Archivo de la etiqueta: Motivación

SIN MOTIVACIÓN por J.E.F.

Y aquí me encuentro en un mar de dudas, si saber a quién escribirle unas líneas. Tengo tanta gente a la que decirle algo que no sé por quién empezar y tampoco sé cómo buscar esa motivación para llegar a conectar con alguien.

Así es la vida sin motivaciones, no llegas a hacer nada bien ni con ganas, y quien sabe cómo despertar o hacer renacer esa motivación que dentro todos poseemos, pero que a veces no surge y nos sentimos apagados.

No sé dónde ni a quién llegarán estas líneas, ni sé por qué las estoy escribiendo. Aunque es cierto que muchas veces en la vida hacemos cosas a las que después les buscamos explicación sobre el por qué las hicimos. No sabemos por qué, en un momento dado, esas cosas nos han traído hasta aquí…

Es verdad que de los errores se aprende, pero muchas veces ese aprendizaje de la vida nos viene tarde, y no le encontramos ninguna razón, o nos parece que ese castigo que llega no es ni justo ni considerable, por el error que cometimos… sin embargo, de cara a la sociedad, esa es una deuda que tienes con ella; aunque yo piense que el mal cometido no hay que pagarlo con otro mal, sino que hay que tratar de ver por qué cometiste esos actos y cómo puedes solucionar tu error de raíz para no volver a cometerlo, ya que la vida es un continuo aprendizaje para la mejora personal.

J.E.F.

Anuncios

FRASES PARA REFLEXIONAR por A.H.D.L. (Colaboración desde C.P. Villanubla)

antropologia filo

A los fieles seguidores de Nómadas, deseo manifestar que llevo cinco años en cautiverio, a mis 72 años (y medio) considero que después de los 70 deberíamos festejar y dar gracias a Dios cada 6 meses. No quiero perder el juicio o arraigar el rencor en mi mente. Estoy viviendo una condición humana sin ningún sentido, cargada de desesperación, frustración, impotencia y vacío.

No deseo darle la espalda a la vida porque ella no es culpable, En toda nuestra vida convivimos con muchas contrariedades, pero también se comparten el amor, el abrazar y la amistad. Reconozco que mi generación está en retirada y la de mis hijos/as y jóvenes lectores en un continuo avance, por estas razones continuo deseoso de publicar en el Blog frases de advertencias o sanos consejos, y compartir mi “añejo saber de vida”, con los lectores de habla hispana en todo el mundo.

Escribiendo estas líneas surge en mis pensamientos una frase en relación a lo antes dicho: “del vacío dejado por algún suceso desafortunado, puede surgir una gran oportunidad”. Mencionando “oportunidad”, es la mía para agradecer al director y a la directiva de Nómadas por continuar publicando mis pensamientos, con una inmensa afectividad. A.H.D.L.

No se debe pronosticar o jurar que te comportarás de manera formal el resto de tu vida.

Solo muy desquiciado o ante una crisis grave, evaluamos lo que se pudo haber evitado.

Hay gente caprichosa que no reconocen sus carencias, pero sermonea la de los demás.

Prudencia y calma, la rapidez en una decisión, te puede precipitar a un gran abismo.

En la vida hay instantes que deseamos regresar atrás. Ante los fracasos o la agonía.

Rectificar es de sabios, solo los torpes o necios, no modifican sus actos o conductas.

Si alguien señala tus defectos constantemente, es que te envidia inconscientemente.

No hay ruta sin un cruce de caminos, está en ti decidir, por dónde tú quieres transitar.

La gente es más proclive de entusiasmarse con milagros, que utilizar el sentido común.

Cuando te enamoras estás en un estado de ensoñación, que anula el razonar con lógica.

Tiempo y vida están sujetos a cambios, tu idea fija de hoy, puede no ser la de mañana.

La soledad es la causa letal de cuerpo y mente, debes salir y abrazar la vida y la libertad.

El que no comprende una mirada o una sonrisa, tampoco entenderá un buen gesto de amor.

Por tratar de seducir y con falsa adulación se puede engañar en la amistad y en el amor.

Para ser feliz no es necesario hallar un lugar.  Tú debes hacer preciso cualquier lugar.

No hacer mal uso de tus conocimientos para manipular a los demás en beneficio propio.

