Archivo de la etiqueta: apoyo

NO HAY SOLEDAD por M.R.D.C.

M.R.D.C.


MARILLAC por A.Z.E.

Logo Asociación Marillac

Marillac, Marillac

Tu mirada son los ojos

De la humanidad

Junto a ti, los necesitados

Se siente feliz.

Bien sabe dios

Que a los más desvalidos llenas de emoción

Mas tu gratitud

A las habilidades de las personas

Las han convertido hoy por hoy

En hechos y obras.

Gestos de humildad que a la ventana se asoman

Y en sus corazones sentimientos afloran

Con virtudes se familiarizan como así la claridad del cielo

A hombres y mujeres ilumina.

Por esos detalles sociales, respeto y constancia

Y a los que te piden ayuda cubrieras de alabanzas.

Ese espíritu, taller, actividad con esa palabra caridad

Sean siempre en conjunto los instrumentos que a la oración han de abrazar.

A.Z.E.


GRACIAS A VOSOTROS por J.M.V. (Colaboración desde el exterior)

secondaryImage_3036

Grande ha de ser el poema

Para daros gracias tantas

Sois mi servida esperanza

Canciones que mi alma canta

Julia, Antonio, Lorena, María

Ya no sé lo que haría

Si algún día me hacéis falta.

Tu vientre ha sido aquel nido

Floreciente de esperanza

Corazón, amor e hijos

Julia te ama mi alma.

Amor, nobleza, valentía,

sacrificio, perseverancia

siempre tu vida y la mía

aunque amemos a distancia.

Poneros delante de mí

Cuando llegue a casa:

Os voy a comer a besos

Con este amor que no alcanza

A cubrir con grandes besos

Belleza que no se cansa

Mujer e hijos míos

Sois los reyes de mi alma.

J.M.V.


BOTAS Y AGUA por R.N.M.R

bg_body

Empiezo la carrera, los primeros kilómetros, el terreno es liso y deslizante, no parece tan angustioso como dicen, sigo avanzando sin descanso y empiezo a tener sed, solicito ver a mi madre y a mi hermano, para que se adentren en la carrera y les permitan darme un pequeño buchito de agua. Y así es, se lo permiten, se vuelven a alejar del camino y con mucha tristeza sigo mi ritmo, empiezo a seguir avanzando y hago amistades en el camino, con las que el mismo, se me sigue haciendo fácil.

Muchos empiezan a tropezarse por causa del cansancio y del agobio. Con tristeza yo sigo mi ritmo sin detenerme, y sigo avanzando. De repente, a lo lejos, empiezo a ver una cuesta hacia arriba llena de gravilla, y digo para mí: “¿será solamente este cachito del camino?”. Vuelvo a tener sed, y vuelvo a solicitar ver a mi familia para que me den de nuevo agua, y así es… otro pequeño buchito. Qué buena está el agua cuando verdaderamente la necesitamos.

Pero esta vez, les noto un poco raros y digo: “no os preocupéis, tan solo es una pequeña cuesta con gravilla. No me rendiré, yo puedo madre”. Mi madre triste y desolada junto a mi hermano menor empieza a llorar, y me dice: “hijo, no dejes de luchar, yo estoy aquí, junto a tu hermano para traerte agua cada vez que la necesites… pero hay un problema hijo, tienes otra carrera más dura que no es la tuya y ya no hay vuelta atrás, es mucho más larga y tiene muchos baches. Más para adelante, después de la gravilla, viene un tramo bastante angustioso llenito de barro”. “Ponte las botas que te regaló tu padre y sigue avanzando sin detenerte, como bien te enseñó él, porque me duele decirte que detrás tuya, viene una buena manada de lobos a por ti”. “No aprietes el paso porque te sofocarás y tendrás flato, tampoco aflojes el paso que te alcanzarán y te devorarán”.

“¡No me digas madre!, entonces ¿qué hago?”. “Coge un ritmo adecuado en el que puedas mantenerte y no sofocarte, yo te daré el agua que necesites, y tienes las botas que tu padre te regaló, que estoy segura te van a ayudar más de lo que tú te piensas. Solo hijo tienes que aguantar y ser fuerte”.

Lo comprendí a pesar de que no era fácil asimilarlo, y dije: “madre, tengo el agua que necesito gracias a ti, y tengo las botas de padre que me harán el camino más fácil. Te prometo que no me rendiré mientras tenga vida. Te querré a ti y a mi hermano de por vida”.

R.N.M.R.


PARA MI FAMILIA por J.F.N.S.

familiarelaciones

Para mi familia Arellano Céspedes… diréis, ¿cómo que su familia?, ¿si no tienen sus apellidos?. Pues así es, mi familia: Albert, Edu, Encarna, Javi, sin olvidarme de mi tía. Gracias por hacerme sentir persona y por sentir que se me quiere y se me protege.

Yo daría mi vida sin dudarlo por cualquier de vosotros.

Albert, eres el hermano que en realidad nunca he tenido por circunstancias de la vida, te quiero y no veo el momento de que podamos estar todos juntos.

Yo hago todo lo que tengo que hacer para estar pronto con vosotros, os quiero familia y este es mi particular homenaje.

J.F.N.S.


FELIZ DÍA MAMÁ por EL LOBO TXAPELA

mother-and-baby1

Querida madre, en estos largos meses que llevamos separados, que no lejos el uno del otro, y digo no lejos porque puedes jurar que mi corazón está junto al tuyo en todo momento, te decía que en estos meses seguramente nos lo hemos dicho todo.

