Archivo de la etiqueta: valores

“HACE POCO”, 200 AÑOS DEL NACIMIENTO DE “HENRY DAVID THOREAU” por E.F.H.

 

El pionero de la resistencia pacífica, su nombre de pila era David Henry, pero se lo cambió en otro acto de rebeldía. Lo encarcelaron por oponerse a la guerra con México y la esclavitud.

Fue el precursor del “Pacifismo”, la desobediencia civil, y el ecologismo. Inspiró a Gandhi, Luther King y una legión de admiradores, como el expresidente de EEUU, Bill Clinton.

Todos confesaban que, tras leer a Thoreau, quedaban fascinados por la idea de no cooperar con un sistema inmoral.

“Bajo un gobierno que encarcela injustamente, el lugar para el hombre justo es la cárcel”. Es lo que dijo tras ser apresado.

Cuando en carcelero cerró la puerta de su celda, sonrió tranquilo y exclamó: “no puedo menos que pensar en la estupidez de esta institución, que me trataba como si, simplemente fuese un montón de carne, sangre y huesos. Ni por un momento me sentí encerado”.

Estamos todavía o al menos hemos retrocedido, dentro de aquella estupidez, fanatismo y la perversión de mentes enfermas de hipocresía y vileza. Esos piadosos vecinos de entonces, de ahora y de siempre.

Cada vez más, estamos observando, que reina la mala voluntad, la injusticia y sobre todo, la falsedad.

Al menos, algunos pocos, mantienen serenos la cordura y la inteligencia, y otros, una gran mayoría, que proclaman su ignorancia, su mediocridad y en ocasiones su puerca vileza.

La legalidad se cumple poco y a veces solo tenemos la opción de tragar, pero no va a ser siempre.

Podemos estar seguros que aun siguen existiendo algunas “gentes nombres y valientes”, que siguen peleando por el sentido común. Llamando pusilánimes a los que lo son, y estúpidos a quienes creen que por meter la cabeza en un agujero no se les queda el culo al aire.

¡Qué pena de la atrofia del olfato moral, que está permitiendo que todo se considere legal!.  También Thoreau tuvo o fue contradictorio, defendiendo a John Brown.

E.F.H.

 

Anuncios

LIBERTAD INDIVIDUAL: CONDICIONADA-MENTE-DELIMITADA por M.A.I.S.

sentirsi-liberi-in-australia

Debemos tener claro qué implica y significa la “libertad”. A diferencia de los animales, que según algunos, únicamente obedecen a sus instintos, a los humanos, se nos presuponen las capacidades de; actuar, decidir, obrar, o no hacerlo. El Ser Humano, es una realidad individual y compleja, tanto física, como psicológica y suele necesitar de varios términos para definir un mismo concepto. Por ello, en esta reflexión intentaré vislumbrar si la que yo considero “libertad pura”, es una realidad existente, o si por el contrario, tan solo es un estado, al que el hombre, únicamente puede acariciar con la esperanza de aproximarse lo más posible, pero que difícilmente podrá lograr perfecta y totalmente.

Por libertad individual entendemos, el estado en que un Ser Humano no se halla sujeto a coacción por parte de otro u otros, que puede decidir, elegir, obrar o no hacerlo, pero todo ello sin ningún tipo de determinación. No debemos confundir la “libertad individual” con “libertades de.. o para…”, representadas también en los “derechos de… y para…”, igualmente de muy dudosa eficacia y cumplimiento, ejemplo: “los Derechos Humanos”. La libertad pura, es una, puede variar en grado, pero no en clase. De hecho, a mi modo de entender, la variabilidad en clase de algunas “libertades y derechos” mengua el grado de libertad individual, la cual exige que cada persona tenga varias opciones de elección sobre un mismo asunto, cuantas más tenga, tanto más libre será la sociedad en la que ésta vive. Por el contrario, si los poderes socio-económicos, políticos y comerciales, actúan delimitando las posibilidades de elección, esta sociedad será de muy bajo, por no decir nulo, nivel de libertad individual.

Al vivir en sociedad, adoptamos normas morales, costumbres sociales y culturales, además de asumir las existentes en las microsociedades en las que diariamente nos desenvolvemos; trabajo, amigos y familias. Aunque no somos conscientes de ello, en ocasiones, “decidimos”, “elegimos” y “actuamos” creyendo hacerlo libremente, pero en realidad esas elecciones, decisiones y actuaciones obedecen a la interacción entre individuos pertenecientes a una sociedades excesivamente intervenida por los poderes citados con anterioridad.

