Archivo de la etiqueta: realidad

SUEÑOS por J.Khatthana

Sueños, tan solo son precioso sueños,

Aquellos que invaden mi mente desde pequeño,

Hoy vuelvo a despertar, pego un salto de la cama,

Me miro frente al espejo con la cara empapada

Por mi mente pasa algo, y es que llegué a la conclusión,

Que este planeta solo gira por dinero y corrupción

No digan que es mentira, pues es la puta realidad,

Sino no existirían clases entre nuestra sociedad,

Maltrato, xenofobia, racismo y represión,

Son algunos de los problemas que vivimos tú y yo,

Este mundo es injusto con todos los justos,

Y a su vez también es justo con todos los injustos,

Es una guerra diaria, donde no paras ni a respirar,

Solo vas del curro a casa y de casa a trabajar,

Tómate un respiro tío, no necesitas un kit-kat,

Solo necesitas mirar tu interior y pararte a pensar,

¿por qué coño nos venden tanta mierda por la tele?

Que si coches, casas, móvil, en fin la vida de un pelele,

Ya sé que sin dinero en esta vida no eres nadie,

Prefiero vivir con lo justo, ser feliz y no un Don Nadie,

La fama es lo peor que se ha creado,

Ganar pasta por estar sentado y soltar comentarios,

Sobre la vida de los demás, diciendo mentiras y sandeces,

Pa los programas de prensa rosa les mando todas mis heces,

Y sigo, exhalo humo denso y blanco,

Pa olvidarme de esta mierda con nuevas frases os ataco,

Pues vivimos de ilusiones y todo el mundo lo sabe,

Pocos son felices en la vida, siempre buscando una clave,

Sobrevivir más que vivir así yo lo llamaría,

Si no en el planeta tierra el tercer mundo no existiría,

Ni los guetos, ni la pobreza

Ni tampoco el virus del SIDA.

Ni el hambre, ni las guerras, sueño con un mundo de paz todos los días,

Daría hasta mi vida porque existiera,

Un mundo sin cocaína, ni caballo, solo hierba,

Un mundo donde las dictaduras no valiesen de nada,

Un mundo con el cielo limpio y con grafittis en fachadas,

Mi mundo perfecto, así sueño que sea el mundo,

De momento es solo un sueño uy yo sigo dando tumbos,

Sin rumbo, sin brújula, regalando letras chulas,

Diciendo la verdad entre líneas, las cuales calculas

Apresúrate, debes luchar al 100×100,

Darlo todo en la batalla si no quieres perder,

Pues mucha gente lo intentó, pero se perdió en el camino

A causa de la droga y la calle, el diablo eligió su destino

Dejaron de lado todo, sin nada que hacer,

Agotaron su Kharma en el lodo, siendo a la droga fiel,

Todavía hay gente viva y a la que me gusta escuchar

Para vosotros estas letras, nunca dejéis de luchar!

J.KHATTHANA


REALIDAD por P.B.

realidad

Todas las noches

Siento mi corazón explotar

Cuando pasas por mi ventana

Te veo día a día

Y cuando vuelvo a mi realidad

Encerrada en estas cuatro paredes

Quisiera decirte que te detengas

Que me lleves

Pero sólo pasas y te pierdes.

P.B.


LIBERTAD INDIVIDUAL: CONDICIONADA-MENTE-DELIMITADA por M.A.I.S.

sentirsi-liberi-in-australia

Debemos tener claro qué implica y significa la “libertad”. A diferencia de los animales, que según algunos, únicamente obedecen a sus instintos, a los humanos, se nos presuponen las capacidades de; actuar, decidir, obrar, o no hacerlo. El Ser Humano, es una realidad individual y compleja, tanto física, como psicológica y suele necesitar de varios términos para definir un mismo concepto. Por ello, en esta reflexión intentaré vislumbrar si la que yo considero “libertad pura”, es una realidad existente, o si por el contrario, tan solo es un estado, al que el hombre, únicamente puede acariciar con la esperanza de aproximarse lo más posible, pero que difícilmente podrá lograr perfecta y totalmente.

