Archivo de la categoría: Ensayo / Reflexiones

AL SALIR: ¡CIERREN LA PUERTA, POR FAVOR! Por E.F.B.

Son cuestiones políticas, de las que poco entendemos. Hablamos de dinero. Aunque sin entender del todo la cuestión de fondo, nuestro olfato detecta un tufillo a rotunda falta de solidaridad.

¡A ver si me explico! Como muchos otros, el Programa de la ONG Fundación Secretariado Gitano, acaba de recibir un importante varapalo relacionado con la subvención que detraída del IRPF del contribuyente español, se destinaba a su tesorería para llevar a cabo el proyecto de ésta en el Centro Penitenciario; relacionado con cuestiones de integración y desarrollo social de la minoría étnica de los gitanos.

Se amputa así el programa de intervención social que se venía realizando en la macroprisión de Soto del Real. Con ello, y salvo milagro de última hora, desaparecen actividades encaminadas a la reinserción de los encarcelados, tales como los talleres de salid, informática, preparación para el empleo, habilidades sociales, alfabetización, flamenco, deporte… y, la que sin menosprecio de las otras, más me duele de odas, ésta desde la que escribimos: el blog y la revista Nómadas.

Para mí han sido cerca de seis años; años que resultan más intensos cuando donde trascurren es en prisión. Aquí he podido ver, y he sentido, que muchos hemos aprendido muchas cosas; de las que por lo común no se aprenden en el patio de la cárcel, lugar éste en el que solemos convertirnos en maestros del mal, por “no tener cosas mejores que hacer”.

En el caso de nuestro Blog, de actualización semanal, presos y presas, teníamos la oportunidad de expresaros públicamente colgando nuestros artículos en internet; esto, desde la perspectiva de la sociedad libre puede parecer una simpleza, para los que estamos encerrados venía significando un importantísimo espacio de libertad. Desde aquí plasmábamos sin restricciones: ideas, pensamientos y creencias a través de la palabra, dibujando retratos con ellas de pura realidad.

De este modo, nuestros familiares, amigos, y anónimos, que nos seguían, permanecían unidos a nosotros en una suerte de relación de “normalidad” distinta, muy distinta, de la que se impone cuando una condena nos aparta de la corriente social.

¡Ya sabemos que la culpa es nuestra!, pero de lo que aquí se habla es de otra cosa.

Por ser que será, a buen seguro, de las últimas cosas que yo publique en este espacio, dejadme que os de un dato: buena parte de la doctrina penalista apunta a que entre un 80 y un 90% de la población reclusa no presenta una peligrosidad criminal que nos haga seres nocivos. Y digo esto, sin que ello suponga un desentendimiento de la responsabilidad que nos corresponde, para dejar claro que la mayoría de los que aquí estamos no hemos perdido la condición de personas por el hecho reprobable de haber cometido infracción penal; sino que por el contrario, lo que pretendemos es salir un día sin la etiqueta de delincuente, y con la mejor de las intenciones de llevar una vida conforme a las reglas civilizadas que rigen a la mayoría social.

Cuando se nos comunicaba hace unos días el ces de la actividad de la Fundación Secretariado Gitano en Soto del Real, muchos internos nos mirábamos a los ojos en los que se notaba una cierta sensación de desamparo. ¡Sí!, porque por simple que pueda parecer, lo que nos ha aportado esta ONG de la mano de su equipo de intervención (Teresa, Raquel, Dani… y quienes otros pudieron pasar por aquí) a cientos de hombres y mujeres en esta cárcel, ha supuesto y supone por su importancia integradora, un tesoro de incalculable valor.

