Archivo de la etiqueta: medicamentos

LA MEDICINA: SENCILLA PERO NO FÁCIL por J.R.R.

medicina-ortomolecular1

La historia de la medicina coincide con la historia de la humanidad. Desde que el hombre existe ha estado siempre sometido a las agresiones del ambiente circundante, a las enfermedades propias y en última instancia a la muerte.

Es muy probable que en el mismo inicio de la existencia humana sobre la Tierra, unos hombres estuvieron más dotados que otros para hallar y aplicar tales remedios o incluso que algunos sintieron dentro de sí una llamada que podríamos llamar vocación hacia la ayuda a los demás que sufrían a su lado. Podremos suponer que junto al primer ser humano lacerado por el dolor de una herida hubo otro que le ayudó a tumbarse, le limpió quizá con la lengua como lo habría visto hacer a los animales de su entorno y le dirigió una palabra o gruñido de consuelo.

También los grandes reptiles padecieron enfermedades muy similares a los que luego atacarían al hombre como se ha comprobado por las alternaciones visibles en los huesos y dientes de aquellos grandes reptiles, es decir, los elementos patógenos, capaces de producir enfermedad, han permanecido aparentemente inalterables a lo largo de millones de años, mientras que el resto de los seres vivos parece ser que han ido evolucionando.

Desde ese primer médico hasta hoy las cosas han cambiado mucho, es evidente, pero lo han hecho en más formas, en la manera de curar y aliviar, que es a su vez el último fundamento de la medicina en todos los tiempos.

A quien hoy se queja de un dolor es posible que en el hospital se le someta a una resonancia nuclear magnética y luego, para curarle, a una sofisticada terapia quirúrgica, desde luego que no le van a lamer la zona herida. Pero el sentimiento que ha llevado a ese paciente hasta el centro sanitario y el que mueve al médico o al equipo que lo atiende a poner en juego todos sus conocimientos teóricos y todas las técnicas a su alcance, no son muy diferentes de los empleados por sus antepasados.

La medicina es sencilla, entiendo como sencillo en este caso que no es sinónimo de fácil, al menos lo es en general su aplicación práctica, entendiendo por sencillo el sinónimo de exenta de complicaciones innecesarias para su función: sencillo pero no fácil, es el arco de medio punto en arquitectura, sencillo pero no fácil es el canto gregoriano y también lo son el teorema de Pitágoras o la música de Mozart.

Desde luego la enfermedad, el dolor físico, el malestar, han acompañado al hombre a lo largo de toda su existencia y junto a ellos como culminación la muerte a cuya presencia nunca se acostumbra el ser humano y se pregunta sobre su por qué y sobre el misterio insondable que hay tras ella.

En conclusión, “la medicina es de los hombres y para los hombres”.

J.R.R.

 

Anuncios

¿SOLO UN SUEÑO? Por J.M.V.

_sam2021_a518e858

Yo soñé que vivía en un mundo justo. Fíjate pobre de mí, yo pensé que el amor que siento por Julia, mi mujer, era el reflejo de la sociedad donde feliz fui. Pero nada más lejos de la verdad amigos míos.

Cuando veo tanta injusticia en este mundo en el que nos ha tocado vivir, Dios mío, se me encoge el alma, cuando pienso que los enfermos de Hepatitis C, como yo, estamos indefensos ante esta sociedad que nos maltrata, nos da de lado y no nos toma en cuenta para nada. Mi corazón llora lágrimas de sangre por tal abandono de la mano de los políticos, que nosotros elegimos con la esperanza de que nos representarán dignamente. Pero todo lo contrario amigos míos, casi no me quedan fuerzas para seguir luchando.

Colegas, este gobierno pretende dejarnos morir, porque hay ciudadanos de primera y de tercera, que os parece?, tan solo una pastilla me separa, o nos separa de la vida o la muerte, yo os pregunto: cuántas familias tienen que perder a sus maridos, hijos, sobrinos, nietos, esposas, o abuelos, hasta cuándo seremos ciudadanos de tercera los enfermos de Hepatitis C, solo pido clemencia y sovaldi para todos.

No sé cuánto me queda. Crónica de una muerte anunciada.

Por J.M.V.