No ayuda mucho la variabilidad que sufren las supuestas libertades paralelas. En primer lugar las “libertades de expresión y de pensamiento” según las cuales el individuo podrá expresarse libremente sin sufrir restricciones o sanción alguna, salvo incumplimiento de las leyes fijadas en cada Estado. En segundo lugar las “libertades y derechos de no ser acosado física o moralmente y para no ser manipulado por medios que escapen a nuestro control consciente, (propaganda, nuevas tecnologías, publicidad, etc.).

En el caso de las primeras, algunas veces, las expresiones y peticiones formuladas por uno o varios individuos, aun no siendo punitivas de delito o sanción legal, sí son penalizadas por algunos colectivos, a veces de forma muy dañina, para quienes las expresan. Ejemplo, el reciente caso de una familia residente en Cataluña, que al expresar su deseo y derecho a que sus hijos reciban  en el porcentaje fijado por el gobierno central, la educación en español, han sido denostados, han tenido que matricular a sus hijos en otro colegio y su negocio se ha ido a la ruina. En ello, han participado diferentes agrupaciones catalanistas que han contado con la colaboración de algunos medios periodísticos afines al independentismo catalán.

Respecto de las segundas, puede afirmarse que muchas empresas pertenecientes a los sectores de la comunicación y la publicidad, reiteradamente vulneran estas supuestas “libertades” y “derechos”. Es conocido, que anualmente destinan decenas de millones de euros a financiar estudios psicológicos para crear y modificar la opinión, presionando y activando los mecanismos cerebrales encargados de regular los deseos e impulsos conscientes e inconscientes de los individuos que conforman las pasas sociales, orientándoles hacia los objetivos por ellos seleccionados y ofrecidos: publicidad engañosa, creación de falsas necesidades y conductas excesivamente impulsivas.

La libertad pura, es un deseo, fuente de felicidad y un valor imprescindible que hay que conquistar cada día, más que una realidad definitiva. Es fundamental saber diferenciar lo que nos hace “libres” de aquello que nos esclaviza. Para ello se ha de ejercitar el autodominio, la racionalidad y la responsabilidad, buscando el bien y la felicidad común, además de la igualdad de trato para todos, con independencia de las preferencias, costumbres, y conductas, siempre y cuando, claro está, no se vulneren leyes, ni se perjudique la libertad de los demás.

Ser libre, no es solo tener derecho a decidir, obrar, elegir o no hacerlo. Muy a menudo reivindicamos nuestra libertad, pero no aceptamos ser responsables de nuestros actos y sus consecuencias pues tenemos una percepción egoísta de este concepto, y solemos querer creer que la libertad es particular, de cada uno, y por ello podemos usarla como nos venga en gana, pues de no ser así, no sería libertad.

Si aplicamos a éste concepto su verdadero significado y alcance, hemos de tener claro que ello exige asumir la responsabilidad. Por eso, no todos la quieren, muchos ni tan siquiera quieren saber para qué sirve, pues dicen vivir más “tranquilos y felices”, teniendo una vida programada, en la que son otros los que ejercen la responsabilidad de obrar y decidir. Pero no es lo mismo sentirse feliz y libre, que serlo realmente. Eludir no nos libera de todo aquello que se produzca frito de nuestra dejación de la responsabilidad, ya sean las consecuencias; beneficiosas o perjudiciales para nosotros o para los que nos rodean.

Con todo lo expresado, únicamente puedo extraer que: responsabilidad, libertad y felicidad, son conceptos que inexorablemente marchan juntos. Difícilmente podremos encontrar una persona, la cual, consideremos responsable y “libre”, y que sea infeliz. Por tanto, personalmente pienso que:

“Se ha de querer ser feliz, haciendo responsablemente. Para tener y hacer, lo que se quiere, con responsable libertad, logrando así, la felicidad”.

Cuestión igualmente difícil, esto de la felicidad, ¿qué es? ¿cómo se logra? Bueno, esto… es otra reflexión que está por llegar.

M.A.I.S.


¿TAXI, ESTÁ LIBRE?, por J.R.G.

1402661759_000570_1402763356_noticia_normal

… Así nos dijo Dani, el director de la revista: “ahora escribamos sobre la palabra libertad”.