Durante todo estos años (y ya termino) mis ojos han visto cosas que costará olvidar. En un contexto tan cargado de vidas desestructuradas, de historias rotas, de daño propio y ajeno con ejemplos de quienes pudieron empezar mal y acabar peor; he comprobado como chicas y chicos jóvenes (y no tan jóvenes) hallaban en las actividades proporcionadas el espacio perfecto para aprender cosas que no sabían; cosas que, quizá, nunca nadie les enseñó. He visto cómo de procedencias marginales se agarraban a herramientas sencillas que serán sin duda útiles para un futuro distinto de lo que fue el pasado que los trajo hasta aquí. He podido también darme cuenta de cómo sentando a la misma mesa a todo un rosario de nacionalidades, podíamos encontrar el modo de enriquecernos mutuamente con el arma de las culturas, haciéndonos más grandes y respetuosos con los demás. Me he encontrado cosas que jamás hubiese imaginado encontrar en lo más parecido a la cueva de Alí Babá…

¡Demos a dios lo que es de Dios y al César lo que es del César!” Esos logros se deben a la manera más digna de llevar a cabo una profesión en el ámbito de lo humanitario, tal cual lo han hecho, y lo decimos con palabras claras, el equipo de intervención que hoy termina su trabajo en esta prisión. Atrás quedan para ellos y su memoria, momentos variopintos de empatía sobresaliente, de alegrías y sinsabores sufriendo reproches inmerecidos cuando las cosas no iban bien; de sinceros agradecimientos como recompensa meritoria que serán sin duda el humilde certificado que se les da por su calidad personal.

Sabemos que no solo esta ONG es la afectada por las medidas económicas aplicadas; muchas otras, de todo tipo, verán restringida su capacidad de acción. Por eso nosotros, y ya desde la posición de presos no adscritos al programa de la FSG, en esta última ocasión de hacer públicos nuestros pensamientos, nos solidarizamos con todos aquellos sectores que por cuestiones de dinero llevan siempre las de perder.

Ya se cierra esta ventana; os marcháis. Nos dejáis diciendo en un alarde más de grandeza, que la mejor manera de demostrar lo trabajado es mantener nuestra actitud de firmeza ante la adversidad. Recordad que os lleváis nuestra sincera gratitud, y que los que aquí quedamos somos simples presos con el objetivo principal de saldar la deuda que nos trajo a este sitio. Pero para que la gente quede tranquila… Al salir: ¡cierren la puerta por favor!.

E.F.B.

Anuncios

EL PRIMERO Y ¿EL ÚLTIMO? Por M.A.L.T.

El día 18/12/17 nos dieron una noticia muy desagradable a los internos del módulo 10 que estamos en la Fundación Secretariado Gitano. Hablo en nombre de todos si digo que nos quedamos hechos polvo y completamente apenados ante la situación en la que vamos a quedar, y, también, por las personas que vienen aquí a hacernos mejores personas, ser más responsables, aprender a escuchar a los demás, respetando su opinión aunque difiera de la nuestra, comunicarnos de forma eficaz y demás habilidades sociales, que aprendimos en su día y que practicamos a diario (o eso creo).

Raquel, Dani y Teresa han sido para nosotros personas que nos han enseñado cada uno de la mejor forma que ha sido capaz, a luchar por nuestros objetivos de forma educada pero con constancia, nos han escuchado y en muchos momentos, se han puesto en el lugar de cada uno para, de alguna forma, y siempre que han podido, ayudarnos en los momentos malos o cuando hemos necesitado que nos solucionasen un problema. En mi caso en particular, he tenido actividades con todos y solo puedo darles las gracias por su apoyo, paciencia y, en alguna ocasión, por no comportarme como debía, gracias.

Raquel ha sido para mí algo especial, en los muchos años de prisión que por desgracias (mejor dicho, por mi mala cabeza) que he cumplido, nunca había conocido a una persona que se preocupara por mí de la manera que ella lo ha hecho en una prisión.

Mi relación con el Secretariado Gitano fue causal. En el año 2015 un grupo de internos del módulo 5 tuvieron una conversación con Raquel para intentar, de alguna forma, hacer una actividad con gente, a lo que ella accedió con agrado. Yo no estaba apuntado pero un compañero y amigo me dijo que fuese. A pesar de mis reparos acudí, para ser sincero, más para quitarme el frío que por la actividad en sí misma. Después de dos o tres sesiones me fui dando cuenta de que lo que hacíamos era gratificante y que me servía tanto para mejorar personalmente, como también con los compañeros, funcionarios, cuerpo médico y demás personas que trabajan en el centro. Hizo que mi autoconfianza y autoestima incrementase, de forma paulatina y que aprendiese a quererme con mis muchos defectos y alguna virtud. Gracias a ella estoy en un módulo de respeto (primera vez en mi trayectoria penitenciaria), su tozudez porque mejorase mi situación en este centro me llena de satisfacción y no tengo palabras para describir lo agradecido que estoy hacia ella, persona de mucho carácter, coraje, valentía, aguante y profesionalidad. Por todo ello, deseo que, en vez de un adiós sea un hasta pronto, siempre y cuando los que deciden sean conscientes de lo que la FSG hace por los internos del centro penitenciario de Soto del Real.