PASTILLAS DE COLORES por R.V.C. (Colaboración desde Madrid II)

pastillas-colores

Son las 8:30 cuando abren las puertas de la celda, la gente baja más o menos en silencio, pues la mayoría no tenemos mucho humor, en el altavoz lo primero que se escucha es “reparto de medicación”, la gente hace fila para recoger pastillas y hay algo que me llama la atención, hay la misma cantidad de gente en la fila de medicación que en la del desayuno. Me pregunto si toda esta gente estando en libertad también toma pastillas diariamente, en su gran mayoría son pastillas para dormir, para la ansiedad o simplemente ibuprofeno que vale para todo, luego hay otros que son los menos, los que por desgracia tienen problemas de salud muy preocupantes, estos tienen medicación más fuerte, todos recogen el medicamento y justo después se sitúan otra vez en la fila del desayuno.

Nadie se preocupa si se hace un mal uso del medicamento, pues eso queda a juicio del interno, nos controlan las llamadas, también el dinero, la comida, los zapatos en los “vis a vis”, las actividades, las visitas, el comportamiento, la celda, las cartas, etc…

Vamos que nos controlan todo lo que pueden y es lógico ya que somos presos, pero si un interno tiene un trastorno mental grave el control que tiene su enfermedad es simplemente darle la pastilla cada mañana, siendo estas muy fuertes y por qué no decirlo valiosas, … a buen entendedor sobran las palabras.

No sé, este asunto es muy serio, también lo es que a una persona pueda darle un brote, ya que puede suponer riesgo para él o para otras personas. Esas situaciones suelen derivar en aislamiento ¿Cuál será su cura? Un parte disciplinario como mínimo, de ahí para arriba, pero aunque le parezca, no estoy haciendo demagogia, no me parece justo, ya que muchos casos se podrían evitar desde los principios de la prevención. Al preso que le da un ataque necesita ayuda de verdad, sea cual sea el tipo de ataque, ansiedad, epilepsia, etc…

No soy quijote, ni quiero molinos, solo quiero dar un punto de vista más, un punto de vista que dice que la prevención más eficaz es el acercamiento al preso, a lo mejor unas palabras pueden con la ansiedad, o un poco de esperanza, enseñar a la gente a dormir, desde una sana y humana prevención podremos llegar a la buena reinserción.

Mientras escribo estas letras sobre una mesa de pin – pon, levanto la cabeza y observo a la gente, noto calma y no hay tensión, como si estuviéramos en el punto exacto, dónde el equilibro hace equilibrio, estancados sin poder movernos de la cuerda floja, adulterando la realidad y ralentizando el crecimiento personal, mitigando los sufrimientos a base de pastillas, mermando las capacidades, parece como si esto fuera lo más fácil y rápido, pues al alternativa que yo propongo es dedicar tiempo para el acercamiento al preso, conocerlo y concienciarlo, revertir el sufrimiento dándoles motivos para que quieran estar bien, hacerles pensar en el tiempo que les queda fuera de estas pareces y no en el tiempo que están perdiendo, aunque nunca se pierde el tiempo, y esta solución no tiene química, una gran ventaja.

Les quiero dar un dato redondeado a la baja que me llamó la atención, si se rebajasen solo 10 pastillas por módulo y día, al año serían más de 50 mil pastillas, contando solo con 14 módulos, pueden hacer la cuenta señores, ya no les hablo de hacer la cuenta sobre nivel nacional ya que rondaríamos el millón, kilos de medicación, es como matar moscas a cañonazos. Tenemos que aceptar, encontrarnos, rectificar, aprender pero también necesitamos que nos enseñen bien, y hacernos ver que lo normal no es esto, que lo normal en la vida es sentirse bien consigo mismo sin la dependencia que merman nuestros sentidos.

Nunca he querido plantear este artículo desde un punto de vista negativo, todo lo contrario, he querido hacerlo por y para el prisionero, pues son el único sentido de una prisión y puede que todo esto tenga algo de reinserción, superación y aceptación, pero señores todo esto es mucho más simple, si conseguimos quitar la dependencia a tanto fármaco de unos cuerpos que en realidad no saben que no las necesitan, empezaremos a hacer al preso más hombre que preso.

Por R.V.C.


UNA NOCHE CUALQUIERA por I.R.B.

Insomnio-01

Una noche más, como siempre, es casi imposible conciliar el sueño. Hoy he decidido jugar a algo, n sé, creo que me traiciona mi mente o intento echar un pulso al sufrimiento.

Otras veces busco la relajación con algunos trucos de respiración, aprendidos en antiguas terapias de aquellos centros en los cuales intentaban rehabilitar mi cuerpo y mi mente. Controlar la tensión que acumulas en el día, dominar los pensamientos, combatir el dolor e intentar ganar. Si lo consigues entras en el lujoso país de los sueños, despacio, en calma y sin darte cuenta, solo al despertar, y no sin antes mirar el reloj, no vaya a ser que las agujas no hallan pasados de las tres de la mañana, te das cuenta si dio resultado.

