Archivo de la etiqueta: consejos

ILUSTRACIÓN 4 por M.P.R.C.

M.P.R.C.


ILUSTRACIÓN 2 por M.P.R.C.

 

M.P.R.C.


DIEZ MANDAMIENTOS por S.T.L.

descarga

Esto es por si mañana me voy, por su mañana no estoy, aquí te dejo mi herencia: lo primero que quiero decirte mi nena, es que aunque esté lejos mami Sandra estará contigo suceda lo que suceda, y estaré siempre disponible para escuchar tus penas y limpiar tus lágrimas si la tristeza te golpea. Lo segundo princesa es que aprendas a ser sincera y si tienes que mentir sea porque no hay otra manera.

Tercero: que luches por tus derechos tu vida y lo que deseas, aunque tengas que enfrentarte a la gente que más tú quieras. Pero quiero que sepas,  que la familias es como una estrella, como Dios que brilla en ti aunque notes que se aleja. Que no hay doctrina ni enseñanza mi hija, no existe escuela más grande, que el amor, eso apréndelo mi nena. Lo cuarto que quiero decirte mi niña, es que seas valiente y si cien veces tropiezas, cien veces levantes la frente, no hay perfección nos equivocamos siempre y aunque parezca increíble de los errores se aprende.

La quinta: debes estar lista, que no te venza el fracaso ni la frustración si la confusión trata de hacerte pedazos y en los momentos difíciles cuando la crisis te esté ahogando busca dentro de tu que yo guiaré tus pasos. Lo sexto: aprende del respeto que eso no lo valoramos y los padres muchas veces de maltrato lo disfrazamos, si se te impone disciplina todo se hace por algo ya entenderás que si tú lloras las dos lloramos.

Séptimo: no te dejes arrastrar por la competencia cuando no tengas lo que otros tienen, no te deprimas ten fuerza, entre lo material y lo espiritual existe una diferencia, yo te lo explicaré, pero es tuya la decisión correcta. Octavo: que a papá y a mamá siempre los vas a querer, algún día te explicaré por qué no pude estar yo también, mami Sandra arrastra muchas cadenas y algún día lo vas a comprender.

Noveno: no tengas miedo en enfrentarte a la vida, apóyate en tu autoestima y en la enseñanza divina, siempre protege a los tuyos con paz y sabiduría y reacciona como una fiera como tu madre si alguien te humilla. Décimo: que me prometas con todo tu corazón que a una cosa no renunciarás hija mía, y es al amor. Ojalá Peter Pan te lleve a volar por los cielos.

(Todo lo que hacemos, cada decisión que tomamos es importante y afecta a las personas que nos rodean y al resto de nuestra vida de millones de formas diferentes aunque a primera vista sea imperceptible).

S.T.L.


DE CONSEJOS, OPINIONES Y CULOS por TIBU

consejos

Que el ser humano no es perfecto es algo que todos deberíamos tener claro. Pero esto, que a simple vista parecería una obviedad, dista mucho de la realidad.

Si nos detenemos por un momento a pensar, es seguro que en alguna ocasión al menos, y probablemente en muchas, habremos escuchado, y habremos dicho, algo como: “deberías de…”, “yo en tu lugar…”, “lo tienes que hacer es…”, consejos.

Los consejos, al igual que las opiniones son como los culos: todos tenemos uno.

El consejo se desarrolla en dos direcciones, el que lo da, casi siempre sin que se le haya pedido tal cosa, y el que lo recibe, que no siempre lo hace de buen grado. La gratuidad de tal ejercicio, el de autoproclamarse consejero, hace que este acto sea uno de los defectos más frecuentes. Igualmente, el hecho de atribuirse un conocimiento superior que permite regalar una opinión gratuita, señala cierto grado de soberbia, mezclado con un marcado complejo de superioridad, a aquel que, partiendo de su supuesta sabiduría, es capaz de dirigir a su contertulio frases que quisieran ser auténticos dogmas. El receptor de esas “sabias aseveraciones” normalmente, o bien se autosupone en algunos grados inferiores a los de su docto conversador y no solo los acepta y agradece, sino que los acata y los pone en práctica, o, al contrario, disimula y hace pensar al otro, al “sabio”, que está recibiendo toda una corriente de valiosísima información que iluminará su vida en adelante.