  • ¿la libertad?, le pregunté.
  • Sí, la libertad, enfatizó.

… Y comenzaron aquellas sensaciones en las que bajas las musas y me meten en la cabeza sus inspiraciones.

Recordé como hace cerca de veinte años, tuve sueños repetitivos en los que saltaba de una alta montaña y volaba cortando el viento con mi cuerpo y acariciando las nubes con los brazos abiertos veía la ciudad como si fuese una maqueta de algún arquitecto. Volaba sin resquicios de temor y abrazado por una inmensa sensación de libertad.

Años más tarde y leyendo los libros del monje tibetano Lobsan Rampa, comprendí que había hecho “viajes astrales”: me desdoble.

De tal forma que se quitaron los “dobleces”, esa sensación de plenitud extracorpórea no puedo comprarla con nada más, me sentí LIBRE.

Algo similar vivió con una Eva con la que cometimos el pecado menos original de todos los pecados, comiéndonos los frutos del árbol en el que aprendimos a cosechar una gama de sensaciones que parecieron borrarme las arrugas de la vida, me sentí LIBRE.

Allí en Andorra, fumándome un puro kilométrico y sorbiendo de una copa enorme el elegante coñac como perfume en caja de terciopelo, experimenté un enorme placer acrecentado por el sonido del fuego ardiendo en una chimenea de una casa medio enterrada en la nieve; me sentí LIBRE.

Placer inmenso experimenté durante varios años mientras gozaba de algo que decían era mi trabajo: perseguir noticias con un camarógrafo sudado tanto como yo, corriendo entre el barro, ensopados por la lluvia y a la caza del mejor plano y el testimonio más contundente; me sentí LIBRE.

Mientras tanto la vida y algunos habitantes de este planeta encadenado, han intentado borrar un difumino una sonrisa de experiencias que me procesiona por dentro, pero aún el día que “cuelgue los guayos”, allí a donde vaya me estaré burlando de la palabra LIBERTAD. Es como una prostituta vieja, teticaída y más tocada que el Himno Nacional.

Ella ha perdido significado por ser caballo de batalla de políticos con discursos desgastados, jueces mal dormidos, abogados deshumanizados, campañas publicitarias para vender seguros de no vida, coches que pronto volarán, yogures milagrosos, agencias de malos viajes, etc, etc.

En el diccionario de la falacia LIBERTAD comparte espacio con vocablos como AMOR, AMISTAD, LEALTAD, FIDELIDAD, INTEGRIDAD, etc.

Querido Dani, LIBRE es aquel aviso que alumbra sobre los taxis, no es la palabra que me prometen que seré, simplemente porque he volado, he fumado, he bebido mi coñac, me he calentado con chimeneas, le he quitado la calentura a Eva y he corrido bajo la lluvia con un camarógrafo a mis espaldas.

¡Taxi!, ¿está libre?

Señor taxista no ponga el taxímetro y partamos la diferencia.

J.R.G.


ACOGIMIENTO A TRAVÉS DEL BIEN Y LA FELICIDAD por M.A.I.S.

diainternacional-de-la-solidaridad1

La Navidad despierta en nosotros sentimientos que parecen estar aletargados el resto del año. Pero en esta época cual temprana primavera parece brotar en nosotros una “espontanea” ola de: bondad, empatía y solidaridad, incluso recordamos más acentuadamente a aquellos que ya no están, y fugazmente pensamos en aquellos que sufren “soledad” y la falta de “acogimiento”.

Sócrates y su discípulo Platón pensaban que el Ser Humano es bueno por naturaleza y de ahí su inclinación a procurar el Bien a sus semejantes. Hoy día identificamos como dos de las principales metas a lograr: la Libertad y la Felicidad, no dejando de lado la ansiada idea o sensación de “sentirnos acogidos” por los demás.

