Archivo de la etiqueta: desarrollo personal

EL CAMINO A LA SEGURIDAD por EL NANO

Antes de esta situación de crisis, muchos de nosotros nos preguntábamos por la viabilidad de una sociedad en la que cada vez nos encontramos más aislados en nuestra vida física. Hay que tener en cuenta como muestran las inversiones sobre la inteligencia emocional, que nuestras emociones son relacionales, se generan en la interacción con los demás, y con nosotros mismos, con nuestros sueños y nuestras experiencias pasadas.

Más aislamiento social conlleva, más inestabilidad emocional. Esto hace que me pregunte ¿por qué la gente que entra en prisión no se integra en la sociedad? No se les reeduca o se les reforma y siguen delinquiendo y muchos vuelven a delinquir y cometen los mismos errores del pasado? ¿por qué no se hacen tareas pías para reformar dicho carácter antisocial? Unos por temas de drogas, otros porque se creen Vito Corleone, otros tienen delitos muy graves como una muerte o algo peor, pero creo que todos tendrán que reeducarse para salir de aquí y no volver jamás.

Podían demostrarnos y enseñarnos cinco medidas básicas para nuestro bienestar. Felicidad, salud corporal, propósito en la vida (objetivo vital), resistencia a la depresión, y perseguirlo en sí mismo como algo deseable, esto tiene la capacidad de configurar nuestro comportamiento y nuestra forma de vivir, nuestra personalidad a lo largo del tiempo, tendríamos que quitarnos la idea de la cabeza del dinero fácil que a muchos de nosotros nos ha llevado de cabeza a esta situación. Un comportamiento repetido, una práctica habitual, requiere de nuestro interés y cuidado para lograrla, tiene que ser importante para nosotros, tiene que ser significativa para nosotros. Las prácticas cotidianas de la generosidad que son repetidas a lo largo del tiempo respondiendo a nuestro comportamiento intelectual, tienen la capacidad de reformarnos de diferentes formas que incrementan nuestra felicidad vital.

El apoyo mutuo está inserto en los genes de todos los animales sociales que cooperan para realizar lo que uno no puede hacer solo. Podríamos participar en más actividades en las que nos podamos relacionar todos como iguales ayudándonos los unos a los otros, fomentando el compañerismo y la generosidad, para apoyar la reinserción o el cambio de mentalidad que tienen muchas de las personas que están en prisión y o consiguen dicha reinserción social. Aunque yo pienso que querer es poder.

Eso me hace reflexionar mucho y un día leí que la religión (o como a mí me gusta llamarlo ) la filosofía Budista dice así: es una religión muy sencilla que se basa en ser bondadosos los unos con los otros. Así de fácil es.

Por eso quería añadir una conversación del Dalai Lama con un tibetano. Le torturaron muchos años en la cárcel, al preguntarle si alguna vez había sentido miedo le respondió: “sí me daba miedo una sola cosa. Dejar de sentir compasión por los chinos”. El perdón le sirvió a Lapon-La mientras estuvo en prisión. Al perdonar a los chinos, su experiencia con ellos no empeoró. No sufrió demasiado mental ni emocionalmente. Sabía que no podía huir, así que pensó que era mejor aceptar la realidad que dejarse traumatizar por ella. Esta última frase a mí personalmente me ayudó mucho y espero que a otros les pueda servir para aceptar la realidad e intentar por todos los medios cambiar y no volver a realizar jamás los mismos errores y así nunca más llegar otra vez a estar en esta situación. Hay muchos que no saben perdonar, que echan la culpa a terceros por su situación pero lo principal que tienen que saber y comprender que lo primero que tienen que hacer es perdonarse a sí mismos para estar en paz y poder seguir su vida dignamente y poder seguir su camino.

El Nano

Anuncios

VALORAR LA VIDA por J.A.M.

hqdefault

En la vida hay muchas maneras de valorar lo que se tiene y lo que no. Soy joven y me queda mucho por vivir y experimentar, pero el paso por prisión es muy duro y a veces pienso en lo mal que he hecho las cosas, como podéis pensar cualquier de vosotros. El pasado ya no importa, lo que importa es el presente y el futuro, pero siempre aprendiendo de los errores, para que nunca volvamos a tropezar con la misma piedra.

Aquí dentro se tienen momentos duros, cuando estás en el chabolo a las 8 de la tarde. Pienso en mi madre, en lo más grande que tengo en la vida, la mujer que nunca te abandona, la que cada semana está aquí para verme ya esté lloviendo, nevando o se esté cayendo el mundo. Ella siempre estará y eso es una de las cosas que más fuerzas me da, ella es mi aliento cuando me falta el aire, ahí está para darme lo que necesito.

Por fin he salido de permiso penitenciario, y la verdad es una alegría poder estar con los que te aman. Cuando salía y al final del pasillo vi a mi familia y a mi madre, y nos dimos un abrazo pufff… fue algo que no hay palabras para describir.

Ahora ya todo debe ir cuesta abajo, después de un largo tiempo cuesta arriba, después de haber escalado montañas, de haber cruzado ríos y valles, me sentía destrozado y sin fuerzas pero una persona me decía “tú puedes”, “levanta y sigue, éste es el último tirón”. Aunque a veces sentimos que no podemos, pero yo ahora sé y os digo, que no os deis por vencidos, luchad por llegar a la cuesta abajo.

Yo ahora estoy empezando a bajar y tampoco es fácil, es cuando más fuerte tienes que ser y saber esquivar todo aquello que te ayuda a caer, porque como caigas, de nuevo volverás a empezar. No merece la pena tropezar pensando en todo lo que conlleva, por eso os animo a que luchéis por lo que queréis en la vida, después de esto podemos superar todo lo que nos propongamos, no dejéis de caminar… aunque sea despacio, pero se avanza.

J.A.M.


CONSTRUIR EL PASADO por E.F.B.

pasado

Qué bueno es reflexionar, pesar y valorar las consecuencias de nuestros actos, antes de llevarlos a cabo; empezando por mirar dónde vamos a poner un pie, antes de pisar. Que importante es calcular lo que puede suceder después de tomar una decisión y ejecutarla; aún cuando muchas veces no se cumplieran nuestras previsiones.

Qué interesante es observar, sirviéndonos de los ejemplos buenos y malos, para copiar a los unos y rechazar a los otros. Principalmente porque son nuestros actos los que pueden construir o destruir.

No parece mal consejo.

Caminemos con tiento hacia el futuro y vayamos construyendo con atención el que después será nuestro pasado; evitaremos así en lo venidero tener que tragar los amargos frutos del huerto de la lamentación.

Por E.F.B.