A veces, las menos, se cambian las tornas, y primero es el receptor el que solicita al difusor, de quien tiene la certeza de que en algún tema concreto acumula conocimientos certeros y válidos que le pueden ser útiles. Este puede ser el caso de aquellos que, estando en alguna fase de aprendizaje; de cualquier cosa, y teniendo la oportunidad de enriquecer sus necesidades conductuales y/o cognitivas, le pide al otro que, o bien por estudios o por experiencia sabe más que él de tal o cual tema y lo ha demostrado fehacientemente,, direcciones y/o caminos o pautas a seguir en dirección al mejor conocimiento de algo concreto. En ese caso, estamos ante un alumno y un maestro, expresado esto de manera muy somera.

La gratuidad habitual del eventual y paracaidista consejero conlleva un importante grado de imprudencia, en cuando a que desconoce el grado de bondad o su contrario que va a provocar en aquel que le escucha.

Yo, personalmente, hago un esfuerzo no siempre fructuoso por no dar consejos a quien no me los pide, y en el caso de ser yo el digno receptor de tan magno regalo, disimulo y opto por la sabiduría oriental, “oír, ver y callar”, o, lo que es igual, si, como dijimos al principio, los consejos y las opiniones son como los culos, que todos tenemos uno, opto por hacer caso a mi culo, que al fin y al cabo me conoce perfectamente y nunca me va a dar gato por liebre. Y, además, por regla general, suele hablar en el mismo idioma que los “Sénecas de temporada”.

Tibu


FRASES PARA REFLEXIONAR por A.H.D.L. (Colaboración desde C.P. Villanubla)

antropologia filo

A los fieles seguidores de Nómadas, deseo manifestar que llevo cinco años en cautiverio, a mis 72 años (y medio) considero que después de los 70 deberíamos festejar y dar gracias a Dios cada 6 meses. No quiero perder el juicio o arraigar el rencor en mi mente. Estoy viviendo una condición humana sin ningún sentido, cargada de desesperación, frustración, impotencia y vacío.

No deseo darle la espalda a la vida porque ella no es culpable, En toda nuestra vida convivimos con muchas contrariedades, pero también se comparten el amor, el abrazar y la amistad. Reconozco que mi generación está en retirada y la de mis hijos/as y jóvenes lectores en un continuo avance, por estas razones continuo deseoso de publicar en el Blog frases de advertencias o sanos consejos, y compartir mi “añejo saber de vida”, con los lectores de habla hispana en todo el mundo.

Escribiendo estas líneas surge en mis pensamientos una frase en relación a lo antes dicho: “del vacío dejado por algún suceso desafortunado, puede surgir una gran oportunidad”. Mencionando “oportunidad”, es la mía para agradecer al director y a la directiva de Nómadas por continuar publicando mis pensamientos, con una inmensa afectividad. A.H.D.L.

No se debe pronosticar o jurar que te comportarás de manera formal el resto de tu vida.

Solo muy desquiciado o ante una crisis grave, evaluamos lo que se pudo haber evitado.

Hay gente caprichosa que no reconocen sus carencias, pero sermonea la de los demás.

Prudencia y calma, la rapidez en una decisión, te puede precipitar a un gran abismo.

En la vida hay instantes que deseamos regresar atrás. Ante los fracasos o la agonía.

Rectificar es de sabios, solo los torpes o necios, no modifican sus actos o conductas.

Si alguien señala tus defectos constantemente, es que te envidia inconscientemente.

No hay ruta sin un cruce de caminos, está en ti decidir, por dónde tú quieres transitar.

La gente es más proclive de entusiasmarse con milagros, que utilizar el sentido común.

Cuando te enamoras estás en un estado de ensoñación, que anula el razonar con lógica.

Tiempo y vida están sujetos a cambios, tu idea fija de hoy, puede no ser la de mañana.

La soledad es la causa letal de cuerpo y mente, debes salir y abrazar la vida y la libertad.

El que no comprende una mirada o una sonrisa, tampoco entenderá un buen gesto de amor.

Por tratar de seducir y con falsa adulación se puede engañar en la amistad y en el amor.

Para ser feliz no es necesario hallar un lugar.  Tú debes hacer preciso cualquier lugar.

No hacer mal uso de tus conocimientos para manipular a los demás en beneficio propio.

La polémica y los gritos rara vez proporcionan soluciones duraderas a los conflictos.

Hoy se vive obsesionado con cosas materiales y dejamos de lado valores esenciales.

Una sana actitud con tu hijo: dejarlo libre y que el desarrolle su propia capacidad.

Mirar el pasado siempre es necesario y rescatar del olvido un feliz momento vivido.  

A.H.D.L.


GRACIAS AMIGO por R.V.D.

abuelo-y-nieto

En ocasiones, una opción personal, de agradecimiento se merece que en alguien especial se haga público, así que con el permiso de mis compañeros de revista y redactor, que al contrario de poner trabas, están encantados de que escriba esta declaración de amista. Para ti Pepe.