Los psicólogos y sociólogos argumentan que, las personas que suelen ser más felices son aquellas que han encontrado el verdadero sentido y contenido a la vida. Estas personas desean el Bien a sus semejantes, al igual que les desean el ser capaces de reconocer y desechar las acciones equivocadas, los engaños y las efímeras modas y deseos propios de las actuales sociedades de consumo, pensando que una vez eliminados estos hábitos podrán encontrar la verdadera razón de vivir, esa razón que lleva aparejada; la Seguridad, Felicidad, Serenidad, “Independencia”, resolución y “acogimiento”

Hemos de tener claro que la seguridad y la felicidad que se fundamentan en persona so cosas externas no suelen perdurar en el tiempo, pues la mayoría de las veces carecen de consistencia. Muchas veces se apodera de nosotros el miedo al “fracaso”, el cual incide en nuestro estado de ánimo y entonces buscamos a personas en las que proyectamos nuestros deseos, ya que pensamos que ellas tienen aquello que nosotros pensamos o creemos no poseer. Puede que así podamos sentir un “alivio” al aproximarnos a estar personas clasificadas por nosotros como “ideales” y en algunas ocasiones nos sentiremos “acogidos”. Pero la realidad es otra, lo que sucede es que la vida marca que; el hombre solo atrae lo que él mismo es, y no lo que quiere atraer o lograr, ya que, igual atrae a igual. Es así que pasado un tiempo el Ser Humano tiene que admitir que sus deseos e ilusiones no le hacen sentirse “acogido” por esa o esas personas y entonces se cansa de ellas.

Realmente lo que ha sucedido es que es ella la que se ha hartado de sí misma, porque no ha logrado de los otros, lo que equivocadamente habrá proyectado en ellos.

En el transcurrir de la vida pasaremos por etapas de mayor o menos duración en las que nos sentimos o estamos solos. Nos asaltarán; la incertidumbre y el miedo al desconocer cómo será nuestra vida en lo sucesivo. De vez en cuando, pensaremos en el pasado, y esos recuerdos nos traerán – en ocasiones- amargura, pues nos habíamos imaginado esta vida como algo totalmente diferente. Las expectativas no se han cumplido, y en lugar de sentirnos plenos nos embarga el vacío y nos sentimos “presos” de esta infeliz sensación al pensar que hemos “fracasado”.

Pocas personas pueden decir; “yo he logrado sentirme siempre acogido”, pues mayoritariamente en este mundo nunca llegaremos a sentirnos acogidos por siempre. ¿pero por qué sucede esto? ¡Porque somos de este mundo!. El estar solo es uno de los indicadores de que en la Tierra solo estamos como huéspedes y de que en nuestra existencia y en la de aquellos que nos rodean todo es finito.

Tal y como Platón define en su símil del “Carro tirado por dos caballos”, solo el alma es inmortal, pues es ella identificada como la Razón, la encargada de gobernar el carro; el armazón, lo material, es el cuerpo humano, y los dos caballos; en uno su función es la temperamental y la función del otro es la instintiva. Tanto las funciones de los caballos – personalidad humana – así como el armazón del carro, son mortales y únicamente la Razón (el Alma) es inmortal. Pues ésta siempre forma parte del mundo de los humanos, aunque unos la utilicen en mayor o menor medida que otros.

Por ello, mientras nuestra vida se desarrolla, la debemos considerar como una oportunidad para sintonizarnos a tiempo con la vida que nos ha tocado vivir. Tenemos que aprender y practicar el encontrarnos a nosotros mismos, sabiendo que no estamos solos. Somos muchos los que hemos de vivir en una misma época. Podemos ser felices y más libres si vivimos de manera que le vaya bien a todos, ya que una de las metas de nuestra vida podría resumirse en el siguiente razonamiento: “Yo soy feliz cuando aquellos que me rodean son felices”. Si logramos vivir estando convencidos de que podemos lograr hacer el Bien a cuantos nos sea posible, podremos ser más libres y felices.

¿Acaso no es cierto que en Navidad mayoritariamente somos más felices, nos sentimos más empáticos y en la medida en que podemos tratamos que los demás también lo sean?. Si haciendo esto en Navidad somos más felices, ¿por qué no lo practicamos todo el año?.

Esto demuestra que Sócrates y Platón tenían razón cuando afirmaban que el hombre es bueno por naturaleza, y que haciendo el bien a sus semejantes se puede ser más libre y feliz. Por ello no reduzcamos nuestra felicidad a esos pequeños periodos navideños. Aun desde un punto de vista egoísta, si resulta que somos más libres y felices haciendo el Bien a los demás, pues seamos egoístas y tratemos de ser más felices a costa de hacer el Bien a los demás.

Por M.A.I.S.


VALORES por R.V.D.

padre-hijo-1

Tenías razón Padre, cuando siendo pequeños nos decías que serían nuestras conductas y comportamientos los que marcarían el futuro… un futuro que me pareció próximo en aquellos momentos. Pues nunca creí ser un necio, y yo también me daba cuenta.

