Archivo de la etiqueta: aprendizaje

CADENA PERPETUA por E.V.M.

El tema de esta exposición, es el título de una película. Para todos aquellos que la habéis visto, quizá recordéis inmediatamente esta pregunta: “Y tú por qué estás aquí?

Es muy normal aquí en prisión, es lo primero que te preguntan al entrar. Pero yo quiero hacer otra pregunta que invita a la reflexión ¿para qué estoy yo aquí?

Pues personalmente pienso que la primera pregunta, muchos la contestan sin pensar más, solo en el hecho que lo trajo hasta aquí. Sobre la primer pregunta poco podemos hacer ya. En cambio, la segunda pregunta implica mucho más en nosotros mismos, la acción en mi y hacia los demás presos.

El trabajo en sí mismo, significa poder identificar esos errores que producen dolor, tanto a nosotros mismos como aquellos que nos rodean. Tenemos que identificar comportamientos nocivos, que solo tuercen nuestros pasos en el caminar por la vida.

Yo, personalmente, desde mi celda 116 del Módulo 12, trato cada día de aclarar en mi mente el sentido de todo, en especial el hecho de, para qué estoy aquí. Descubro que hay cosas que no sabía y que suceden en circunstancias como estas, en prisión.

Desde la libertad, nunca tuve un pensamiento de lo que sería este lugar, estar preso, sin la tan anhelada libertad. Pero tras estos muros de hormigón fríos, grises, altos y con rejas, voy descubriendo aspectos de mí que antes no veía.

El primero, es compartir un pequeño habitáculo llamado en la jerga carcelaria: “chabolo”, donde dos personas que nunca se conocieron tienen que compartir juntos. Es un reto y un desafío, hacer cambios en uno mismo para tener una buena convivencia con el compañero.

Segundo, aprendes de la soledad aunque haya más personas cerca. Controlar tu tristeza y lágrimas, sin saber qué mano te ayudará o qué palabra de ánimo recibirás.

Estoy sorprendido de comprobar lo que la amistad significa en un lugar como este. Ayudar a otros internos en la medida de mis posibilidades, tomar esta nueva situación con calma, un alto o punto de reflexión en la vida para poder ser mejores seres humanos estando en libertad.

Creo que de la segunda pregunta planteada aquí antes, para todos, yo ya estoy dando respuesta en una pequeña parte de todo lo que implica y seguro estoy que muchos también responderéis de forma positiva a esta reflexión.

Cuando otra vez me pregunten ¿por qué estoy aquí?, responderé: para aprender… nunca olvidemos que “un santo no es sino un pecador que perdura intentándolo de nuevo”.

E.V.M.

Anuncios

ME SIENTO, MISIÓN CUMPLIDA por EL LOBO TXAPELA

7197664840338268

Una tarde me encontraba tomando unos vinos con un señor que había sido profesor mío en la escuela, en el pasado, cuando aún existía E.G.B. De pronto no sé si por el calorcito del vino o por el remordimiento de conciencia me dijo: “¿Te acuerdas que te suspendimos y te hicimos repetir 8º curso?, pues fue por lo revolucionario que eras, no porque tu nivel académico no fuera suficiente”. Y después sonrió.

Yo no sonreí, pagué los vinos y me sentí mal, me habían hecho quedar fatal ante mi entorno familiar y perder un año de mi vida. Como ya he dicho me sentí mal, pero aquí en prisión he llegado a sentirme peor.

Cuando era un chiquillo, mucho antes de lo anteriormente relatado, descubrí que mi padre era un maltratador que pegaba a mi madre a destajo, que después comenzaría a pegarme a mí también, y me sentí muy mal, aunque en estos últimos meses he podido sentirme peor.

Casi por esas mismas fechas o esos mismos años, mi hermano pequeño, mi único hermano, se bebió jugando un frasco entero de jarabe coagulante de sangre. Creí que mi hermanito al que tanto quería iba a morir. Todo se resolvió bien gracias a la rápida actuación de un amigo de la familia, pero yo lo pasé fatal y me sentí muy mal, pero aquí en la cárcel he conseguido sentirme bastante peor.

