Archivo de la etiqueta: solidaridad

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LA CUESTIONABLE CREDIBILIDAD DE SU INFORMACIÓN por M.A.I.S.

o-caso-nadia-teles-facebook

Aunque parece existir gran diversidad de cadenas televisivas, radiofónicas y de prensa escrita, en realidad la mayoría de ellas forman parte de tres grandes grupos: uno de ellos, público, y los otros dos, privados. Mención aparte merecen las cadenas autonómicas que financiándose con dinero público, no son más que meros gabinetes de prensa del gobierno de turno, siendo un pozo sin donde en pérdidas económicas que carece de la más mínima calidad programática, además de ser un auténtico pesebre de empleo para afiliados y simpatizantes del grupo político que las gobierna. Peo todas tienen una cosa en común, gracias a ellas, los ciudadanos estamos abocados a contrastar una y otra vez mucha de la información que nos suministran para poder tener, en el mejor de los casos, una mediana idea de lo que sucede en nuestro entorno nacional y en el resto del mundo.

Me surge, entonces, la  primera pregunta ¿cómo es posible que suceda esto?. A mi modesto y lego modo de ver, solo podría explicarse si tenemos en cuenta que los medios de comunicación españoles, están conformados por una amalgama de ingredientes entre los que se encuentran: la insuficiente verificación de los datos, prevaleciendo la rapidez para ser los primeros en difundir la noticia, para así captar lo más pronto posible la codiciada audiencia. Por otro lado, está la “mercenaria” línea ideológica, del medio de comunicación, que en directa consonancia con sus intereses: selecciona, manipula, sobre acentúa o minimiza la importancia de la información, además de elegir la franja horaria en la que se difunde, con el objetivo de perjudicar o beneficiar a tal o cual grupo político. Por último, nos topamos con una cada vez más normalizada falta de profesionalidad y exceso ideológico de muchos periodistas, que suelen darnos su subjetiva opinión a la misma vez que nos facilitan la noticia, restando con ello, el objetivo contexto y contenido de la información. A todo esto, hay que añadir el emergente número de personajes afines a este o aquel partido político, que ejercen su “mercenario” pseudo periodismo en función de los beneficios que puedan obtener.

Gracias a estas aptitudes, se produce ese fenómeno por el cual es posible escuchar una noticia en un medio de comunicación a las 6 de la mañana, que a las 6:15 ya tiene notorias diferencias en otra, de diferente línea ideológico-política, y lo peor, es que con el transcurrir de las horas o los días y dependiendo del grupo informativo, las diferencias pueden llegar a ser contradictorias con lo dicho anteriormente en el mismo medio, incluso puede suceder que si la información es contraria a los intereses del grupo mediático, ésta, desaparece por arte de magia de su parrilla informativa. Por supuesto, la mediocridad existente en el sector se hace extensible a todos los aspectos y actividades sociales, deportivas y económicas, gracias a que en nuestro país y en absoluto régimen de monopolio disponemos de los programas de adoctrinamiento políticos y en todos esos que son denominados: deportivos, gastronómicos, sociales y musicales.

Hoy día en España, no existe cadena que se precie, la cual no disponga de uno de esos “programas sociales”: mañaneros, de media tarde o semi nocturnos, en los que trabajan o colaboran los más insignes y defenestrados periodistas que, conducidas por alguna de esas mediáticas estrellas, femeninas o masculinas, se dedican a difundir una información previamente seleccionada, triturada, asimilada, digerida y carente de cualquier nutriente cerebral, la cual es inoculada a una adormecida audiencia que fervorosa y compulsivamente aclama a su referente social y mediática figura. Ejemplo de ello, podría mencionarse el reciente caso que les ha estallado en las narices y en su dura cara:

Naturalmente me refiero al de una niña que supuestamente sufre una de esas raras enfermedades y cuyos padres – por lo visto – han utilizado para realizar una presunta estafa económica, la cual y siempre según los bien informados periodistas: el pasado día 7 de diciembre ascendía a 150.000 euros, el día 8 a 300.000 y el día 9 del mismo mes, la cuantía de esta especie de tómbola pecuniaria se fijaba en un millón de euros. Por cierto, todo ello ha sido posible gracias a la inestimable y negligente colaboración de la práctica totalidad de los medios de comunicación quienes les brindaron a estos presuntos estafadores: su apoyo, su cobertura y la necesaria publicidad mediática, sin la cual estas personas no habrían podido llevar a cabo el presunto delito que se investiga en la actualidad. Los medios informativos, sus responsables – irresponsables – y los divulgadores de medio pelo, n tan siquiera se molestaron en documentarse e informarse sobre este personaje, el cual ya fue condenado a cuatro años de prisión por un delito de estafa en el año 2000, tampoco se dignaron a contrastar y verificar la información que con tanta pasión difundían.

En este punto me surge la segunda pregunta, dirigida a las agencias que tan pomposamente presumen de informar y defender al espectador y a los consumidores. ¿Podría responsabilizarse y emprender acciones judiciales contra los grupos de comunicación y sus profesionales periodistas y colaboradores, en caso de que estos hubieran incurrido en una grave negligencia, en la que no se verificasen ni los datos, ni las informaciones previas y la cual ha causado un perjuicio económico a un gran número de personas que, confiando en lo dicho por esos “profesionales de la prensa” han donado bienintencionada y solidariamente su dinero, el cual han perdido, mientras las cadenas informativas, sus mediáticas estrellas y los defenestrados colaboradores han obtenido beneficios, gracias a la publicidad generada en los programas sin cuya aparente colaboración necesaria, estos presuntos delincuentes no habrían podido tener: voz, cobertura y publicidad para lograr tener un inicial éxito en su presunta estafa? ¿podría hacerse esto? A lo mejor me responden ja, ja, ja.

Ahora, todos estos grupos y sus figuras, referentes sociales, pretenden justificarse y formando una piña corporativa, invocan el bien social que pretendían llevar a cabo. Y aún en contra de lo dictaminado por el juez instructor del caso, quien ha ordenado que especialistas forenses certifiquen si la niña padece o no esa rara enfermedad, en muchos de estos medios a día de hoy, continúan dale que te pego con la indecente y desvergonzada pretensión de minimizar su aparente y repugnante negligencia y su patente falta de profesionalidad, y mantienen la siguiente manipulación informativa: “Detenidos los padres de ¿, por aprovecharse de la enfermedad de su hija para recaudar ¿? De euros, que según el juez instructor no han destinado a la cura de su hija”. Pero seamos serios hombre, el juez no sabe con certeza si la niña padece esta enfermedad y ustedes erre que erre, dando por cierta la existencia de la misma.

Admítanlo ustedes, se la han colado pero a base de bien, evidenciando su ansia de protagonismo, su incapacidad, su falta de profesionalidad, de ética y rigor informativo, todo lo cual les condujo a esta negligencia. ¿Pero dónde se han dejado ustedes la investigación, la veracidad y credibilidad en la información de la que tiene que hacer bandera un verdadero profesional del periodismo? ¿dónde?.

Déjense de distorsionar la verdad, casi mejor, hagan eso que se les da tan bien, “dejar pasar la tormenta, aprovechando las navidades y que esa metedura de pata se difumine con otra que seguro no tardaremos en ver”. Pero por favor, la próxima vez, explíquense mejor. Pues de continuar así, los ciudadanos vamos a tener que realizar un curso acelerado de hermenéutica periodística para poder interpretar sus sagradas informaciones, el cual, tal vez, nos permita comprender el contexto de sus nefastas negligencias y manipuladoras “artes” en divulgar la información, pudiendo así, encontrar sentido a su falta de profesionalidad.

Un cordial saludo a todos los amigos de Nómadas y Feliz Navidad.

M.A.I.S.


¿RACISMO? ¿EN 2016? por E.F.B.

image_content_5685089_20161117033233

Como si el color de su piel o la gracia de su estilo fuesen argumento de justicia para rechazarlos. Como si el disfrute de su costumbre o el orgullo de su origen fuesen algo que recriminar.

Como si el peso de una historia mal contada fuese la razón de una cruel condena.

Como si el derecho a la vida precisara de la concesión de los demás.