Creo que los que salen a la Revista y a otras actividades son conscientes de que nadie se preocupa igual por los presos y el gran trabajo y la labor que los profesionales de la FSG hacen. No perdamos la esperanza de que el año que vine cambie la situación y ojalá volvamos a vernos, retomemos las actividades y la relación entre vosotros los profesionales, que nos ofrecéis un espacio de opinión, reunión, cambio de impresiones y respeto a cada uno de los internos.

A ti, Dani, me gustaría agradecerte la paciencia hacia mi persona, que a pesar de que el primer año, solo acudí una vez a la revista, (conoces los motivos y no viene al caso que los cuente ahora) para mí ha sido un gran placer asistir a tu actividad, comprender lo que es un espacio de libertad, tanto de opción, de escucha, respeto hacia mis compañeros y, sobre todo, hacia ti, que a veces te encuentras con situaciones complicadas, pero las gestionadas dándonos tu opinión y, sobre todo, y lo que más me impresiona, de la forma que llevas la actividad, es que nos haces ver todos los puntos de vista, podremos estar más o menos de acuerdo, pero siempre te escuchamos con atención y nos obligas a meditar sobre lo que dices, ha sido un gran placer acudir los lunes y miércoles a la revista. Sabes que nunca he dado un escrito, y aunque a lo mejor este artículo es más personal que algo de interés general, me siento en la obligación de agradecerte, tu generosidad, sacrificio, profesionalidad y saber hacer, hacia nosotros y aunque sea por todo lo anteriormente dicho, creía que debía ofrecerte a ti y a mis compañeros, mis sentimientos para contigo. Echaré de menos los momentos de debate, de cambio de pareceres entre los internos que integramos la revista y Dios quiera que sea un gasta luego y no un adiós definitivo, esto último sería una gran pérdida para los que participamos en las diversas actividades de la Fundación, además del seguimiento individual que cada uno de vosotros hace a nivel personal y que nos ayuda en muchos aspectos. Gracias por ser como eres.

Teresa, gran profesional. Quizá no pueda valorar en su justa medida el trabajo que realiza ya que solo tengo a la semana una hora y media de actividad con ella (informática), de todas forma me parece una gran persona, respeto, generosidad, autoridad, que a veces tiene que sacar a relucir para que nos comportemos como personas responsables. Agradecerle su esfuerzo, simpatía y generosidad, tengo la esperanza de que se pueda quedar y conocerla mejor.

No me quiero exceder en elogios pero creo que todos os merecéis mi mayor y absoluta admiración, os deseo todo lo mejor y que sigáis siendo como sois y que nosotros no perdamos todo lo que hemos aprendido. De corazón os deseo lo mejor en vuestra nueva actividad.


UN ADIÓS INESPERADO por A.T.G.

Durante mi estancia en esta actividad he insistido y he sido crítico con la reinserción de los internos de Soto del Real y otras cárceles, me preguntaba ¿cuáles eran sus métodos? ¿cuáles eran sus deficiencias? Porque en realidad no sabía mucho de ella, pues solo había oído que el 80% de la gente volvía a caer presa. Y todos sabemos que no podríamos tener este espacio de libertad, para expresarnos,  a veces para protestar sacando la rabia que tenemos dentro, y otras manifestaciones de nuestros sentimientos, sin la colaboración de la Fundación Secretariado Gitano y de su equipo, por facilitarnos esta oportunidad única, sin esperar nada a cambio.

Hoy nos quedamos huérfanos de esta institución que nos da la libertad estando encarcelados, simplemente por una decisión, que implica que no se siga ayudando a un colectivo que realmente lo necesita.