La polémica y los gritos rara vez proporcionan soluciones duraderas a los conflictos.

Hoy se vive obsesionado con cosas materiales y dejamos de lado valores esenciales.

Una sana actitud con tu hijo: dejarlo libre y que el desarrolle su propia capacidad.

Mirar el pasado siempre es necesario y rescatar del olvido un feliz momento vivido.  

A.H.D.L.


SIN TREGUA NI CUARTEL (NO SURRENDER) por F.J.L.M.

mountain-climbing-e1360956819790

Me resulta curioso notar como, de forma totalmente inconsciente y a medida que se acerca el fin de curso, tiendo a hacer balance del año que acaba, rigiéndome más por el calendario académico que por el natural, a pensar del tiempo trascurrido desde que finalicé los estudios. Además, debo admitir que últimamente ando un poco como el clima y llevo unos días con la cabeza algo redolera porque muchos de mis pensamientos (y también muchos recuerdos) chocan frontalmente con algunas situaciones que suceden a mi alrededor y con otras cuestiones que escucho y leo.

Sin entrar en detalles, esas cosas a las que me refiero tienen como rasgos comunes una terrible sobredosis de conformismo, un preocupante exceso de apatía y una desidia irritante. Antes de continuar vaya por delante que todo cuanto aquí exprese no tiene nada que ver con el “domicilio habitual” del que hoy disfruto. Diría exactamente lo mismo desde mi casa que está en Madrid o perdido en un arrabal de Pernambuco.

El conformismo, la apatía y la desidia indefectiblemente llevan a que una persona se abandone, se rinda, se abstenga de hacer planes, anule toda capacidad para ilusionarse y directamente meta en el congelador cualquier atisbo de pasión que pueda sentir. En resumidas cuentas, la idea es que tal y como están tanto la vida, como el mundo que nos rodea, es mejor y más conveniente dar una tregua a nuestras emociones y mantener a raya nuestros sentimientos ya que “total, ¿para qué?, dejarse llevar no sirve para nada más que generar frustraciones y provocar desengaños”.

Mi primera reacción ante semejante planteamiento solo puede ser (aunque no lo diga y guarde un prudentísimo silencio) directamente pensar: “ni de coña! ¿pero que me estás contando?”. A continuación, y antes de manifestar mi total desacuerdo, haré un esfuerzo por ordenar mis ideas, reflexionar sobre mis argumentos para defenderlas, elegir cuidadosamente mis palabras para exponerlas y tener a mano a algunas experiencias prácticas de lo que manifiesto y sean vividas en primera persona o relatadas por terceros. Con mayor o menor fortuna, eso es exactamente lo que he hecho.

Actualmente tengo la suerte de compartir muchas horas al día con alguien que, cada vez que vuelve de pasar unos días con su chica, sus hijos y su gente, está más convencido de que la vida no solo sigue adelante sino que está llena de oportunidades y ofertas hacia las que no tenemos más que lanzarnos para hacerlas nuestras. Y como puedo asegurar que esta persona no se caracteriza precisamente por su ligereza de ánimo ni por su falta de criterio para enfrentarse a la vida, me creo todo lo que cuenta tanto como me motiva.

Puedo aportar también alguna experiencia personal. Mi caso es el uno de esos que estando frente a un mostrador de facturación un día cualquiera de julio de 1996, cambió a última hora el vuelo que iba a tomar por otro que, aunque despegaría tres horas más tarde, aterrizaría más cerca de su destino final. Aquel avión al que decidí no subirme explotó sobre el océano Atlántico a los cuarenta minutos de despegar. Pero mi vida siguió adelante. Al igual que lo hizo unos años más tarde, cuando vivía con Amaya en el quinto piso de la calle Téllez número 30. Un once de Marzo, mientras ella se duchaba, yo me desperté por el estruendo que causó la puerta de un vagón de tren entrando por la ventana del salón del vecino del tercero.

No es cuestión de perderse en las batallitas del abuelo, lo importante es que aquí sigo, con cuerda para rato y más ganas que ayer aunque menos que mañana. Porque entre lo vivido, lo que me cuentan, lo que veo y lo que me imagino solo soy capaz de llegar a la conclusión fundamental: no es que la vida sea bella, es que la vida ES COJONUDA (y dicho sea de paso, incluso desde donde escribo lo es) y no debemos permitirnos nada inferior a vivirla SIN TREGUA NI CUARTEL.