¿Qué puede llevar a una chica joven a tatuar en su piel: “Soy gitana y no soy de fiar”?.

Solo el aspa crucificado sobre la palabra indica que es la marca de un estigma “Soy gitana y no soy de fiar”.

Como si el simple hecho de haber nacido fuese causa de maldición.

El odio y el desprecio al diferente, no el ser gitano o vietnamita, sí merece reproche por ser una auténtica lacra social.

E.F.B.

http://www.eltatuajequemasduele.org/


MARILLAC por A.Z.E.

Logo Asociación Marillac

Marillac, Marillac

Tu mirada son los ojos

De la humanidad

Junto a ti, los necesitados

Se siente feliz.

Bien sabe dios

Que a los más desvalidos llenas de emoción

Mas tu gratitud

A las habilidades de las personas

Las han convertido hoy por hoy

En hechos y obras.

Gestos de humildad que a la ventana se asoman

Y en sus corazones sentimientos afloran

Con virtudes se familiarizan como así la claridad del cielo

A hombres y mujeres ilumina.

Por esos detalles sociales, respeto y constancia

Y a los que te piden ayuda cubrieras de alabanzas.

Ese espíritu, taller, actividad con esa palabra caridad

Sean siempre en conjunto los instrumentos que a la oración han de abrazar.

A.Z.E.


ACOGIMIENTO A TRAVÉS DEL BIEN Y LA FELICIDAD por M.A.I.S.

diainternacional-de-la-solidaridad1

La Navidad despierta en nosotros sentimientos que parecen estar aletargados el resto del año. Pero en esta época cual temprana primavera parece brotar en nosotros una “espontanea” ola de: bondad, empatía y solidaridad, incluso recordamos más acentuadamente a aquellos que ya no están, y fugazmente pensamos en aquellos que sufren “soledad” y la falta de “acogimiento”.

Sócrates y su discípulo Platón pensaban que el Ser Humano es bueno por naturaleza y de ahí su inclinación a procurar el Bien a sus semejantes. Hoy día identificamos como dos de las principales metas a lograr: la Libertad y la Felicidad, no dejando de lado la ansiada idea o sensación de “sentirnos acogidos” por los demás.

Los psicólogos y sociólogos argumentan que, las personas que suelen ser más felices son aquellas que han encontrado el verdadero sentido y contenido a la vida. Estas personas desean el Bien a sus semejantes, al igual que les desean el ser capaces de reconocer y desechar las acciones equivocadas, los engaños y las efímeras modas y deseos propios de las actuales sociedades de consumo, pensando que una vez eliminados estos hábitos podrán encontrar la verdadera razón de vivir, esa razón que lleva aparejada; la Seguridad, Felicidad, Serenidad, “Independencia”, resolución y “acogimiento”

Hemos de tener claro que la seguridad y la felicidad que se fundamentan en persona so cosas externas no suelen perdurar en el tiempo, pues la mayoría de las veces carecen de consistencia. Muchas veces se apodera de nosotros el miedo al “fracaso”, el cual incide en nuestro estado de ánimo y entonces buscamos a personas en las que proyectamos nuestros deseos, ya que pensamos que ellas tienen aquello que nosotros pensamos o creemos no poseer. Puede que así podamos sentir un “alivio” al aproximarnos a estar personas clasificadas por nosotros como “ideales” y en algunas ocasiones nos sentiremos “acogidos”. Pero la realidad es otra, lo que sucede es que la vida marca que; el hombre solo atrae lo que él mismo es, y no lo que quiere atraer o lograr, ya que, igual atrae a igual. Es así que pasado un tiempo el Ser Humano tiene que admitir que sus deseos e ilusiones no le hacen sentirse “acogido” por esa o esas personas y entonces se cansa de ellas.

Realmente lo que ha sucedido es que es ella la que se ha hartado de sí misma, porque no ha logrado de los otros, lo que equivocadamente habrá proyectado en ellos.

