Archivo de la etiqueta: Soledad

NO HAY SOLEDAD por M.R.D.C.

M.R.D.C.

Anuncios

QUIÉN por P.B.

maxresdefault

Quién estará pensando en mí

quién ocupará mi cama

quién sentirá mis olores y regará mis plantas.

Será que se detuvo el tiempo

que no siento cantar los grillos

no puedo ver las estrellas

cuántas cosas perdidas

horas de silencio y soledad.

Cómo poder volver el tiempo atrás

y tenerte en las noches

llenarte de mis abrazos

entregarte mis besos.

P.B.


A MI AMIGO JUAN por E.F.B.

071

Soy un hombre acorralado

en campo que me es contrario

y sirve el corral carcelario

para que se turbe mi razón.

Sociedad, yo nací en tu seno

¿acaso brota de mi corazón

veneno, para ser catalogado

entre los tuyos el peor?

Eres grande y a la vez perversa

haces de almas limpias fácil presa

concilio de sabios

que no enseñan educación.

Nunca fue mi intención juzgarte,

más por ignorancia de cómo tratarte.

Y tú, como yo, imperfecta,

me encierras a traición.

Ahora mi corazón inquieto,

a quien nadie y nunca puso veto,

llora angustiado sus penas

a deshoras con dolor.

Se van gastando mis años,

por vivencias, desengaños.

Y aún pretendes tú con esto

que las llamas de un infierno

sean mi fuente de calor.

Sola y en camino errante

presumes de un buen talante.

Mientras muchos por tu juicio

son ahora desperdicio

que se pudren en prisión.

De ti no obtengo consuelo,

entré niño y soy abuelo…

¿cómo quieres que te quiera

si a los males de tu gente

no le pones solución?.

Es mi canto lastimero

de semillas del silencio.

Mientras, tú te embarcas en quimeras

Y en historias bananeras

que disimulan tu error.

¡Anda!, soberana irreverente,

borracha de filosofía hiriente.

Coge al toro por los cuernos

y muestra al mundo tu valor.

¡Ay mi sociedad!, la de mis amigos,

también la de mis hijos y mi amor.

Cuando rompa las cadenas

volveré a vivir contigo.

No me esperes en el balcón.

E.F.B.


MEJOR SIN TI por J.E.P.

caminando-a-las-orillas-de-la-playa-con-mi-soledad

Mejor sin ti

Sin los cafés para el frío,

Sin los zumos para el excesivo calor

Sin esa suave canción escuchada mil veces,

Con ojos cerrados y abierto el corazón.

Mejor sin ti,

Sin las tardes robadas hablar de los dos

Sin esas noches de tanta pasión

Mejor sin tu amor.

Mejor sin ti,

Sin los paseos por la playa en verano

Sin el calor de tu cuerpo en crudo invierno

Sí, mejor…

Mejor sin ti y sin la esperanza de tu amor.

Por J.E.P.


POR AMOR por F.I. (colaboración desde el CP Villanubla)

por-amor-a-ti

Has entregado tu cuerpo,

Empujando por el hambre,

A los deseos impúdicos

De los sueños de la carne.

Cubriste tu soledad

Con las sombras de la tarde

Y sentiste que el amor

Se diluía en el aire.

Has transgredido la noche,

Mientras dormían los valles,

Y sembrabas de placer

Las esquinas de la calle.

Pero tus sueños de viento

Bebían en el estanque

Amores blancos de luna

Que no conocía nadie.

Y cuando vi sobre el agua,

Reflejado tu semblante,

Se lanzó mi corazón

Al encuentro de tu carne.

La aurora llamó a arrebato,

Despertando a los pardales,

Que dormían la resaca

De los delirios carnales.

Y rezaron por los dos

De rodillas los trigales,

Mientras las rubias espigas

Danzaban su último baile.

Por F.I.


LUNA DE MI SOLEDAD por F.I. (colaboración desde C.P. Villanubla)

moon-wolf

Te has asomado a la celda,

curiosa, con miedo y cauta,

temiendo que te encadenen

y te chapen, castigada.

Tú penetras en la alcoba

Con tu mirada de mar,

Pero lejos de los sueños,

Luna de mi soledad.

Y como un testigo mudo,

Con agrio presentimiento,

Acudes a visitarme

Con palabras de silencio.

Me tras saludos del viento,

Abrazos del manantial,

Recuerdos de viejos tiempos,

Luna de mi soledad.

Me acompañas esta noche,

Suavizando mi dolor,

Con sabor a lejanía

Atenúas mi temor.

Tú comprendes estas lágrimas

Que riegan mi triste erial,

Tú me cubres con tu manto,

Luna de mi soledad.

Te has acercado a mi sueño

Para velar mi tristeza,

Te has acostado en la cama,

Derramando tu belleza.

Tú has evitado la helada,

Al romper la oscuridad,

Y has calentado las sombras

Luna de mi soledad.

Me ha parecido que tú

Eras la luna en el mar,

Que acompañaba en silencio

Mi cansada soledad.

Reías en la distancia,

Comprensiva con mi mal,

Y te abracé con mis besos,

Luna de mi soledad.

Por F.I.

 


LA SEPARACIÓN Y LA LIBERTAD por J.M.M.J.

sillas

Esta reflexión me sea permitida decirlo, en un momento d extrema importancia, pero no me atrevo a decir imposibilidad, lo cual no me parece tan excepcional, ya que no pasa de lo posible, a lo real, sino de lo posible a lo verdadero.

Tengo la legítima decisión de manifestar que un centro penitenciario, es la separación y la soledad, según mi evaluación personal, debido a las continuas deprivaciones que tenemos ante sí. Creo que es un gran error no pensar que las apariencias, que sujetan en centro, contienen sombras para que no se pueda mirar hacia el lugar de donde llega la luz.

Hay algo en el alma que no sintoniza con este medio, que les extraña, pues la naturaleza del hombre es la razón y la humanidad

Compañeras, compañeros, la angustia es el vértigo de la libertad, pues la felicidad que no puede comunicarse con total libertad, no es una felicidad, sino una privación de nuestra libertad.

Tanto es así, que por los reversos de la fortuna, por la pobreza, por los dolores, por los dolores de una enfermedad incurable, por la drogadicción, por la imposibilidad de vivir honestamente, el castigo, la venganza, la pena, la morbosidad y el poder, protagonizan el acto que de facto domestica la privación de la libertad.

No tengo dudas, no vivo en la calle de la libertad, vivo en la calle de la misericordia nº 10, donde la vida es, por lo pronto, humildad, pero no me aterra encontrármela cara a cara, esa es la terrible realidad.

Creo que somos aquello que nuestro mundo nos invita a ser, por tanto, no creo en la determinación de la historia, pero sí creo que se compone de puros instantes y, cada uno de ellos, está relativamente indeterminado respecto al anterior. No es una casualidad que la imaginación sea el poder liberador que las mujeres y los hombres tienen, para afrontar estos retos. Quiero pagar, asegurarme de la decencia de la sociedad y la moral personal.

No es mi intención referirme al pasado, pero la fe lleva a creer, benditas no son las buenas intenciones, pero prefiero los buenos métodos.

Nos hacen falta, permanentemente, grandes pensamientos y sentidos para que el velo gris de la vida cotidiana no se cierre sobre nosotros contagiándonos con su dolor.

Por J.M.M.J.