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, “tregua” tiene como segunda acepción “intermisión, descanso”, “dar cuartel” significa “suspenderse o templarse mucho por algún tiempo” y por último “sin cuartel” equivale a “guerra a muerte”. Me alegra poder decir que esta vez el texto de la RAE no me ha resultado trapacero, regalándome tres definiciones tan perfectas y ajustadas al objeto de m consulta. No hay que añadir más.

Para terminar, permítaseme la licencia de hacerlo con dos breves alusiones para quienes en ellas se puedan y/o quieran identificar. La primera de ellas es para los míos (y también los no tan míos). A ellos solo puede decirles que, aunque yo sepa vivir de otras maneras, mi elección es la de hacerlo arrebatado y convencido de que pensar, soñar, imaginar, desea, ilusionarse y amar es una fantástica manera de pasar por el mundo.

La segunda es para ti que me piensas, te ocupas, y preocupas por mí, incluso mucho más de lo que ante ti misma nunca admitirás, precisamente a ti quiero decir que lo único que me apetece esnifar es cada poro de tu piel y que de lo único que quiero ponerme hasta las cejas es de tu olor y tu risa. Puedes tener bien claro que el hecho de no poder hacerlo ahora, ni que probablemente lo haga nunca, no empobrece ni un ápice la sensación de saberte tan cerca que me basta soñarte o imaginarte para sentirme en paz y completo cada día.

Por F.J.L.M.


6 MESES Y 15 DÍAS por D.R.H.

6a01347ff0d110970c017744625923970d-500wi

El hecho de que mi madre esté en un psiquiátrico y yo esté en la cárcel, hace que todo mi dolor se convierta en fuerza, un fuerza llena de tristeza, de recuerdos profundos como si de un océano se tratase, de momentos buenos y malos que se van perdiendo en un vuelo junto a los pájaros que me visitan cada día en los barrotes de mi celda. Aún conservo cada una de todas sus caricias, todos los besos que ella con su amor me entregaba en cada día de mi vida, veinte fueron los inviernos y veranos que disfruté de sus abrazos y consejos.

Dieciocho meses son los que llevo sin poder disfrutar de ella, aún recuerdo aquel día en el que su habitación se transformó en una UCI móvil, en ese momento sentí que mi madre se iría para siempre, tan solo sabía llorar con el perro en mis brazos y la casa llena de policías nacionales, y agentes de protección civil. Rezaba por cada segundo que pasaba, para que ella no muriese. Cuando uno de los enfermeros se me acercó, le escuché atentamente, pero lleno de miedo, de mis ojos caían tormentas de lágrimas, me dijeron que la vida de mi madre estaba en mis manos, ya que ella no quería ser trasladada e ingresada en un hospital, sin dudarlo me armé de fuerzas y di mi consentimiento.

Según pasaban las horas todo se hacía más eterno, hasta que me dieron la que fue la mejor noticia, ella había salido del estado crítico, y podía verla unos minutos… ella fue ingresada en un centro psiquiátrico y conforme iba pasando el tiempo, me encargaba de todas las tareas del hogar, ya que mi padre y hermano trabajaban de mañana a noche. Por las tardes, siempre iba a verla.

Pero un mal día, me dejé llevar por la puta inconsciencia, empecé a beber tantísimo alcohol y a consumir tantas drogas que me perdí por los laberintos de la mala vida, mi vida se transformó en un constante entorno de delincuencia y fiesta.

Recuerdo el día en el que ella pudo salir de permiso, y al reencontrarse conmigo, al mismo tiempo que tuvo que despedirse. Ahora gracias a estar aquí en la cárcel, he podido darme cuenta de que estaba perdido, que andaba por caminos que no debía, que los senderos de mi vida se habían quemado, dejándome su ausencia como aroma principal.

Cada día que sale de permiso viene a verme, a comunicar conmigo, y en los vis a vis lloramos, reímos, nos besamos y nos abrazamos, nos apoyamos el uno al otro, nos intercambiamos sentimientos, nos damos la fuerza suficiente para seguir caminando otros siete días por separado.