No lo hemos dicho por carta, a través del telefonillo que nunca funciona mientras nos miramos cada uno a un lado del cristal, con palabras y con la mirada. Tú con tu bella mirada de abuela entrañable y yo con la mía, una mirada que seguro cada vez se pare más a la de un lobo enjaulado, un lobo apartado de su manada, de sus cachorros, un animal que sabe que el ecuador de su vida ya pasó con bastante y no sabe si podrá soportar cuerdo el resto de su encierro.

Por esto madre, hoy en el día más grande, en tu día, en el día de la madre, motivo de celebración para vosotras y de llanto añadido y amargo para nosotros los presos, quiero decirte algo más.

Quiero que sepas que lloré sin consuelo el día que comprendí por qué repartías tantas veces lo poco que había, entre mi hermano y yo, dejando tu plato vacío, para decirnos después con la voz más dulce y la sonrisa más rota del mundo, que no tenías hambre, sí tenías hambre madre, solo que no había para todos.

También sé que sufrías sobremanera trabajando tanto para sacarnos adelante, pero luego nos lo contabas tan bonito que aprendí a amar y respetar mi trabajo. Los abuelos me vivieron lo suficiente para que pudiera comprobar que fuiste la mejor hija y la dedicación y el amor que pones en tus hermanos me confirma que eres la mejor de ellos.

Así eres tú; la mejor hija, la mejor hermana, la mejor abuela, la mejor madre, la mejor en todo.

Que comprendo que ahora te duela todo, te has pasado más de treinta años diciéndonos que no te dolía nada, aunque tuvieras la sensación de que los perros se te comían por dentro.

Ya sé por qué soy incapaz de odiar a nadie, lo aprendí de ti madre, que  te sobraron motivos para odiar a la suerte, a la vida misma, al hombre que amabas y sin embargo lo sigues respetando hasta el día de hoy, otros más de treinta años después de la separación y de la mala vida que te daba. No creas que no sé que diciéndote todo esto no te digo nada para lo que tú te mereces, eres la mejor madre del mundo, y yo tuve la fortuna de que me tocaras en el reparto. Formas parte de mi tesoro, y contigo y con quienes tú ya sabes, me he convertido en el hombre más rico del mundo, preso, pero inmensamente rico y afortunado.

Madre querida, tus puertas, tus brazos, tu monedero y tu corazón siempre permanecieron abiertos, y yo ingrato de mi solo he sabido pagarte convirtiéndome en un número más de esta prisión que tantas pegas y registros te pone cuando vienes a verme, perdónales madre, ellos no saben que eres la mujer más buena y honrada del universo, ellos no entienden que tú no tienes la culpa de haber tenido un hijo como yo.

Te pido madre que cuides de mi pequeña y de todos, y te pido esto con la seguridad de que así ellos aprenderán de ti como deben criar a sus hijos, a tus bisnietos, pequeñines que le pido a Dios cada día, que puedas conocer a pesar de tu quebradiza salud.

Y si los dioses no me conceden esta petición, yo mismo, si vivo, me encargaré de contarles quien eras, ¡perdón!, de contarles quién eres, por qué mientras vivas en mi corazón no te habrás ido nunca, y cuando yo me vaya vivirás en el corazón de mis hijos y así sucesivamente.

Después de esta promesa tengo que contarte un secreto madre, nunca tuve envidia por las veces que mirabas más para el lado de mi hermano que para el mío, sé que miraste en cada momento para el lado que más necesitaba de tus ojos. Pero por el contrario te digo, que siempre envidié de mis amigos que se fueron para siempre, a los que su madre les dio el último adiós, pues a ellos madre, la suya les duró toda la vida.

Una vez, más te pido perdón, y una vez más te digo que con el amor que te tengo se podrían llenar los corazones de toda la humanidad, te quiero mamá, feliz día de la madre.

Por El Lobo Txapela


LAS DESPEDIDAS NUNCA FUERON BUENAS por I.G.G.

AMIGOS

Todos sabemos lo difícil que es, el que una persona querida se nos vaya de nuestro entorno y mucho más, si para mí, esa persona ha dejado huella; pues no todos los que pasan por nuestras vidas lo hacen. Este compañero en especial, para mí (y creo que para muchos), ha dejado más que huella.

Es una persona a la que siempre se la va a echar de menos, tanto por sus risas, por su música, por sus escritos, y por un sinfín de cosas que no tendría suficiente papel para escribirlas. Nos ha hecho reír, nos ha hecho llorar, en fin, todo lo que suele hacer una bella persona.

Por eso compañero, al igual que tú has dejado huella en mí, quiero que te lleves, aparte de mi recuerdo y de algunas cosas más, toda mi amistad, cosa que no le entrego a cualquiera. Pero tú no eres un cualquiera, eres mi amigo “El Punki” y te deseo de todo corazón que vayas donde vayas, la suerte por una puta vez en la vida se ponga de tu lado.

No solo vengo a darte la despedida como amigo, sino como colaborador de la Revista y de muchas cosas más, por eso y ahora hablo por todos los compañeros de la Revista, te deseo y te deseamos que todo en esta puta vida te vaya bonito.

P.D.: Recuerda, no todo el mundo deja huella en las personas, como has hecho tú. Suerte camarada y gracias por tus canciones.

Por I.G.G.