Por libertad individual entendemos, el estado en que un Ser Humano no se halla sujeto a coacción por parte de otro u otros, que puede decidir, elegir, obrar o no hacerlo, pero todo ello sin ningún tipo de determinación. No debemos confundir la “libertad individual” con “libertades de.. o para…”, representadas también en los “derechos de… y para…”, igualmente de muy dudosa eficacia y cumplimiento, ejemplo: “los Derechos Humanos”. La libertad pura, es una, puede variar en grado, pero no en clase. De hecho, a mi modo de entender, la variabilidad en clase de algunas “libertades y derechos” mengua el grado de libertad individual, la cual exige que cada persona tenga varias opciones de elección sobre un mismo asunto, cuantas más tenga, tanto más libre será la sociedad en la que ésta vive. Por el contrario, si los poderes socio-económicos, políticos y comerciales, actúan delimitando las posibilidades de elección, esta sociedad será de muy bajo, por no decir nulo, nivel de libertad individual.

Al vivir en sociedad, adoptamos normas morales, costumbres sociales y culturales, además de asumir las existentes en las microsociedades en las que diariamente nos desenvolvemos; trabajo, amigos y familias. Aunque no somos conscientes de ello, en ocasiones, “decidimos”, “elegimos” y “actuamos” creyendo hacerlo libremente, pero en realidad esas elecciones, decisiones y actuaciones obedecen a la interacción entre individuos pertenecientes a una sociedades excesivamente intervenida por los poderes citados con anterioridad.

No ayuda mucho la variabilidad que sufren las supuestas libertades paralelas. En primer lugar las “libertades de expresión y de pensamiento” según las cuales el individuo podrá expresarse libremente sin sufrir restricciones o sanción alguna, salvo incumplimiento de las leyes fijadas en cada Estado. En segundo lugar las “libertades y derechos de no ser acosado física o moralmente y para no ser manipulado por medios que escapen a nuestro control consciente, (propaganda, nuevas tecnologías, publicidad, etc.).

En el caso de las primeras, algunas veces, las expresiones y peticiones formuladas por uno o varios individuos, aun no siendo punitivas de delito o sanción legal, sí son penalizadas por algunos colectivos, a veces de forma muy dañina, para quienes las expresan. Ejemplo, el reciente caso de una familia residente en Cataluña, que al expresar su deseo y derecho a que sus hijos reciban  en el porcentaje fijado por el gobierno central, la educación en español, han sido denostados, han tenido que matricular a sus hijos en otro colegio y su negocio se ha ido a la ruina. En ello, han participado diferentes agrupaciones catalanistas que han contado con la colaboración de algunos medios periodísticos afines al independentismo catalán.

Respecto de las segundas, puede afirmarse que muchas empresas pertenecientes a los sectores de la comunicación y la publicidad, reiteradamente vulneran estas supuestas “libertades” y “derechos”. Es conocido, que anualmente destinan decenas de millones de euros a financiar estudios psicológicos para crear y modificar la opinión, presionando y activando los mecanismos cerebrales encargados de regular los deseos e impulsos conscientes e inconscientes de los individuos que conforman las pasas sociales, orientándoles hacia los objetivos por ellos seleccionados y ofrecidos: publicidad engañosa, creación de falsas necesidades y conductas excesivamente impulsivas.

La libertad pura, es un deseo, fuente de felicidad y un valor imprescindible que hay que conquistar cada día, más que una realidad definitiva. Es fundamental saber diferenciar lo que nos hace “libres” de aquello que nos esclaviza. Para ello se ha de ejercitar el autodominio, la racionalidad y la responsabilidad, buscando el bien y la felicidad común, además de la igualdad de trato para todos, con independencia de las preferencias, costumbres, y conductas, siempre y cuando, claro está, no se vulneren leyes, ni se perjudique la libertad de los demás.