En el transcurrir de la vida pasaremos por etapas de mayor o menos duración en las que nos sentimos o estamos solos. Nos asaltarán; la incertidumbre y el miedo al desconocer cómo será nuestra vida en lo sucesivo. De vez en cuando, pensaremos en el pasado, y esos recuerdos nos traerán – en ocasiones- amargura, pues nos habíamos imaginado esta vida como algo totalmente diferente. Las expectativas no se han cumplido, y en lugar de sentirnos plenos nos embarga el vacío y nos sentimos “presos” de esta infeliz sensación al pensar que hemos “fracasado”.

Pocas personas pueden decir; “yo he logrado sentirme siempre acogido”, pues mayoritariamente en este mundo nunca llegaremos a sentirnos acogidos por siempre. ¿pero por qué sucede esto? ¡Porque somos de este mundo!. El estar solo es uno de los indicadores de que en la Tierra solo estamos como huéspedes y de que en nuestra existencia y en la de aquellos que nos rodean todo es finito.

Tal y como Platón define en su símil del “Carro tirado por dos caballos”, solo el alma es inmortal, pues es ella identificada como la Razón, la encargada de gobernar el carro; el armazón, lo material, es el cuerpo humano, y los dos caballos; en uno su función es la temperamental y la función del otro es la instintiva. Tanto las funciones de los caballos – personalidad humana – así como el armazón del carro, son mortales y únicamente la Razón (el Alma) es inmortal. Pues ésta siempre forma parte del mundo de los humanos, aunque unos la utilicen en mayor o menor medida que otros.

Por ello, mientras nuestra vida se desarrolla, la debemos considerar como una oportunidad para sintonizarnos a tiempo con la vida que nos ha tocado vivir. Tenemos que aprender y practicar el encontrarnos a nosotros mismos, sabiendo que no estamos solos. Somos muchos los que hemos de vivir en una misma época. Podemos ser felices y más libres si vivimos de manera que le vaya bien a todos, ya que una de las metas de nuestra vida podría resumirse en el siguiente razonamiento: “Yo soy feliz cuando aquellos que me rodean son felices”. Si logramos vivir estando convencidos de que podemos lograr hacer el Bien a cuantos nos sea posible, podremos ser más libres y felices.

¿Acaso no es cierto que en Navidad mayoritariamente somos más felices, nos sentimos más empáticos y en la medida en que podemos tratamos que los demás también lo sean?. Si haciendo esto en Navidad somos más felices, ¿por qué no lo practicamos todo el año?.

Esto demuestra que Sócrates y Platón tenían razón cuando afirmaban que el hombre es bueno por naturaleza, y que haciendo el bien a sus semejantes se puede ser más libre y feliz. Por ello no reduzcamos nuestra felicidad a esos pequeños periodos navideños. Aun desde un punto de vista egoísta, si resulta que somos más libres y felices haciendo el Bien a los demás, pues seamos egoístas y tratemos de ser más felices a costa de hacer el Bien a los demás.

Por M.A.I.S.


AMOR A LA MUERTE por E.F.B.

Cfakepath8CHebdo3JPG_LPRIMA20150108_0128_23

“Amamos tanto a la muerte, como vosotros amáis a la vida”.

Ante proclama de estas características, que lleva implícita una clara amenaza de intencionalidad terrorista, solo nos queda decir que: ¡Allá vosotros con vuestros actos!.

Una vez más, bombas y balas han dejado sonar su grosera melodía por las calles de París. Con alevosía y nocturnidad se fueron dirigiendo a distintos lugares de celebración en pro de un objetivo claro, abusar de la ventaja que otorga la traición para imponer sus macabros criterios y disfrutar de una “fiesta-ritual” de muerte, sangre y dolor.

Los que somos acreedores de la advertencia yihadista (todos sin discriminación), seguiremos en clara desventaja a la hora de defendernos de futuras agresiones, en vista de que la estrategia que siguen para atacar es cobarde y convierte en superior al indeseado rival.

Quiero aprovechar estas líneas para destacar que ese miedo pretendido, a medida que se va causando el daño, va perdiendo intensidad.

La reivindicación del fanatismo religioso de convertir a la gente por la vía de la imposición, es tan antigua como equivocada. Dios no concede a ningún humano el derecho a disponer sobre la vida de los demás.