Años después, tras estar los años 85, 86 y 87 en el ejército del aire, recibí una carta que me decía que por una reforma del gobierno ya no podía continuar mi carrera como militar, ni en el destino que había solicitado, ni en el que tenía hasta el momento. Aquello dio al traste con mis ilusiones y me hizo encontrarme mal, aunque en prisión he llegado a encontrarme peor.

Cuando contaba con la edad de 39 años, justo el día de mi cumpleaños,  sufrí un accidente laboral que me dejó cinco días en coma, entre la vida y la muerte, politraumatizado y lleno de placas de osteosíntesis, no sirvo ni para huir de un fuego, no puedo correr, ni saltar, ni hacer muchas otras cosas, no encuentro palabras para decir cómo me sentí, ni las encuentro para decir cómo me siento ahora.

Después de perder mi novia de toda la vida, porque su padre no quería yernos con pendientes, anduve dando tumbos en lo sentimental aquí y allá, hasta que comencé una relación más o menos estable, y cuando iba a nacer nuestro tercer hijo mi compañera se puso de parto en casa, en nuestra humilde casa y sin tiempo para nada.

Allí estaba yo, asustado por un lado e ilusionado por otro, pero con decisión, atendiendo el parto, para poco después ver como mi propio hijo moría entre mis manos. ¿Se imaginan como me sentí entonces?, no hay palabras para describirlo, ni siquiera que los paramédicos me dijera que lo había hecho todo bien pero que la criatura era inviable sirvió para consolarme, y me sentí fatal, totalmente abatido. Pues aquí estoy igual de abatido.

Si este es el objetivo del ingreso en prisión y la reinserción, enhorabuena. Misión cumplida señores.

Por El Lobo Txapela


RECUERDOS por N.G.G.

sweet-memories-l-5dgnxw

No se puede vivir de los recuerdos, pero tampoco se puede vivir sin ellos.

El hoy es consecuencia del pasado y el futuro, en parte, está en nuestras manos. Muchas veces vas en una dirección concreta pero te encuentras con dificultades para poder llegar hasta allí, unas veces por “causas meteorológicas”, otras, por cosas que no están a nuestro alcance.

Lo que sí está claro es que el que tiene definidos sus ideales, pretensiones, objetivos, etc. Termina consiguiendo la meta marcada.

Nos equivocamos una y otra vez, algunos de nuestros errores nos sirven de enseñanza, otros simplemente, hacen mella en nuestra alma, y  volvemos a confundirnos…

Puede que cuando queramos rectificar ya sea tarde, pero lo importante es aprender de ello. Aprender y aprender, la vida es un constante aprendizaje y, desgraciadamente, lo que más nos enseña es lo que más nos duele.

Aun así, yo sigo queriendo aprender, cosas de todo tipo, enriquecerse, pero no siempre contamos con los recursos materiales para ello.

No vale de nada lamentarse, y es entonces cuando recurrimos a nuestros recuerdos, y los almacenamos como fotogramas en nuestro disco duro de la memoria, permaneciendo inalterables al paso del tiempo.

Por N.G.G.


CONSTRUIR EL PASADO por E.F.B.

pasado

Qué bueno es reflexionar, pesar y valorar las consecuencias de nuestros actos, antes de llevarlos a cabo; empezando por mirar dónde vamos a poner un pie, antes de pisar. Que importante es calcular lo que puede suceder después de tomar una decisión y ejecutarla; aún cuando muchas veces no se cumplieran nuestras previsiones.

Qué interesante es observar, sirviéndonos de los ejemplos buenos y malos, para copiar a los unos y rechazar a los otros. Principalmente porque son nuestros actos los que pueden construir o destruir.

No parece mal consejo.

Caminemos con tiento hacia el futuro y vayamos construyendo con atención el que después será nuestro pasado; evitaremos así en lo venidero tener que tragar los amargos frutos del huerto de la lamentación.

Por E.F.B.