Ser libre, no es solo tener derecho a decidir, obrar, elegir o no hacerlo. Muy a menudo reivindicamos nuestra libertad, pero no aceptamos ser responsables de nuestros actos y sus consecuencias pues tenemos una percepción egoísta de este concepto, y solemos querer creer que la libertad es particular, de cada uno, y por ello podemos usarla como nos venga en gana, pues de no ser así, no sería libertad.

Si aplicamos a éste concepto su verdadero significado y alcance, hemos de tener claro que ello exige asumir la responsabilidad. Por eso, no todos la quieren, muchos ni tan siquiera quieren saber para qué sirve, pues dicen vivir más “tranquilos y felices”, teniendo una vida programada, en la que son otros los que ejercen la responsabilidad de obrar y decidir. Pero no es lo mismo sentirse feliz y libre, que serlo realmente. Eludir no nos libera de todo aquello que se produzca frito de nuestra dejación de la responsabilidad, ya sean las consecuencias; beneficiosas o perjudiciales para nosotros o para los que nos rodean.

Con todo lo expresado, únicamente puedo extraer que: responsabilidad, libertad y felicidad, son conceptos que inexorablemente marchan juntos. Difícilmente podremos encontrar una persona, la cual, consideremos responsable y “libre”, y que sea infeliz. Por tanto, personalmente pienso que:

“Se ha de querer ser feliz, haciendo responsablemente. Para tener y hacer, lo que se quiere, con responsable libertad, logrando así, la felicidad”.

Cuestión igualmente difícil, esto de la felicidad, ¿qué es? ¿cómo se logra? Bueno, esto… es otra reflexión que está por llegar.

M.A.I.S.


A IMAGEN Y SEMEJANZA ¿DE QUIÉN? por TIBU

bladerunner14523

A finales de los 70, Riddley Scott, dirigió Blade Runner, película que transcurre en un futuro no demasiado lejano y que recrea una particular visión de cómo podrá ser la Humanidad. El hombre, en una incesante búsqueda de ser, a imagen y semejanza de Dios, logra crear humanoides que en el film reciben el nombre de replicantes, facturados como si de seres humanos se tratasen, con el fin de sustituir a las personas en sus tareas. Hay androides cuya función es la guerra, otros van destinados al trabajo, al sexo, al show, etc.

La película dibuja un ambiente entre sórdido y futurista en un hipotético Los Ángeles, que se debate entre ambientes de polución, con calles humeantes, publicidad por doquier, una rara mezcla étnica dominante, y los edificios que se resisten a caer, pugnando por mantenerse erguidos entre la humedad, la dejadez y la decadencia más absoluta.

Para que este ejército de “semihumanos” no se les escape de las manos, se crea un grupo de policías especiales, los blade runners, especializados en la localización y desactivación de aquellos replicantes que, por diferentes motivos, se hayan hecho díscolos y puedan significar un peligro o un estorbo en la decadente y futurista sociedad.

La multinacional que diseña, crea y comercializa los modernos sirvientes se llama “Tyrell Corporation”. De sus entrañas salen por millares los nuevos seres que, a imagen y semejanza de su nuevo Dios, el Hombre, poblarán la Tierra y los nuevos mundos interestelares que la Humanidad ha ido conquistando. La sede de esta multinacional en el largometraje está representada por una pirámide futurista, y en la planta más alta se ubica el despacho de su presidente, quien como si de Dios se hablase, todo lo ve y marca los designios de los androides y vela por el cumplimiento de los fines para los que se les ha creado, que no son otros que servir al hombre.

Un grupo de esos “replicantes” tienen un defecto de fabricación; justo ese grupo son de una serie llamada Nexus, creada con funciones bélicas y para operaciones especiales. Esa “pequeña tara” les hace salirse del patrón para que fueron creados, que por supuesto incluye la obediencia ciega a su creador, y se dan cuenta de que tienen fecha de caducidad (al igual que los hombres) desde el día de su creación. Ellos, los rebeldes Nexus, quieren ser humanos, de hecho en su apariencia lo son, pero para poder serlo al completo, necesitan tener recuerdos, necesitan un pasado. Para ello, buscan y coleccionan fotos familiares de cualquier persona, y ellos mismos se autoengañan y se ven de niños formando parte de una familia imaginaria (en su primera comunión, en el día de su graduación, etc.). Pero con todo y con eso no están conformes y realmente lo que pretenden es tener una conversación con su Creador, el presidente de Tyrel Corporation, para preguntarle el por qué de su existencia, el por qué de su fin, quieren despejar las dudas que les surgen acerca de su propio “ser”.