La manipulación de escrituras religiosas en las distintas confesiones, ha sido, es y parece que será una de las peores armas de destrucción masiva que solo causan maldad. Exactamente lo contrario de lo que es el espíritu de un libro que promulga paz y amor.

Por esto, no sería acertado confundir a ninguna comunidad religiosa de bien, con aquellos genocidas que utilizan la sabiduría y el buen consejo con canallas intenciones de tinte asesino-radical.

Tampoco deberían sufrir las consecuencias de estos actos, los que buscan refugio en Europa huyendo del horror de cualquier país. Ningún muerto ha de valer más que otro.

Desde la Revista Nómadas, este grupo de presos que sentimos amor y respeto por la vida, nos sumamos a las condolencias por las víctimas de la barbarie y la sinrazón. Confiamos también en que no paguen justos por pecadores y reclamamos cordura a nuestros gobernantes. Han de recordar que las consecuencias de determinadas políticas (sobre todo comerciales) suelen tener costes muy altos que siempre paga la población civil, en ocasiones con la propia vida.

Los europeos sabemos de guerras sabemos y por desgracia de terrorismo como nadie. Pero seguimos adelante como lo que somos. ¡Campeones en solidaridad!.

E.F.B.


VIENE GENTE por E.F.B.

europa-300000

El espectáculo de 2015 está protagonizado, sobre todo por sirios, que huyen de su país y de la bestia negra de una guerra, dirigida por desalmados genocidas que parecen ignorar lo que, en un conflicto bélico, significa la población civil. Lejos de respetarla y mantenerla al margen de la contienda que debería ser en exclusiva militar, el pueblo de Siria está siendo masacrado en el holocausto  más terrible del joven siglo XXI.

Al otro lado del escenario, los actores principales son poderosos gobernantes de la comunidad internacional, que ven como la vieja Europa (revestida de moderna) puede perder el control. Es como el juego tonto de la pelota que nadie quiere tener, con la particularidad de que se trata de personas desesperadas a las que, solo la muerte es capaz de frenar.

Sin embargo, aunque algo tarde, los cabecillas europeos han decidido realizar un reparto de refugiados por distintos países de la Unión. Pero es motivo de vergüenza, que dicha iniciativa, no tuviese un origen genuino en los despachos, y sí partiese de la calle en forma de grito popular. Una vez más para la historia, el pueblo alecciona a los que se supone instruidos para gobernar.

Este sería un momento propicio para que nuestros representantes institucionales demostrasen talla política, proporcional a la grave situación que supone este éxodo de los que legítimamente huyen del terror. Lo que pasa es que afloran torpes-insensibles (mala combinación), que, en lugar de empujar el carro del auxilio humanitario, se dedican a poner piedras en el camino de la libertad.

No es de recibo que se lance ningún tipo de alerta pública en el sentido de que entre las gentes que buscan refugio, pueda o no haber terroristas entrando en Europa con intenciones de matar. Porque no es momento de sembrar más inquietudes, sino de curar a los heridos, quitarles el hambre y allá donde estén a salvo, permitirles descansar. Las cuestiones de seguridad, ya se andarán.

¡A ver si empezamos a medir con una sola vara!, está visto que los grandes males que afectan a la tierra son el grupo de una doble moral contagiosa que antepone materiales a la razón, y poder a humanidad.

lainfo.es-40448-refugiados-sirios

Claro que se pueden colar yihadistas entre los que buscan auxilio, pero… ¡da lo mismo!, si en cualquier caso ya están entre nosotros. ¡O a caso no sabéis de nadie que desde los despachos europeos negocien con las mismas armas que luego nos habrán de matar?. ¡Basta ya de hipocresías!, basta ya de insultos y de engaños ilimitados que atentan contra la lógica y la razón, porque esa es otra forma de terror.

La Comunidad Internacional brilla por su ineptitud ante esta crisis, o lo que sería peor, es el cooperador necesario en este grave crimen contra la humanidad.

Para qué tantos convenios, leyes, reglamentos que por no ser aplicados no sirven para nada. Para qué anteriores guerras que deberían sentar el precedente de lo que no tiene que ser. Para qué tantas horas en despachos impecables con sueldos públicos, si luego tienen que ser el pueblo el que abra sus casas y tome la iniciativa de aliviar el dolor.