Así, cuando un compañero de la escuela compraba un billete de diez viajes para viajar en el metro, yo prefería saltar. Cuando hacían planes en la clase del instituto, yo los hacía en la puerta, culminando en el parque o en una bodega.

Si dos amigos se ponían a discutir con otros, yo les soltaba un guantazo directamente, y esas conductas se iban repitiendo en todos los ámbitos, ya fuera en los trabajos… que estuve en bastantes,  solo el tiempo suficiente para prescindir de él, si me levantaban la voz, o no veía un buen trato… tardaba poco en mandarlos a la mierda.

Así, poco a poco, con confianza y sin mucho miedo, me fui adentrando en el terreno de las drogas, primero probándolas y luego tratándolas…

Como no sabía, ni quería robar. Me introduje en esa espiral, la del tráfico, algo que en principio no vi tan mal, ya que pisaba esos terrenos, sin perder valores importantes que creía controlar… no engañaba, me sentía honrado, me veía leal y honesto, me creía generoso y lucía agradecimiento, sin dejar que me pisaran, con la cabeza alta y los cojones por delante… los mismos que me trajeron donde estoy, en prisión.

Ya llevo unos añitos y cuestiono los motivos… no los valores, esos valores que dejan paso a uno que empuja más que los demás, el deber, pues sí, ahora debo.  Debo algo que nunca debí… debo tiempo.

Tiempo para mi mujer que es la flor más agradable y necesaria que se pudo cruzar en mi camino, tiempo al regalo que son mis dos hijos… el objetivo de mi vida, a los que se lo debo todo.

Ahora, esos valores que me ayudaron a vivir en aquel mundo, son necesarios para éste… para hacer las cosas bien… para que cuando mis hijos sientan que son honrados, honestos, se vean legales y se crean con valor y coraje… se acuerden de sus padres y les ayude a vivir, de la mejor manera posible… en libertad.

Por R.V.D.


MI BUEN ABUELO por J.M.V.

images

 

Forjado

Con el hierro de la vida,

Formado

Con profunda disciplina.

Honrado,

Virtuoso

Casi perfecto.

Abuelo,

Eres recto,

El ejemplo,

La salida,

El punto de partida

Espejo

En que me deleito.

Ahora,

cuando todo es vano,

irresponsable

e imperfecto,

cuando el hombre

es un defecto,

sin costumbres

y lleno de errores

humanidad vacía

cayendo en el precipicio,

para guiar

mi vida

sin defecto

y sin vicio

miro por un resquicio

y solo te veo abuelo,

consuelo,

camino,

ejemplo,

y si pudiese

hacerte un templo

te adoraría

por siempre

mi amado

abuelo.

Por J.M.V.


FRASES CÉLEBRES DE GRANDES PENSADORES por A.H.D.L. (Colaboración desde C.P. Villanubla)

chaplin

Una vida sin propósito es una muerte prematura (Ghoethe)

Es intentando lo imposible como se realiza lo posible (Henri Barbusse)

La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace la vida interesante (Paulo Coelho)

No hay día más perdido que aquel que no hemos reído (Charles Chaplin)

El humor es sencillamente una posición frente a la vida (W.FLorez)

Si no tienes sentido del humor estás a merced de los demás (W.Rotsler).

La risa es la distancia más corta entre dos personas (Víctor Borge).

Para saber hablar es preciso saber escuchar (Plutarco)

Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil (Confucio)

Hablar es una necesidad, escuchar es un arte (Jhoan Goethe)

Para dialogar preguntad primero, después… escuchad (A. Machado)

Al conocimiento corresponde hablar a la sabiduría escuchar (Holmes)

Nada es tan fácil ni tan útil como escuchar mucho (Juan Vives)

La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa (Twain)

La percepción de lo cómico es un lazo entre los hombres (R. Emerson)

Cuarenta músculos para arrugar una frente, solo quince para sonreír (Swami Sivananda)

El verdadero humor empieza cuando se toma en serio la propia persona (Hermann Hesse)

No podemos estar enojados mucho tiempo con quien nos hace reír (Jay Leno)

Si es bueno vivir, es mejor soñar y lo mejor de todo despertar (A. Machado)

No rechaces tus sueños ¿Sin la ilusión el mundo que sería? (Campoamor)

Por A.H.D.L.