No quiero desvelar el final para aquellos que no hayan visto la película, considerada como “de culto” por los cinéfilos, solamente añadiré que Nexus 6, el jefe de los rebeldes, consigue acceder a su creador, y ante la carencia de respuestas a sus preguntas, le mata. A su manera, mata a Dios.

El film tiene dos versiones, una más comercial, que es la más conocida y la que gustó a la productora, y otra, que es la visión personal del director, a mi gusto mucho mejor. La música, inmejorable, corrió a cargo de Vangelis, es una auténtica obra maestra. También hay dos versiones, una por película. Ambas son magistrales.

El genial director ahonda con su trabajo en aquello que el ser humano, desde que tiene uso de razón y hasta nuestros días, ha intentado conocer: nuestro origen, y el propio sentido de nuestra existencia. Al fin y al cabo, a quien no le gustaría tener delante a su creador, ¿quién no quisiera hacerle alguna pregunta?.

Toda pregunta es un buscar. Todo buscar tiene su dirección previa que le viene de lo buscado. Las preguntas de los humanoides buscan en la mismas dirección que los humanos.

Con frecuencia oímos a los maestros de todos los credos lamentarse de la dificultad de mantener en el espíritu de los creyentes una concepción viva de la verdad que nominalmente reconocen. Todos los idiomas y todas las literaturas recogen escritos que versan sobre su propia verosimilitud acerca de la creación y su procedencia divina.

Dostoievsky escribe: “si Dios no existiera, todo estaría permitido”. En efecto, todo está permitido si es que Dios no existe y en consecuencia, el hombre está abandonado, porque no encuentra ni dentro, ni fuera de sí una posibilidad de aferrarse. Dicho de otro modo, no hay determinismo, el hombre es libre. Entonces si, por otra parte, Dios no existe, no encontramos frente a nosotros valores y órdenes que legitimen nuestra conducta. Según los existencialistas, el hombre está condenado a ser libre. Condenando, porque no se ha creado a sí mismo, y, sin embargo, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace. Piensan pues, que el hombre sin ningún apoyo ni socorro, está destinado a cada instante a inventar al hombre. Entonces, el hombre intenta replegarse sobre sí mismo y encontrar en sí mismo el fundamento del juicio, es decir, el discernimiento de lo verdadero y lo falso. Pero no es culpa suya si incluso ahí no encuentra nada. Nada, sino finitud y mortalidad. A partir de ahí, de la ausencia de respuestas, surge el proceso de la separación del concepto religioso de la conciencia.

Para los seres humanos, “condenados a ser libres por el hecho de nacer”, al igual que para los replicantes, no existen respuestas, solo direcciones mudas y sordas hacia donde hacerlas.

Y la vida, la de cada uno, se parece a una nubecilla sombría que el viento empuja a su antojo.

Shopenhauer define así la vida: “la vida se asemeja a un pago hecho en monedas, que hay que contar pieza a pieza, y del cual es forzoso dar recibo; las monedas son nuestros días y el recibo, la muerte. El tiempo es quien, al final, publica la sentencia de la naturaleza contra todos los seres, deshuyéndolos”.

Tibu  


LA PELÍCULA DE NUESTRAS VIDAS por J.L.G.S.R

peliculas-buenas-que-no-te-gusta-y-peliculas-malas-que-te-gustan-original

Aunque “Sólo se vive una vez”, es fácil que pensemos que tenemos “siete vidas”, y cuando nos queremos dar cuenta de que es una “mentira arriesgada” pensar que somos “inmortales”, tenemos “la muerte en los talones”. Soy consciente de que no todos tenemos “una mente maravillosa”, incluso algunos necesitan de “inteligencia artificial”, para asumir que llegará “el fin de los días”.

