Archivo de la etiqueta: Nómadas

SALVAJE HUMANIDAD por E.F.B.

LEON.jpg

Tengo que confesarlo: a medida que me hago más mayor, se incrementan en mi persona los índices de sensibilidad que contribuyen al sufrimiento. Cada día me noto más afectado por comportamientos de mis congéneres que, indiscutiblemente, nacen de una soberana estupidez; y lo que es peor, viendo cómo actúa una considerable parte del grupo, temo, que en algún momento yo mismo pueda ser uno de los actores en la comparsa de la gilipollez; si es que no lo soy ya.

Cuando veo esas imágenes de “ultras” de los equipos de fútbol europeos faltando al respeto a todo el que se pone por delante, destrozando el mobiliario urbano de ciudades en las que van dejando su vandálica huella y a las que, además, imprimen en su memoria una falsa imagen de lo que significan sus países de procedencia, no puedo por menos que verme invadido de incomprensión.

Soy un seguidor insaciable de los documentales sobre naturaleza, y deben ser miles, los de animales salvajes que colecciono con interés en los archivos de mi mente. He visto escenas escalofriantes de cuando, por ejemplo: el predador le da alcance a su presa extenuada y con dolorosos ataques va inutilizando las defensas de su víctima, clavando sus fauces en la carne vida que desgarra sin piedad. O las peleas feroces entre leones por asuntos territoriales en los que la supervivencia juega el papel fundamental. Es apasionante entender las motivaciones, que mueven a estos animales – que no hacen nada porque sí- a convertirse en “asesinos” justificados por la propia ley natural.

Sin embargo, las variantes del comportamiento humano parecen cada vez más inescrutables; cada vez se entienden menos los motivos por los que actúan algunas “jaurías” de bípedos pertenecientes al grupo de la humanidad.

Casi siempre intento mostrar respeto hacia cualquiera que se piense o actúe de modo diferente a como lo pueda hacer yo, entre otras cosas porque no soy dueño ni tan siquiera accionista de la verdad universal. No me considero tampoco discriminatorio con quienes defienden actos o ideas distintas a las mías, a pesar de aparentar contradicción cuando me esclavizan mis propias palabras, sobre todo en reuniones acaloradas en las que meto mucho la pata al esgrimir mi poco cuidado lenguaje coloquial. Pero se me hace cuesta arriba respetar a quienes, en el siglo XXI, aún pretenden imponer sus criterios a fuerza de brutalidad.

La raza humana destaca sobremanera por ser transmisora del conocimiento conquistado a través de milenios, y que sirve –o debería servir- para determinar la grandeza de una especie en cuyas acciones se encontrarían las claves del imprescindible equilibrio natural. Sin embargo, no paramos de comportarnos como unos “bichos” maquiavélicos, destructores y dañinos hasta el “no va más”. Para las religiones que contemplan finales apocalípticas, sin duda, el hombre representa la semilla indiscutible de una segura consecución.

Ya sé que este tipo de discursos es muy antiguo, como también sé que sigo ignorando cuál es la solución. Pero no dejo de sobrecogerme ante sucesos como la reciente “matanza de Orlando”, el drama continuo de molles de refugiados que huyendo de la muerte se ven atrapados por la misma sin piedad, las peleas entre “hinchas” del fútbol antes y después de la sana competición; por no extenderme en lo que sería la “enciclopedia de desaciertos humanos” jamás escrita y cuyas páginas viajarían más allá de la eternidad.

En definitiva, supongo que deberé seguir indagando en uno de los mayores misterios de la historia de la vida en la tierra. Desde luego no voy a renunciar a ver los telediarios porque soy de los que necesitan saber cómo está el mundo, pero la opción de los documentales sobre animales salvajes estará antes en mi lista de favoritos; decimos de ellos que son menos inteligentes que nosotros, pero, a veces, cuando me miran – sobre todo el caso del león – sus ojos parecieran transmitir el siguiente mensaje: “eso está por ver”.

Así que seguiré intentando aprender del resto de especies inferiores por si sucediese que tanta elevación interaminal afecta a la presión sanguínea y es por eso que no somos como deberíamos ser. Quién sabe si en el mundo de las fieras hallo iluminación a tan desazonadora oscuridad. Porque de verdad, no comprendo hacia dónde camina… ¿cuáles son los designios de mi propia raza? Y no solo es que no lo comprenda, además, me pregunto: ¿existe una manera humana de poderlo comprender?.

E.F.B.  


Nº 53 REVISTA NÓMADAS

la foto

 

Ya disponible el nº 53 de la Revista Nómadas. Muy pronto por los Módulos del CP Madrid V y otros Centros Penitenciarios. Si deseas un ejemplar no dudes en solicitarlo.

 


A UN COMPAÑERO DE NÓMADAS por I.G.G.