Nunca sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. No tengo mi libertad, pero tengo a mi madre, no tengo a la gran parte de mis amigos, pero tengo a mi padre. Y cuando esta situación termine, juntos comenzaremos una nueva vida, juntos y felices, solo quedan 6 meses y 15 días para que mi sueño se haga realidad.

Por D.R.H.


FRASES PARA REFLEXIONAR por A.H.D.L. (colaboración C.P. Villanubla)

pensador

Las palabras o los propósitos cobran su verdadero valor solo si se materializan.

Si dejas escapar las oportunidades o de luchar por ellas ahí estará tu derrota.

Nos califican según nuestras palabras, el vocabulario nos revela tal cual somos.

A veces, debemos dar un pasa atrás y que nuestra moral califique el próximo paso a dar.

No tragar las penas, la comunicación es un bálsamo para desahogar los pesares.

Si un hijo nos necesita no existen excusas de estar ocupado o no disponer de tiempo.

Ser feliz cobra su verdadero sentido si tenemos con quien compartir las ilusiones.

Pasión por dedicación es suma de éxito ya sea en la profesión, el deporte o en tus metas.

La vida no es mejor por ser larga, es superior si la vives con paz, amor y afectos.

Los mejores consejos, el de los padres, porque quien quiere tu bien te desea lo mejor.

Errar y sufrir son parte de la vida, pero coexisten con los aciertos y la felicidad.

Con encanto natural en el decir y con buen gusto en el vestir, se abren las puertas.

Ejercer autoridad con los hijos siempre, hablando con afecto respecto y justicia.

Hay recuerdos que mejor olvidar, pero los buenos y bellos debemos honrar y valorar.

No apresures la vida, por el afán de llegar pronto, corres el riesgo de no llegar nunca.

Ten personalidad en una reunión, el don de gente queda retratado y recordado siempre.

Una madre jamás se cansa de esperar, aunque sus hijos se ausenten o alejen del hogar.

Gratitud a los padres en vida, porque después de muertos de nada valen los lamentos.

Abundancia, pobreza, temor, dolor, rencor, pasión, recuerda que todo esto pasará.

Reconocer la valía en el rival, el mérito se debe destacar o resaltar siempre.

Por A.H.D.L.


FRASES PARA ALIMENTAR EL PENSAMIENTO por A.H.D.L. (Colaboración C.P. Villanubla)

20130508-121234

Ser mayor no solo suma años, es una conquista el sumar las experiencias vividas.

La mejor réplica a una crítica sana, nuestro silencio y justo reconocimiento,

Solo se añora lo que se amó, se soñó, se disfrutó, se gustó, agradó o nos enalteció.

La discusión en pareja, los dos deben acordar, no debe ser una victoria personal.

Cruel, arrogante, engreído, soberbio, orgulloso, al morir cosa de nadie.

Lo auténtico se refleja en la casa, como vivimos, la compartimos y nos conducimos.

En la vida nos caemos, pero importante no es caer, sí lo es levantarnos una y otra vez.

Momentos oscuros o luminosos, dos etapas que se dan en la vida, la riqueza y el amor.

Los bienes materiales son para solución de los inevitables males temporales.

Si dejas el nido, puedes volar, como el gorrión o un águila, el vuelo depende de ti.

El desenlace de un amor herido, no debe ser el olvido, es un recuerdo bien querido.

Lo que pasó en tu pasado, déjalo de lado, porque solo se puede cambiar el presente.

Poco cuesta ver defectos en la gente, y cuesta mucho aceptar nuestras carencias.

El saber dar nos genera por igual, recibir amor de amigos y de los seres queridos.

La amargura por lo no logrado, la puedes evitar soñando con los nuevo por llegar.

No te rindas o pierdas la esperanza, es igual a sepultar sueños, amores y pasiones.

No existe un tonto, más re-tonto que aquel que califica que los otros son los tontos.

A pesar de nuestros pesares, inculcar a los hijos ser: decentes, justos y generosos.

El adulto debe conectar al niño que habita en su ser, para confiar en sus sueños.

Es mejor un pequeño amor cercano y constante, que un gran amor lejano y distante. 

Por A.H.D.L.