“Algunos hombres buenos” piensan que los “encarcelados” no son precisamente “santos inocentes”, tampoco todos van a ser “asesinos natos”, “ladrones de guante blanco”, “la mula Francis, o “los piratas del Caribe”, si es cierto que se encuentran “en tierra hostil”, inmersos en “la fortaleza” y carentes de “libertad”.

Pero todos coinciden en querer “una vida mejor” que dure algo más que “seis días y siete noches” en la que “no haya paz para los malditos”, sin embargo sí la habrá para los que creen que aunque no exista un “mundo perfecto”, si podrán recuperar “lo que el viento se llevó” durante nuestros “años bárbaros”.

Nunca debemos pensar que no tenemos “nada que perder” pero sí en lo mucho que dejaríamos de ganar, porque el “viaje a ninguna parte” que produce “el pico” o la raya, nos llevaría a “buscar el arca perdida” o “las minas del rey Salomón” o nos llevaría a “la isla del tesoro” en la “búsqueda” inútil del “paraíso perdido” que jamás existió.

Acabemos con los “phatasmas” y volcamos al mundo real que nunca debimos abandonar.

The End

J.L.G.S.R.


SI UNA IDEA NO PARECE ABSURDA DE ENTRADA TIENE POCAS ESPERANZAS (EINSTEIN) por TIBU

Flash-Gordon-Comic-Strip

¿Será algún día posible atravesar las paredes? ¿construir naves espaciales que puedan viajar a una velocidad superior a la de la luz? ¿leer la mente de otras personas? ¿hacerse invisible? ¿mover objetos con el poder de nuestra mente? ¿tele transportarnos de manera instantánea por el espacio exterior?

De niño me encantaba leer comics de Flash Gordon. Me quedaba alucinado mirando las aventuras de Flash, el Doctor Zarkov y Dale Arden, con su impresionante despliegue de tecnología del futuro: naves a reacción, escudos de invisibilidad, pistolas de rayos y ciudades en el cielo. Pero yo no era el único; muchos científicos consumados empezaron a interesarse por la ciencia gracias a la ciencia-ficción. Como resultado de las lecturas de Julio Verne, Edwin Hubble, el gran astrónomo, abandonó una prometedora carrera de abogado y se convirtió en el mayor astrónomo del siglo XX. El famoso científico y escritor Carl Sagam, reconoció haber alimentado su imaginación con las novelas de Jhon Carter de Marte, escritas por Rice Borroughs.

Cuando fui creciendo, empecé a darme cuenta de que tenía dos opciones: una, ser el héroe y quedarme con la chica. La otra, ser el científico y hacer que realmente funcionasen las cosas. Sin el Doctor Zarkov, no había naves espaciales, ni viajes a Mongo, nii se salvaba la Tierra. Héroes aparte, sin ciencia no hay ciencia-ficción.

Llegue a comprender que estas historias eran sencillamente imposibles en los términos de la ciencia, simples vuelos de la imaginación. En la vida real, me decían, no tenía que abandonar lo imposible y abrazar lo práctico.

Mi propia curiosidad y mi profesión, la música, me han enseñado que imposible suele ser un término relativo. Recuerdo a mi profesora de geografía en la escuela, dirigiéndose a un mapamundi mientras señalaba las costas de Sudamérica y África. ¿No era una extraña coincidencia, decía, que las dos costas encajaran tan bien?. Algunos científicos, decía, conjeturaban que en otro tiempo fueron parte de un mismo continente, pero eso era imposible, concluía la maestra.

Hoy sabemos, por la tectónica de plazas, que los continentes se mueven, y también que es muy posible que un meteorito gigante acabara con los dinosaurios y la vida en la Tierra. Todos los curiosos hemos visto una y otra vez como lo aparentemente imposible se convierte en un hecho científico establecido. Entonces, ¿no cabe pensar que un día podremos ser capaces de tele transportarnos de un lugar a otro, o construir una nave espacial que nos lleve a estrellas a años luz de distancia?.

