comprender mis lágrimas, la rabia detrás de estas rejas, miro a la sociedad que me excluye de la capacidad de reinsertarnos y rehacer nuestras vidas según el modelo que nos ofrecen en la vida.

Esperando, sedientos de la libertad de la que nos privan estos muros y barrotes que nos anulan. Ojala todos los que aquí nos encontramos para que juntos consigamos reinsertarnos en sociedad y dignificar nuestras vidas.

Por A.I.L.


TIEMPO por G.E.N.

El tiempo es el dinero más valioso e invisible que Dios deposita en la cuenta invisible de cada ser vivo, desde el primer segundo en que llegamos al mundo. Es imposible saber cuánto tiempo tiene cada uno en su cuenta.

El tiempo es “dinero invisible” con el que pagamos por cada segundo la renta de la vida y cuando la vida se agota, se nos acaba el tiempo.

El tiempo es más precioso y más valioso que el oro y los diamantes, porque no se puede comprar con el dinero físico, ni se vende en los mercados. El tiempo no se puede guardar en un banco para luego retirarlo ni se puede congelar en el frigorífico para luego usarlo.

Cuando nos invitan a una cena gratis o al cine gratis, no es completamente gratuito, porque lo pagamos con nuestro dinero invisible: el tiempo. Cuando estamos felices y riego, y cuando estamos tristes y llorando, lo estamos pagando con nuestro dinero invisible: el tiempo. Cuando estamos haciendo algo valioso y cuando no hacemos nada, lo estamos pagando también con el tiempo.

El tiempo es una fortuna. Los ricos no tienen más que los pobres, ni los pobres tienen más que los ricos, los sabios no tienen más que los necios, ni los necios que los sabios, los fuertes no tienen más que los débiles, ni los débiles que los fuertes. El captor no tienen más que su capturado, ni el capturado que su captor, porque nadie sabe cuánto tiene, ni cuánto le queda en esa cuenta invisible del dinero más preciado: el tiempo.

Este dinero precioso, valioso y único, no sirve para nada si el que lo tiene no lo utiliza bien, porque se va y nunca se recupera. Podemos perder la libertad, nuestras casas y riquezas, pero nuestro dinero invisible: el tiempo, está siempre en nuestra cuenta para que lo gastemos como mejor nos parezca.

G.E.N.