Archivo de la etiqueta: igualdad

HEMOS EMPOBRECIDO LA POBREZA por E.F.H.

Aunque el título parezca fuera de sitio, no lo es. La realidad es que verdaderamente en esta época de crisis: los ricos han aumentado sus riquezas, mientras “hemos empobrecido la pobreza”.

Hemos normalizado institucionalmente que la gente lo pase mal.

La pobreza, no podemos entender como se ha excluido del debate público en España. Aunque sí haya personas que lo puedan entender, pues las palabras: pobreza, desigualdad y exclusión, entre otras, son palabras muy molestas, incómodas, desagradables e inoportunas.

Podemos poner un ejemplo que podríamos ver en las calles de nuestras ciudades. Los vemos caminar por ellas y nos cambiamos de acera. Y todo esto ocurría y ocurre cuando los pececitos volvieron a casa y fueron metidos en la pecera con agua limpia en la que nadamos los demás cuando pagamos el IRPF.

Es horrible la ligereza con la que se roba y se falta a la sociedad y a la verdad.

Todo eso, que se lo pregunten a Cáritas ya las ONGs, si realmente es así o no.

Aunque queramos ocultarlo, es imposible. Lo estamos viendo diariamente en nuestras calles, en los que no pueden pagar y son desalojado de sus viviendas, los que no pueden pagar sus recibos de electricidad, agua, etc.

¿Cómo vamos a solucionar esto? Yo le veo muy difícil solución, tal como se siguen desarrollando los acontecimientos.

A lo mejor tomando el toro por los cuernos algo podríamos paliar y esas palabras “pobreza, desigualdad, y exclusión” irían perdiendo fuerza como palabras molestas, incómodas, desagradables e inoportunas.

Al menos debemos hacer el intento.

E.F.H.

Anuncios

IGUALDAD por F.I.R.

“IGUALDAD”. La actual discriminación sobre las mujeres es un hecho ante el cual cabe preguntarse ¿cómo una situación que es bien conocida, tanto por los organismos internacionales, los gobiernos, la opinión pública, como por las propias mujeres, se mantienen e incluso se agrava?.

Ha habido tantos debates y manifestaciones, se han escrito tantos panfletos y libros, se han buscando las causas tantas veces en sectores parciales, que este tema parece un complicado rompecabezas al que es necesario dar el orden adecuado:

a) Stop contra la discriminación contra la mujer. Hay que tener en cuenta que gracias a ellas estamos nosotros en el mundo. Sin mujeres estaría el mundo vacío, no existirían generaciones de seres humanos, nosotros no estaríamos aquí.

b) La mujer tiene el mismo derecho que el hombre dentro o fuera del matrimonio. Falta entender a los hombres que la mujer está y tiene derechos iguales. En 1972 la Asamblea General de la ONU proclamó el año 1975 como “año internacional de la mujer”.

c) La Conferencia Mundial sobre la mujer celebrada en Méjico constituyó el inicio de importantes actuaciones: 1976-1985 quedó fijado como el “decenio de las naciones unidas para la mujer”.

Del 14 al 31 de julio de 1980 la Conferencia Mundial tuvo lugar en Copenhaguen (145 países) de la que España también formó parte, uniéndose al voto contra la discriminación contra las mujeres que fue aprobado con un 68%.

Digo yo, Stop contra la violencia, Stop contra la discriminación a la mujer. Todos somos iguales con independencia del sexo, el color, la nacionalidad, etc.

Falta respetarnos profundamente y de manera igualitaria en todo. Stop machismo, y ninguna mujer más víctima de discriminación y de violencia. Hay que tener en cuenta que todos tenemos derecho a la vida, la libertad y la seguridad y tampoco debemos olvidarnos de los pactos internacionales civiles y políticos que apuestan porque todas las personas son iguales ante la Ley y tienen derecho a una idéntica protección legal y que la libertad es un derecho fundamental para todos los seres humanos.

F.I.R.


LA MUJER COMO OBJETO SEXUAL por M.A.I.S.

tvguide

El pasado 21 de enero, y con motivo de la toma de posesión del gobierno de los Estados Unidos por Donald Trump, se celebraron en ese país varias manifestaciones en las que se protestaba, entre otras cosas, contra la sexista visión que tan deplorable sujeto tiene de la mujer, de la cual, entre otras “lindezas” tiende a definirla como un “objeto sexual”. Visión esta, que con el mayor respeto para ambos, tal vez, le sea inspirada al contemplar a su propia esposa.