Por decirlo de otra manera, si encontrásemos una civilización un millón de años más avanzada que la nuestra, ¿nos parecería magia su tecnología cotidiana?. En resumen, lo que es “imposible” hoy, ¿seguirá siéndolo dentro de unos siglos o de millones de años?.

Pensemos solo en los avances tecnológicos que hace ciento cincuenta años fueron considerados “imposibles” por los científicos de la época y que hoy forman parte de nuestra vida cotidiana. Julio Verne escribió en 1863 la novela “París en el Siglo XX”, la cual quedó relegada y arrinconada durante un siglo, hasta que, accidentalmente, fue descubierta por un bisnieto y publicada por primera vez en 1994. En ella, Verne predecía como sería París en 1960. Su novela estaba llena de tecnología, que incluía faxes, una red mundial de comunicaciones, rascacielos de vidrio, automóviles impulsados por gas, trenes elevados de alta velocidad, lo que claramente se consideraba imposible en el siglo XIX.

Hasta hace no mucho, los agujeros negros se consideraban “ciencia-ficción”. El propio Einstein escribió un artículo que “demostraba” que nunca podrían formarse agujeros negros. Peor hoy día, el telescopio Hubble y el telescopio Chandra de rayos X han revelado la existencia de miles de agujeros negros en el espacio.

La química del siglo XIX se basaba en la inmutabilidad esencial de los elementos, como el plomo. Pero con los colisionadores de átomos actuales, podemos, en teoría, convertir el plomo en oro. Pensemos en lo que hubieran parecido los fantásticos televisores, ordenadores e Internet de hoy a principios del siglo XX.

Y para terminar, y a título de curiosidad, os dejos unas cuantas frases de hombres célebres:

“La radio no tiene futuro. Las máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles. Los rayos X resultarán ser un fraude”. Lord Kelvin, Físico.

“La bomba atómica nunca funcionará, hablo como experto en explosivos”. Almirante William Leahy

“Solo quienes intentan lo absurdo consiguen lo imposible” M.C. Escher

“O estamos solos en el Universo o no lo estamos. Las dos perspectivas son aterradoras”. Arthur C. Clarke.

“Es prerrogativa de un loco decir verdades que nadie más dirá” Shakespeare.

Por Tibu


SUEÑO O REALIDAD por G.O.V.

untitled

Me he decidido al fin, después de muchos años acariciando la idea, cuidándola como algo precioso, único, tesoro indiscutible de mi alma.

Nadie puede imaginar que el deseo, por ser inmenso, me atormenta tan irrefrenablemente que ahora con el bolígrafo en la mano y el papel acabado de estrenar sobre la pesa, soy capaz de ori mi propio corazón y tiempo como la “primera vez”.

Poder expresar con palabras el sentimiento indiscutible de vivir, reconocer el trabajo de creación, la atracción por la lluvia y el olor de la tierra mojada, la necesidad de amar y ser amado.

Por dónde empezar… quise refiriéndome a la soledad, mi hermana, amiga, compañera de las noches sin sueño, confidente de las angustias por no ser entendido, asumir la responsabilidad. La voz de mis padres permanece en mí. Tú eres lo único que verdaderamente cuenta.

El aislamiento, sabe de mi miedo a enfrentarme con lo desconocido, y el permanente nerviosismo imprime mi timidez. Sigo aquí y conforme las cuartillas s llenan algo indescifrable fluye de mi y me alivia aumentando mi esperanza.  Toda la vida he estado sin saberlo, a la espera de este momento y presiento que mi existencia está a punto de iniciar su justificación.

Querida hoja de papel, quiero que sepas que una tarde que debería ser como siempre, tediosa hasta la saciedad, ha pasado sin sentir… voy a aguardarte hasta mañana con la certeza de que nunca más estaré solo.

Empiezo a ser un hombre nuevo de posibilidades infinitas.

Por G.O.V.