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define Nómada: como la familia o pueblo que anda vagando sin domicilio fijo, muchos de nosotros (yo incluido) vagábamos sin rumbo en esta institución penitenciaria, y aquí alejados de nuestras familias nos han dado la oportunidad de tener y formar otra, de reírnos, de llorar, aunque fuera en nuestro chabolo a solas, recordando tiempos pasados para plasmarlos en un papel. Cuando empezábamos a creer que podía cambiar algo, ante la desolación, porque encontramos a personas que nos escuchaban, nos hacían sentir parte del sistema, un ciudadano, un igual difícil de sentir en este mundo egoísta e individualizado, y en este contexto en el que solo puedes vagar por el patio sin ningún rumbo para luego ser recogido cuando ya no hay marcha atrás.

No sé qué nos deparará el futuro, ahora que me he acostumbrado a expresarme a través del papel y, como no, de mi amigo y compañero Viri (Miguel Ángel) que es mi voz en esta actividad, pues mi vergüenza y nerviosismo no me deja leer en público. Aunque mi experiencia aquí ha sido breve, ha sido muy intensa y puede que cometa fallos, faltas de ortografía o tiempos verbales, o que le líe al expresar mis pensamientos, pero nunca he sentido rechazo a mis escritos, haciéndome sentir un poeta, un escritor, un periodista, una persona importante. Por eso debo daros las gracias. Gracias por dejarnos tener y plasmar ideas propias, por respetar la opinión de los demás, por valorarnos unos a los otros y por tratarnos a todos por igual.

Y con esta situación nos encontramos, con un adiós inesperado, un adiós que todos deseamos que sea un hasta luego, porque como un buen Nómada, quien sabe si este asentamiento, puede volver a ser construido. Espero de corazón que así sea.

Quizá me repita mucho, pero no sé decirlo con otras palabras, porque siento pena, pena de ver el final del camino, de este adiós inesperado que nos ha pillado a todos por sorpresa, que seguro que ni tú esperabas. Pero siempre aprendemos algo contigo, hoy, aunque nos duela, aprendemos que lo bueno también se acaba.

A.T.G.


LA SUBSISTENCIA por A.T.G.

Hohann P. Frank escribió en 1790 la Miseria del Pueblo, “el trabajo, la decadencia de la clase trabajadora, madre de todas as enfermedades (de popolorum miseria, morburum gentrice). EN su obra escribió: “el hombre y las enfermedades están pintadas sobre las frentes de toda clase trabajadora, se los reconoce a primera vista y cualquiera que los haya observado no llamaría a ninguna de estas personas hombres libres, expresión que ha perdido todo su significado”.

Que ciertas son estas palabras, las personas luchan para llegar a fin de mes, a veces con dos trabajos a la vez, sueñan con el día que llega el recibo de la hipoteca, el pago de la letra del coche, la factura de la luz o como ahora en invierno la factura elevada del gas. Están esclavizados por su trabajo para poder comer, sacar adelante a su familia, y para poder conseguir un estatus social marcado por el egoísmo, el capitalismo y la burguesía adinerada que nos hacen creer en el “gran sueño que es ser rico”.

Pero la vida no es justa, al igual que la justicia no es igual para todos, hay personas que mueren sin apenas haber comenzado a dar sus primeros pasos, otros pasan hambre cuando en el mundo (y en el cubo del comedor) se llena hasta los topes de comida que tiramos. Son ejemplos de que la vida es injusta y, lo siento por la expresión,  muy jodida.

Me siento libre por no tener que luchar cada día con esta realidad escondida tras un telón llamado gobierno, que dice estar luchando por nosotros y nos lleva a la deriva y defiende solo sus propios intereses, luchando por sus bolsillos y el de sus allegados. Seguro que con las carteras llenas no pasarán frio en la entrepierna.

Qué vida más injusta, las personas se preparan durante años para hacer lo que les gusta y otras porque les parece práctico y no llegan a cumplir sus expectativas, se les acabada la libertad, poniéndose a trabajar. Y ustedes pensarán “que chico más vago, que cree que el trabajo es malo”. Están equivocados, hoy me siento más libre estando encarcelado, por no estar sistematizado, esclavizado, por un trabajo mal remunerado. Seré raro, muchas otras personas están deseando tener trabajo, otras el que tienen les está ahogando, pero no quieren buscar otro porque estamos en crisis, aunque solo les dé para malvivir, siempre contando hasta el último centavo, ahorrando para un futuro inciertamente real, en el que los precios suben y los sueldos se quedan donde están.