Pues bien, aquí en España, muchas alzaron su voz contra tal personaje y esas ultra-conservadoras y sexistas manera de ver a la mujer. Pero claro, entre estas voces no podían faltar los de siempre, y en algunos casos, los que criticaban tal manera de visualizar a la mujer, tendrían que dejar de murarse el populista ombligo y antes de emitir sus anodinos comentarios, sería bueno que modificasen sus incoherentes discursos. No hombre, no Podemos ir en contra de la discriminación sexista de la mujer, y a la vez, encontrarnos con la asquerosa “anécdota” de salir en la prensa catalogando como “una mera cuestión superficial y enmarcada dentro de una informal conversación” el grave hecho de discriminar a una mujer para ocupar un puesto de trabajo en una de esas populistas formaciones políticas, por la “pecadora” e “imprudente” aspiración de querer ser madre. Por cierto, esta formación política ya ha sido noticia al denunciar públicamente muchas de sus componentes femeninas diversas prácticas discriminatorias. Pero hombre, cómo una persona como tú, de tan grande y sesuda cabeza, puede caer en semejante simpleza, permíteme que te aconseje que a pesar de ser fruto de un rosario de virtudes, seas más prudente.

Por desgracias, la práctica de la incoherencia y la discriminación es anormalmente normal en casi todos los ámbitos políticos, empresariales, públicos y privados y  en una gran mayoría de las organizaciones sociales y sindicales de este nuestro país. Pues sí, amigos míos, son numerosas las experiencias vividas por muchas mujeres en las que se han visto: admitidas, rechazadas, ninguneadas, vilipendiadas e incluso, insultadas en su dignidad, en directa consonancia, no por su preparación para desempeñar tal o cual función, sino por su aspecto físico, su capacidad de supeditación, o la existencia del digno deseo o anhelo de ser madre.

Todos estamos de acuerdo que es normal que el hombre se sienta atraído hacia la mujer y viceversa. Además, cada cual tenemos nuestras preferencias, conceptos de belleza y particulares razonamientos por los que nos regimos a la hora de sentirnos atraídos hacia una persona del sexo opuesto, sin que por ello, tengan que existir motivos tan obtusos como para catalogar a nadie como un objeto sexual. Pues parece lógico pensar, que tenemos la suficiente capacidad intelectual como para saber separar el sexo de las demás facetas que convergen en el desarrollo de nuestra vida social, familiar y laboral.

Jamás he creído en esa falacia que pretende hacer compatibles los conceptos: discriminación y positivo, pues considero que lo únicamente aceptable es luchar y tomar medidas legales y efectivas contra toda forma de discriminación, para así, instaurar de manera definitiva y sin dar lugar a la duda eso que todos pensamos e identificamos como una verdadera libertad democrática en la que existe una real igualdad para todos los ciudadanos, en la que no hay cabida para las discriminaciones por: raza, sexo, color, creencias e ideologías.

Todos los hombres tendríamos que pararnos a pensar en el hecho de que somos hijos de una mujer, y por lo tanto, hemos de guardar un especial celo para con la preservación y reconocimiento de sus derechos, virtudes y más que amplios beneficios que sus abnegados y poco valorados esfuerzos y trabajos aportan a todos nosotros y a toda la sociedad en general.

Por otro lado, pienso que es en las propias filas femeninas donde ellas – las mujeres. Tienen a sus mayores enemigas, las cuales no tienen el más mínimo reparo en potenciar, fomentar y divulgar la imagen de la mujer como un objeto sexual si con ello ganan dinero y “fama” o un trabajo bien remunerado como “presentadora” florero en cualquier cadena televisiva. Prueba de ello, lo podemos ver diariamente en muchos “programas” y series de televisión. De igual manera, podemos contemplar esa denigración hacia la mujer tratándola como un objeto sexual, y todo ello, realizado con la cómplice colaboración de algunas féminas, en la publicidad y en esos “maravillosos y excitantes” concursos de “belleza”, “catálogos de ropa interior” y en diversos soportes divulgativos. Todo esto, contribuye y mucho, a la degradación de una gran mayoría de mujeres, las cuales dedican mucho tiempo de su vida personal a crear una armonía familiar y social compatible con su trabajo.