¿QUÉ ES REALMENTE LA LIBERTAD? Por SAMOYEDO

205561libertad

La libertad es una derecho fundamental del ser humano ¿pero sabemos realmente lo que significa?. Algunas personas piensan que estar en un centro penitenciario es estar privado de libertad, aunque para mi punto de vista es una equivocación tremenda. Voy a expresar mi punto de vista sobre lo que es y no es la libertad.

Primeramente, comenzaré por lo que yo entiendo que no es tener libertad o no ser libre. Trabajar largas horas con un salario ridículo y pudiendo ver a la familia poco tiempo al día porque hay que comer, pagar gastos, colegio, hipoteca, etc. eso es no tener libertad. Estar oprimido en países dictatoriales, guerras, pobreza, sin recursos alimenticios o falta de agua, eso es no tener libertad. No poder expresar lo que sientes y, sobre todo, cuando pierdes tu personalidad y no puedes ser tú mismo por una dependencia del tipo que sea, alcohol, drogas, ludopatía o una enfermedad, aunque este caso es muy personal y delicado.

Cualquier mera obsesión por algo no te deja ser libre de verdad, por eso mismo digo que la libertad es una palabra muy amplia y extensa porque solo con pensar, leer, imaginar, ya te sientes libre. Prestando ayuda, dando amor a tus semejantes, escuchar y querer a familiares, amigos, novia o novio.

Libertad es sentirse realmente feliz sin ninguna carga en cualquier lugar, con las personas, animales o cosas que te hacen feliz y eres libre para hacerlas. Leer este humilde artículo es libertad, otra cosa es que te guste o no, pero lo hemos hecho libremente porque hemos querido.

Yo siento la libertad cada vez que amanece y veo la sierra de Guadarrama, el cielo, las águilas, halcones y cigüeñas que por aquí vuelan, da igual donde me encuentre porque no veo rejas, ni pabellones, ni muros. Veo la vida y me da igual donde me encuentre porque estoy libre de acosos, presiones, deudas, etc. Tengo algunas obligaciones que realizar y son a mi plena elección, yo elijo lo que quiero hacer: teatro, revista, lectura, desarrollo personal, etc. que con buen grado realizo, aparte de la higiene personal, la ropa que quiero ponerme y tener mi celda limpia, ya que es mi vivienda, lugar de escritura y pensamientos. Ser libre de corazón y de mente es primordial, poder ver a tus seres queridos, escribirles, llamarlos por teléfono, recibir una carta de todos ellos o su visita cada domingo para mi es libertad. Cada día pienso que hay gente con menos libertad que yo en la calle (exceptuando los que están en aislamiento), aunque ¿quién puede saber si se sienten libres?.

Quizá como en cada artículo o letra que escribo deseo plasmar una positividad que yo tengo y quisiera contagiar, porque no hay peor castigo que el de no ser feliz o sentirte realizado. No poder estar con quien amas, tener una vida monótona sin alicientes por los que luchar para sentirse libre de verdad siendo feliz.

La libertad se pierde cuando nos meten en un ataúd y nos entierran, aunque quizá después seamos libres como nunca fuimos, eso va en creencias de cada uno o los problemas grandes que tuviera en la vida.

Lo que verdaderamente está claro es que yo me siento libre desde el primer día como nunca, ya que cada día conozco mejor mis capacidades, mis valores y soy libre de no volver a errar jamás o por lo menos no volver a caer en las cosas que no merecen la pena y que acabaron supuestamente con mi libertad. A veces errar te hace sabio y te hace valorar de verdad lo que amas, quieres o deseas. Si después te esfuerzas por conseguirlo obtendrás la plena felicidad de ser libre, como lo fui yo ayer con mi amiga Carmen, la semana pasada con Bea, etc.

Ser libre es ser tú mismo.

Vive la libertad sin engañarte para ser feliz de verdad.

Cualquier condicionamiento o dependencia te hará perder tu preciada libertad

A todos los que libremente amor de corazón y pensamiento,

Ellos son parte fundamental de mi libertad aquí y pronto fuera,

Porque ahora tengo las herramientas para poder serlo

y ningún pretexto para poder decir que no lo soy ni lo seré.

Todos somos Nómadas y sin libertad no podemos vivir.

Por Samoyedo