Quisiera pensar que estoy equivocado, y que de aquí a unos años todo habrá cambiado, que el mundo se volverá solidario en vez de injusto, y que el gobierno despertara de su letargo, que los hombres dejaran de pisarse unos a otros para sobrevivir, y dejarán de querer ser iguales que el personaje que vieron en la tele en una película, o el que leyeron en una novela, para volver a pensar por sí mismos y tener cada uno su propia personalidad.

Pero a solidaridad se traduce en sacar de cada ser humano lo mejor que tiene, la máxima potencialidad y apuntar a lograr el respeto universal, creo que estamos muy lejos de conseguirlo.

Aunque entiendo que sin trabajo no puedes sobrevivir (he estado trabajando desde los 17 años) ahora querría vivir una vida fuera del sistema, una vida de subsistencia, tendré que conseguir los alimentos en base a mis esfuerzos y trabajo diario, plantando en el huerto, cazando, recolectando y cuidando de los animales de granja, porque creo que esto supondría para mi persona mayor felicidad que recibiendo un salario corriente, producto de otro esfuerzo totalmente diferente. No sé si soy raro, si estaré equivocado, pero creo que el ser humilde es mi razón de ser, dedicarme a los demás me llena, me inspira para convertirme en mejor persona, la bondad me guía, me alienta a seguir el camino de la pobreza para limpiar mu alma, para calmar mi tormento de haber decepcionado a los que siempre han estado a mi lado, mi familia.

Qué puedo decir de ellos, que ya no hubiera dicho, solo que soy afortunado, por lo que me han apoyado. Quizás mi decisión no la compartan, me dirán que estoy loco, pero creo que es el momento, saldré con una mano delante y otra a la espalda, pero a partir de entonces, mi vida me la ganaré con mi esfuerzo.

A.T.G.


LA POBREZA ES LA SOMBRA DE LA RIQUEZA por A.T.G.

La pobreza ha existido siempre, nos acompaña como la sombra al cuerpo, ahora depende de nosotros mismos, si queremos que se refleje por nuestra posición en esta vida o quedarnos en la inmutable oscuridad, parados, de brazos cruzados, sin luchar por nuestros hermanos y hermanas que sufren diariamente a nuestro alrededor, pues andamos por la calle viendo pasar hambre, penurias a la gente que nos rodea, sin inmutarnos, y nos quedamos ciegos diciéndonos “todo va bien”, mientras el pobre, moribundo y famélico lo único que nos pide es que abramos los ojos, miremos a nuestra izquierda y derecha y nos dignemos a cambiar esta situación.

Quizás el comunismo nos dio pautas de cómo cambiar y no supimos entenderlo bien, pues al final solo unos pocos eran ricos cuando todos l deberíamos ser, y ahora sabemos que donde todo el mundo es igual, donde todos somos ricos o todos somos pobres es un mundo utópico, pero está claro que aquí y ahora nosotros tenemos la manera de solucionarlo. Todos nos queremos sentir ricos siendo pobres, pero ser pobre se tiene que llevar dentro de nuestros corazones. Cuando el poder o su búsqueda no sea una cualidad de la naturaleza del hombre, entonces y solo entonces, seguro que el fin de la pobreza humana llegará.

Todos somos iguales ante Dios y ante los ojos de otro igual.

A.T.G.


JUEGO DE NIÑOS por M.R.

El célebre filósofo griego Platón, pasó a la historia por la teoría de las ideas. Someramente, él explicaba la existencia de dos mundos, el mundo de las Ideas y el mundo de los Objetos. En el primero, residían los conceptos perfectos, puros y plenos de todo lo que el hombre conoce y en el segundo, las proyecciones imperfectas de estas realidades perfectas.