¿Hay algún culpable entre los poderosos?… ¡no claro!.

Sé que me voy un poco del hilo y en absoluto es comparable, pero me viene al recuerdo un crimen literario muy antiguo en el que la víctima no fue asesinada por nadie, fue un pueblo, ¡Fuenteovejuna mató al gobernador!

Por E.F.B.


LA CARITA DE AYLAN por EL LOBO TXAPELA

AylanKurdi1

El mar, las olas del mar, que tantas cosas bonitas evocan, esta vez traían un cuerpecito inerte. No una botella tapada con un corcho y con un esperanzador mensaje dentro, sino un niñito de tres años sin vida.

Hasta que esta horrible imagen no ha dado la vuelta al mundo, de televisión en televisión, no se han revuelto los sentimientos del primer mundo ni se han removido las conciencias de los cómodos.

Que paradojas tiene la vida, con su camisetita roja y un pantaloncillo azul, como la brillante selección española, sin embargo con el dinero que la selección española gasta en un día, Aylan hubiera costeado su educación primaria y quién sabe si alguna cosa más.

No pretendo con este artículo profundizar en política, ni ir de rojo profundo aprovechando la ocasión, pero sí me gustaría despertar el sentido común. En la tierra del pequeño protagonistas de esta historia hay una guerra, ni mejor ni peor que cualquier otra guerra, las guerras no son ni mejores ni peores, la guerra es el único juego en el que pierden todos, y aunque la humanidad lo sabe desde hace miles de años, sigue jugando, claro! Lo que sí es la guerra, es un gran negocio.

Dicen los medios de comunicación que el papá de Aylan ha recibido en tres días más ayudas y atenciones que en toda su vida, ahora ¿para qué? Si ya ha enterrado a sus hijos y a su esposa.

El mar se tragó primero, y vomitó después a un pequeñín de tres años que estaba contentísimo, porque se iba de viaje, seguro que en su envidiable imaginación, él pensaba que llegaría a un lugar lleno de juguetes, lleno de mayores que le querrían un montón, a un lugar lleno de posibilidades, un mundo con una textura suave y dulce, pero no, lo último que ha saboreado ha sido la textura áspera y salada de la arena de la playa.

Aún así y según las imágenes de los informativos, parece que a última hora la carita de Aylan nos estaba mirando a todos, parecía saltarse el pixelado de las nuevas tecnologías y nos miraba diciendo: “No, no estoy muerto, solo estoy en otro lugar, en un universo paralelo al que vamos los niños cuando nos vamos”.

“Y ahora ¿qué vais a hacer?, ¿vais a esperar a que mis amiguitos también den con su carita en tierra, o vais a entender que no vengo por capricho, sino que huyo de la guerra y necesito ayuda, necesitamos ayuda?

Yo entiendo a todo el mundo, hay una crisis grandísima, gran parte de los hogares europeos están “a la quinta pregunta”, vamos, que muchos dirán: “pero si no tengo ni para mí mismo”. De acuerdo, pero entendamos que este éxodo masivo que se está dando en el mundo, motivado por la guerra, por el hambre, por los abusos del poder y por tantos y tantos motivos, necesita una respuesta, en forma de conciencia y aportación colectiva o en forma de cada uno que haga lo que pueda, pero esto no puede seguir así.

La carita y el alma de este niño nos ha mirado a todos, nos ha recordado que antes que él han muerto muchos niños, que quizá no han salido en la tele, pero que han corrido su misma suerte. Que después de que aquel policía larguirucho retirara su cuerpo de la arena han seguido muriendo más niños, más mayores, más inocentes, en fin, que no quiero que esto parezca un sermón al uso, al fin y al cabo yo solo soy otro cómodo más que me paso la vida quejándome porque estoy preso y bla, bla, bla. El pequeño Aylan ya no se queja de nada.

Como sé que es musulmán, solo que meda decir que Alá El Grande, se apiade de su alma y juegue mucho con él en el Paraíso.

Por El Lobo Txapela