Archivo de la etiqueta: Perú

COMPARACIONES ENTRE EL SISTEMA PENITENCIARIO DE PERÚ Y ESPAÑA por I.M.L.

Un preso veterano español, mientras yo estaba preso en Perú, me dijo: “que el sistema penitenciario de un país decía como era ese país”.

Una vida en u penal peruano no vale nada si no tienes dinero. Cualquier enfermedad curable en España como por ejemplo una hepatitis, TBC, una infección estomacal, en Perú si no tienes dinero no te tratan, quiero decir, que “te mueres”. Ojo, esto no quiere decir que el estado no lo subvencione, lo que pasa es que como los penales son “dirigidos” por un preso, este se toma la libertad de lucrarse de dichos medicamentos.

En un pena peruano la seguridad no existe. Si no tienes dinero estás expuesto a sufrir palizas, humillaciones, castigos injustificados, e incluso vejaciones sexuales. Nada más ser detenido y notificado que vas a prisión te roban todo. Y, una vez llegas al penal, te encuentras con que a una persona que es un preso, igual que tú, le tienes que pagar X cantidad por ingresar a dormir a ese módulo.

El dinero en Perú es el principio y el fin de todo. Allí no existe la tarjeta de peculio que es personal. Allí tú tienes tu dinero en metálico con el que principalmente pagas tu comida y si es que tienes vicios, tus vicios. Todo te cuesta dinero (tu cama 1500 dólares, tu mueble para guardar tu ropa 1000 dólares, tu espacio para tender tu ropa, la lavandería, ir a trabajar… ). Este último caso es curiosa, tienes que pagar por trabajar todos los meses 15 dólares.

La higiene es pésima, solo dan el agua dos veces al día y no es agua corriente, es agua almacenada en unos tanques (no potable). Es la misma agua con el que cocinan. El módulo apenas tiene 8 duchas compartidas sin presión para un volumen de 1100 internos (8 duchas y 8 aseos).

La dieta en una cárcel de Perú es: por la mañana para desayunar tres panes, dos aceitunas y emoliente o té. A mediodía (12:30) arroz, menestra (cantidad de un tupper de 500ml). Por la noche (18:30) para la cena, agua hervida con pasta. No hay comedor, si no has comprando una silla no te sientas y si no tienes tupper, no comes.

Valgan estos pequeños ejemplos para que la gente lo piense bien antes de cometer los errores que nosotros hemos cometido.

I.M.L. 

Anuncios