Todos tenemos la responsable obligación de trabajar para eliminar estas y otras actitudes que denigran, restan derechos y discriminan a la mujer. Pero con absoluta independencia de ello, han de ser las propias mujeres las que tienen que poner con más énfasis el foco de muchas de sus críticas en sus iguales, examinando y evaluando las consecuencias de los actos llevados a cabo por algunas personas del sexo femenino, tratando con ello de poder reconducir tales tendencias sexistas, que dicho sea de paso, cuentan para su expansión con toda una maquinaria destinada a ganar dinero sexualizando a la mujer en el sentido peyorativo del término, la cual, en muchas ocasiones tiene la colaboración y asesoramiento profesional de algunas mujeres que ocupan puestos de referencia en importantes agencias de publicidad, prensa, marketing y varios gabinetes asesorativos de psicología.

Por todo ello, tal vez, antes de pronunciarnos sobre lo que dice o hace tan mediocre personaje estadounidense, tendríamos que adecentar nuestra casa revisando y modificando si es preciso las actuales tendencias y asquerosas conductas sexistas y discriminatorias que, hoy día, se potencian y expanden mediáticamente en España. Así, a lo mejor, podemos dedicarnos a criticar la casa de un vecino tan lejano.

M.A.I.S.


#ELTATUAJEQUEMÁSDUELE (nueva Campaña de sensibilización de la FSG)

TODA LA INFO: http://www.eltatuajequemasduele.org/

 


¿RACISMO? ¿EN 2016? por E.F.B.

image_content_5685089_20161117033233

Como si el color de su piel o la gracia de su estilo fuesen argumento de justicia para rechazarlos. Como si el disfrute de su costumbre o el orgullo de su origen fuesen algo que recriminar.

Como si el peso de una historia mal contada fuese la razón de una cruel condena.

Como si el derecho a la vida precisara de la concesión de los demás.

¿Qué puede llevar a una chica joven a tatuar en su piel: “Soy gitana y no soy de fiar”?.

Solo el aspa crucificado sobre la palabra indica que es la marca de un estigma “Soy gitana y no soy de fiar”.

Como si el simple hecho de haber nacido fuese causa de maldición.

El odio y el desprecio al diferente, no el ser gitano o vietnamita, sí merece reproche por ser una auténtica lacra social.

E.F.B.

http://www.eltatuajequemasduele.org/


LAS PALABRAS ESTÁN BIEN, PERO NO ESCRIBO PARA QUE ME LEAN, LO HAGO POR SER OÍDO por TONY y LOLO

estigma

El jueves pasado asistí por vez “primera” al taller de la revista Nómadas.

En general tanto los artículos leídos por los compañeros, como los debates que originaron me parecieron sobre todo plurales. Sin embargo, sin entender el por qué del comentario de un compañero, ignoro en qué módulo está, (lo cierto es que carece de importancia), pero llamémosle módulo 0.

Dicha persona se puso a contarnos (sigo sin saber el motivo), que un día en su módulo 0, al parecer dos personas se pusieron a discutir por una nimiedad, al parecer uno o dos vasos, supongo de plástico. Tuvieron que intervenir varias personas para poder apaciguar la cosa y cito textualmente: “podían haber acabado en el módulo 5” y aquí si pongo el número, pues es un detalle importante.

Para que podáis entender lo que deseo explicar y haceros ver, daré un salto pequeño en el tiempo, no recuerdo si hacia detrás o adelante, pero este detalle carece de importancia. Sin tratar de ofender, tampoco molestar, dado que el compañero del módulo 0 y yo quizás estemos muy próximos en edad, me da cierto derecho pedirle coherencia con sus exposiciones o puntos de vista según qué temas, pues también habló de una discusión con un superior en el trabajo, a sabiendas que le reportaría perjuicios, pero necesitaba ganar esa discusión o diferencia. ¿Esto era un supuesto?.

¡No entiendo!, volvamos a los vasos, quizá uno de los implicados necesitaba ganar la diferencia o discusión sobre unos tristes vasos de plásticos supongo. Eso llamó mi atención, pero más la llamó que un preso, un compañero, se atreva a estigmatizar a los internos del módulo 5.

Ignoro que educación, qué respeto, qué principios y qué valores son por los que se rigen en el módulo 0, ignoro si tienen sus carreras universitarias, pero es algo que me da igual.

Yo no quise por educación y respeto entrar en este asunto, creí que no era el momento, esto no tiene valor alguno, dado que los años algo te enseñan.