Porque sí, porque sé que no lo esperas, pues todo lo has dado sin esperar nada… pero ya es hora que alguien te diga lo mucho que vale, y creo ser el más indicado, desde que nos cogías de la mano a Oscar y a mí, cantando por la calle el “somos los tres cucufutis”, hasta que ahora sin mucha movilidad aguantas a mis hijos. Gracias amigo.

No te preocupes cuando dice papá que ya no se te entiende al hablar… antes tampoco… pero es que te no te hacía falta, pasabas de las palabras a los hechos… y de éstos andas sobrado.

So solo por las acciones que marcan… como ayudarme a crecer… acompañándome siempre, estando ahí, tapando mis actos de bandarra… entrando a los campos de fútbol cuando montaba tangana. Por echarme una mano sin preguntar… porque no tenía respuestas, por cumplir la promesa de darme un coche, con el que solo di problemas. Pero ante todo, por el respeto, ese respeto que mostraste siempre con solo consejos para pensar… sin condenar.

Gracias por mostrarme la amistad, auténtica… que pocos pueden decir que la conozcan… pues yo crecí viéndola, amigos en lo bueno y en lo malo… eso sois mi padre y tú.

“Papá me he quedado tirado”… “bueno hijo, ya está el Pepe yendo para allá”… que Oscar está borracho en Toledo y no puede volver… pues allá que iba el Pepitón… hasta en alguna ocasión, no hizo falta ni llamar.

Se enteró por mi mujer que me quedé sin tele, y no necesitó no estar bien de salid… ni siquiera estar bien económicamente.. tan solo preguntó “¿Cuánto le hace falta?… aunque se quedara sin un pavo.

Dicen que la familia no la eliges, que es la que es… pues no, tú fuiste capaz de elegirla, y doy gracias, porque decidiste que nosotros seríamos la tuya.

Así que aguanta Pepe, porque si todo lo que has hecho por nosotros es grande, más grande sería el vacío de tu ausencia.

Cuídate amigo, somos tu familia, te necesitamos y queremos.

Por R.V.D.


TRIBUTO A MI PADRE por I.R.B.

quiero ser como papa

Belicosa nuestra convivencia, yo, el sabelotodo ciego y sordo a los vaticinios de aquel gran sabio que no pudo ver como sus palabras llenas de certeza, estaban justo donde él las había grabado.

No es tarde el homenaje que hoy brindo a su figura y enseñanzas, pues mi dolor ocultó su recuerdo únicamente para que mi alma fuera quien lo disfrutara.

Lamento haberme dado cuenta tan tarde de tus saberes, que dentro de su sencillez simplemente eran las verdades de la vida. En cada mirada mandaba un mensaje directo, un pensamiento, estoy seguro que podía leer mi mente, pues jamás se equivocaba con la frase que requería el momento.

Su baja estatura, acompañada de un andar vacilón, hacían de él, surgir una especial chispa, de personalidad fuente y ruda, soberbio en ocasiones pues su paciencia se colmaba frente a mis repetidas fechorías.

Recuerdo perpetuo en mi sentido, que desde el poyete de la escalera como halcón en la montaña, sus ojos no me perdían nunca de vista, con esa curiosa forma de mirar, era como en otras ocasiones, fuese de momento la última vez.

Loco, egoísta e ignorante fui en tantas ocasiones, que hoy mando mi perdón al cielo, con el pesar de no poder demostrarte que lo comprendía todo, porque la estupidez de mi ego no me dejaba ver más allá, como padre y maestro no hubo mejor en tu ciencia, educación y respeto eran tus banderas que yo manchaba haciendo de tus aplicaciones, burdas formas que no eran propias de nuestro techo.

Sé que me sigues guardando y continúas acertando en tus refranes arreglados a mi futuro, no te equivocabas, yo moriré echándote de menos y mirando al cielo, buscándote en el poyete de alguna nube que tal vez algún día rompa a llorar.

Ahora solo puedo luchar para que cada lágrima que derramaste por mí, se convierta en otro consejo tuyo llevado a cabo en mis acciones de cada día, puedo prometerte que no quedarán en vano.

La vida hace al hombre, decías, pero hay que portarse como tal, para que la vida te acompañe. Como te dije en nuestro último dúa, esto es un hasta pronto, padre te sigo escuchando y echándote de menos, te querré siempre, perdóname por todo el daño que pude hacerte.

Te ama y quiere, tu hijo.

Por I.R.B.