Pero hoy no, sé que el dar vueltas en el colchó me pone aún más nervioso y decido luchar de otra manera. Solo la luz del televisor, ilumina lo suficiente para escribir estas letras, como si de un loco se tratara, así me siento, escondido debajo de la otra cama.

Por la punta de esta pluma se plasman mis recuerdos, mis odios y arrepentimientos, fallos, lágrimas saladas que entorpecen mis ojos nocturnos.

Miles de reflexiones recorren la cabeza, pienso en tantas cosas a la vez y son imposibles de procesar todas, el masoquismo invade mi cuerpo solo para recordarme que estoy vivo, estas noches largas y oscuras son parte importante de mi deuda, de mi pena. Una sonrisa irónica, casi diabólica se dibuja en mi cara al pensar que escribo a oscuras entre diferentes colores que saltan de la pantalla.

Mañana tal vez todo esto me parezca un acto de rabia o demencia que se ha creado en un estado casi catatónico. Quiero dormir, solo quiero dormir y no pensar, descansar mis sentidos para que mañana pueda afrontar otro día más.

Por I.R.B.


MEDICAMENTOS NATURALES por V.A.P.V.

infusion

 

Aprovecho el pequeño debate que tuvimos el pasado viernes sobre los medicamentos en general y los llamados somníferos, ansiolíticos, antidepresivos, etc… y las consencuencias que tienen sobre quien los consume, sobre todo a medio y largo plazo.

Recordando podría citar un hipnótico llamado Halción de uso muy común hace quince o veinte años en Estados Unidos, a medio plazo se constató que cambiaba el carácter de los usuarios, otro efecto secundario era la doble visión y, cuando fue retirado del mercado, el motivo no fue otro que toda una serie de muertes a manos de usuarios del mencionado medicamento. En España estuvo en venta unos años más, supongo que su retirada vino impuesta por algún organismo dedicado a estudiar el comportamiento de tales medicamentos en la mente y el cuerpo de los pacientes.

Podría citar más casos de pastillas que tuvieron el mismo final, ya que como dice el dicho popular “es peor el remedio que la enfermedad”.

Existre otra alternativa, son los preparados de plantas medicinales que se dispensan en farmacias y ayudan a dormir son los efectos secundarios de los somníferos de origen sintético, o remedios naturales para ataques de ansiedad, preparados antidepresivos, etc. No dañan a quienes los consumen, y tampoco ponen en peligro a las personas de su entorno, trabajo, familia, como sí ocurre con los tranquilizantes, las benzodiacepinas, zolpiden, zoplicona, etc. Que suponen un serio peligro si quien las consume va a realizar alguna actividad, conducir, o manejar maquinaria pesada (y no tan pesada). Un sencillo toro o carretilla mecánica supone un peligro en manos de un paciente medicado con estas pastillas.

Más de un tercio de los adultos españoles han utilizado alguna vez un ansiolítico para dormir y, de ellos, una cuarta parte dice haber sufrido algún efecto secundario: dificultad de concentración, dependencia, somnolencia diurna. A pesar de ello, el consimo de somníferos y tranquilizantes crece en nuestro país, lo que en parte se atribuye a las consecuencias de la crisis en la ansiedad.

“Según la última encuesta de alcohol y drogas del Ministerio de Sanidad, el porcentaje de estas personas ha pasado del 5,1% en 2005 a un 11,4% en 2011, convirtiéndose junto con el alcohol y el tabaco en las drogas más empleadas en España, por delante del cannabis”.

La gran mayoría de gente se decanta por un preparado de origen natural para ayudarles a dormir, antes que otro de orígen sintético (químico). Plantas medicinales como la Ampalola de California, la Pasiflora, y la Valeriana pueden ayudar o ser inductores al sueño, un sueño reparador sin efectos secundarios. Sin embargo es primordial que sean preparados, se dispensen en farmacias, con un control de calidad y eficacia e incluyan un prospecto con sus indicaciones.

El uso ilimitado (o casi) de nuevas tecnologías, sobre todo internet, hace que se reduzcan las horas de sueño, lo cual por sí ssolo es malo, pero también empeora la calidad de esas horas de descanso.

Creo sinceramente que es una alternativa ,ás que interesante como remedio natural a todos estos problemas que nos vienen dados por el estrés, presiones, competitividad, etc… por otra parte asumudos en estos tiempos.

Por V.A.P.V.