Para mí lo que sí tiene un valor grandioso es que mi único compañero del módulo 5, sin hablarnos, sin tan siquiera mirarnos, actuamos exactamente igual, 4es decir, dando la callada por respuesta, entendiendo que no era el momento. Valor enorme, ya que no sé la edad de mi compañero del módulo 5, pero aseguraría que 15 años le saco de diferencia. Mucho más joven que yo. ¿Qué tendrá el módulo 5?.

Dos personas tan distintas de edad, incluso de distinta etnia, compartan y actúen de una manera tan similar, sin comentarlo entre nosotros.

Quizá sea que a pesar de ser del Módulo 5, nuestra educación, principios y valores son los mismos: los que aprendemos en la universidad de la calle.

Solo pediría que el respeto que nosotros ofrecemos al menos se nos trate con el mismo. Y como esta película es vieja, solo cambian los actores, por favor:

No me digáis que lo malinterpretamos, que ese no era el sentido. ¡Al menos esto no ofendáis más!.

Por Tony


TRAPACERO por E.F.B.

trapacero trapacera

Me declaro egoísta y profundamente enamorado de la lengua española, por cuanta riqueza comunicativa y espíritu educacional conlleva. También por ser el vehículo con el que nos acercamos a límites de intimidad, millones y millones de personas en todo el mundo.

Es verdad que muchas formas de hablar en la actualidad están dando al traste con siglos de trabajo literario, o al menos esa es mi sensación y algo que me preocupa.

Sin embargo, gracias a la extraordinaria labor de la Real Academia Española de la Lengua, me quedo más tranquilo porque sé que sirve como garante y custodio de tan maravilloso tesoro. Por tal motivo, me quito el sombrero ante la grandeza y significado de esta institución.

Comprendo que el diccionario dé cabida a las distintas acepciones que tenga una palabra, con independencia de que pudiera tener un sentido peyorativo, o no; entre otras cosas, porque es ese el trabajo del recolector literario, que generalmente desarrolla bien.

La magia de las letras puede hacer que mil palabras nos sumerjan en un escenario que de otra forma jamás podríamos ver, como también sirve para transmitir conocimientos y saberes que hacen infinito el universo cultural.

He dicho que soy un enamorado de la lengua española, aunque si en términos marineros tuviese que describirme, diría de mí que soy un simple navegante intentando dominar unos remos ante la inmensidad del mar. Y es en ese mismo sentido que me siento pequeño, justo ahora que vengo dispuesto a lanzar una ofensiva política contra quien a mi lado considero un titán.

Será una lucha un tanto desigual, comparable a la que protagonizara David contra Goliat, lo que pasa, es que el propio atrevimiento de mi ignorancia es quien dirige tamaña empresa, con la seguridad de que detrás, hay un ejército de opiniones que empujan en la misma dirección.

Resulta que a mi entender, el señor que en la R.A.E. ocupa el asiento que corresponde a las palabras que empiezan por “T”, ha sufrido un serio “tropiezo” enviando al “traste” la palabra “trapacero”, que con mala “tacha” y gran “torpeza” ha golpeado en la cabeza de un “gitano” que se hallaba tranquilamente sentado en la casilla del diccionario que corresponde a la letra “G”.

El gitano, con sus defectos y virtudes, hasta el momento del desgraciado incidente, estaba sereno y olvidadizo, de tantas y tantas persecuciones que desde la noche de os tiempos vienen martirizando a los de su pueblo, y que ahora parecían perdidas en el pasado afrontando lo presente con cierta ilusión.

Impensable que en el siglo XXI, cuestiones discriminatorias por razón de etnia, pudiesen aparecer de manera un tanto subliminal, nada menos que en el diccionario del español.

Sin duda, parecía más respetuosa y acertada la definición de un gitano que, entre otras decía: “que tiene gracia y arte para ganarse las voluntades. Suele usarse en buen y mal sentido, aunque por lo común se utiliza con elogio”.

Con el respeto y admiración que merece tan ilustre academia, este ejército de indignados se declara abiertamente en guerra dialéctica, con la promesa y disposición de ofrecer dura batalla, en tanto no se tomen medidas y se corrija lo que calificamos como un atentado contra el honor de un pueblo al haber incurrido en un gravísimo error.

Muchos de los que componen la Real Academia Española de la Lengua, al igual que nosotros, seguro que comprenden que un trapacero, sin necesidad de ser gitano, puede causar estragos y daños irreparables, aun en el caso de quien con desgana o desatención, se sienta en un escaño pisoteando una letra que forma parte del tesoro en tan valiosa institución.

Por E.F.B.