Tiene a colación este pequeño prólogo metafísico para intentar explicaros que el amor que yo sentía por mi hermana procedía directamente del mundo de las Ideas. Un amor perfecto, pero…

Soy dos años menor que mi hermana. De pequeños pasábamos muchos ratos juntos, jugando a miles de cosas. Durante un par de años aproximadamente, ella se inventó un juego que le encantaba pero que a mí no tanto. Imagínese que ella, con sus 7 años estuviera jugando a las muñecas y yo con 5 a los coches, en nuestra habitación y, de repente, ella exclamaba asustada: “¡qué vienen los zombis! ¡métete en el armario! Y yo, presuroso y aterrado la obedecía.

Claramente, para mí no era un juego, aquello era real. Real como la vida misma.

Y ahí me tienen dentro de un armario, solo y a oscura, desorientado en lo que al paso del tiempo se refiere.

Del otro lado de la puerta, mi hermana rascaba con sus uñas la madera, mientras susurraba cosas incoherentes.

Yo, muerto de miedo, intentaba razonar lo siguiente: “aquí dentro tengo mucho miedo, y podría salir fácilmente si empujara la puerta pero ¿qué hay fuera? ¿cuántos zombis habrá? ¿qué han hecho con Inma?

Cuando el rechinar de uñas y las voces se apagaban, esperaba un tiempo prudencial y salía del armario. Y todo estaba absolutamente normal. Recuerdo que muchos días, mi hermana estaba en el salón pintando o recortando papeles de colores, y yo me emocionaba por el amor que la tenía, pues yo estaba convencido de que ella había despistado a los zombis, y probablemente había peleado contra ellos para que me dejaran tranquilo. Para mí, Inma era mi salvadora.

Tardé años en darme cuenta de que aquel juego infantil era una verdadera tortura muy cruel. Nunca hablé con nadie de estas experiencias traumatizantes, ni siquiera con ella.

Quien lea o escuche este relato verídico, y sean padres de niños pequeños, por favor, sepan a qué juegan ellos, pues hay juegos y juegos.

M.R.


COMPARACIONES ENTRE EL SISTEMA PENITENCIARIO DE PERÚ Y ESPAÑA por I.M.L.

Un preso veterano español, mientras yo estaba preso en Perú, me dijo: “que el sistema penitenciario de un país decía como era ese país”.

Una vida en u penal peruano no vale nada si no tienes dinero. Cualquier enfermedad curable en España como por ejemplo una hepatitis, TBC, una infección estomacal, en Perú si no tienes dinero no te tratan, quiero decir, que “te mueres”. Ojo, esto no quiere decir que el estado no lo subvencione, lo que pasa es que como los penales son “dirigidos” por un preso, este se toma la libertad de lucrarse de dichos medicamentos.

En un pena peruano la seguridad no existe. Si no tienes dinero estás expuesto a sufrir palizas, humillaciones, castigos injustificados, e incluso vejaciones sexuales. Nada más ser detenido y notificado que vas a prisión te roban todo. Y, una vez llegas al penal, te encuentras con que a una persona que es un preso, igual que tú, le tienes que pagar X cantidad por ingresar a dormir a ese módulo.

El dinero en Perú es el principio y el fin de todo. Allí no existe la tarjeta de peculio que es personal. Allí tú tienes tu dinero en metálico con el que principalmente pagas tu comida y si es que tienes vicios, tus vicios. Todo te cuesta dinero (tu cama 1500 dólares, tu mueble para guardar tu ropa 1000 dólares, tu espacio para tender tu ropa, la lavandería, ir a trabajar… ). Este último caso es curiosa, tienes que pagar por trabajar todos los meses 15 dólares.

La higiene es pésima, solo dan el agua dos veces al día y no es agua corriente, es agua almacenada en unos tanques (no potable). Es la misma agua con el que cocinan. El módulo apenas tiene 8 duchas compartidas sin presión para un volumen de 1100 internos (8 duchas y 8 aseos).

La dieta en una cárcel de Perú es: por la mañana para desayunar tres panes, dos aceitunas y emoliente o té. A mediodía (12:30) arroz, menestra (cantidad de un tupper de 500ml). Por la noche (18:30) para la cena, agua hervida con pasta. No hay comedor, si no has comprando una silla no te sientas y si no tienes tupper, no comes.

Valgan estos pequeños ejemplos para que la gente lo piense bien antes de cometer los errores que nosotros hemos cometido.

I.M.L.