COMPAE~1

Querido Adolfo, en primer lugar quiero pedirte permiso para hablar sobre ti y dar mi opinión hacia tu persona. No quiero empezar este escrito, sin antes darte mi mayor ovación y creo que te la brindamos por parte de todos los compañeros de la Revista Nómadas. Solamente tu presencia ya dice mucho de ti, pues aunque no nos puedas deleitar con tus escritos o tus cosas debido al problema de tu visión, tu estancia te hace ser uno más. Creo que tiene el mismo derecho o más de llevarte esta ovación, como cuando a alguno de nosotros nos votan un escrito, por eso hoy te brindamos este homenaje de todos los integrantes de la Revista Nómadas.

Gracias por la estancia, el tesón y el empeño y todas las cualidades de tu persona, ya sean para estar de acuerdo o no, pero dignas de respeto. Eres una persona que hablas con ese mismo respeto y con fundamento de base. Gracias por ser un Nómada más, no cambies nunca, sigue luchando y no te rindas.

Para una bella y entrañable persona.

Por I.G.G.


ESTAMOS DE VUELTA por SAMOYEDO

Empty Stage

Mis queridos amigos y lectores. Hace tiempo que no escribía ningún artículo en Nómadas pues mi vida ha dado un giro de 180º y la verdad es que no he tenido tiempo, no he estado aquí. Llevo tiempo saliendo de permisos y realizando todos mis proyectos y uno más añadido. Una obra de teatro para el centro penitenciario que se representará a nivel nacional por todas las prisiones de España.

Todo el trabajo técnico y actoral está realizado por internos de Soto del Real y por compañeros del módulo 12, más tres internas del módulo 13 de mujeres. Todos están ilusionadísimos con el texto ya que es desternillante y ¿dónde reír mejor que en una prisión?. Para mí es un orgullo este encargo que continuaré fuera de aquí si Dios quiere. Sé que dejo un poquito de mí aquí dentro y espero que sea para bien y disfrute de los demás. Fuera he encontrado todo el cariño y el amor de todo el mundo y esta página está por pasar. Tendré un vago recuerdo de todo esto, pero sí muchas personas dentro de mi corazón. Al fin y al cabo esto es un pueblo cerrado donde habitan 1700 personas y otras 600 o 700 trabajando aquí y no podemos olvidar que somos humanos y mostramos y recibimos afecto, más aún cuando has estado dos años y medio en este lugar.

Ya estamos en abril y esto acabará. Dentro de poco me toca estar con todos los míos, con todos vosotros y los que llegarán. No he ocultado nada a nadie aunque tampoco lo voy a pregonar.

La vida nos tiene preparadas cosas que a veces son duras y traumáticas, pero solo con poder ver la luz del sol cada día merece la pena vivir. Esto es pasajero, hay gente que muere cada día en circunstancias horribles y eso sí es triste de verdad.

Seamos un poco más generosos con los menos afortunados, tan solo una sonrisa alegra el corazón. Yo como siempre seguiré escribiendo para todos vosotros y creando con todo el cariño de mi corazón.

Ahora me despido con gran emoción de vosotros hasta mis siguientes publicaciones sea dentro o fuera, pues entre salidas y dirección teatral no sé cuándo volveré a escribir, aunque siempre habrá un hueco para todos vosotros.

Feliz primavera a todos.

Dedicado al padre fallecido de una amiga. Descanse en paz.

Por Samoyedo


VUELO MORTAL por E.F.B.

Banderas-homenaje-accidente_aereo-Germanwings-victimas-Los_Alpes_MDSVID20150326_0173_7

Seguro que hay otros casos, pero a algunos, la condición de ser presos no nos hace insensibles ni, por supuesto, nos impide empatizar con los que sufren, pudiendo sentir el dolor ajeno.

Está claro que la tragedia aérea de los Alpes ha conmocionado (como antes lo hicieran otras= a muchas personas que pudieran sentirse reflejadas en cualquiera de los casos de cada una de las víctimas que viajaban en ese desgraciado avión.

El pueblo francés en su conjunto, y sus autoridades en particular, han demostrado una eficacia y un “saber hacer” en momentos tan críticos, que merecen el apoyo y el reconocimiento obtenido de la comunidad internacional.

Han sido víctimas que involuntariamente repartieron el dolor por un número importante de países, y cuyos familiares perdieron en ese vuelo maldito, buena parte de su integridad.

Cuando se produjo el suceso, las especulaciones permitían señalar (con la razonable duda) a un sinfín de circunstancias como las causantes de la magna catástrofe; sin embargo, una apresurada “caja negra” quería  despejar el doloroso ambiente de incertidumbre, como contraprestación a lo inhóspito, de un terreno en el que aquellas almas abandonaron sus cuerpos para siempre.

Los equipos de psicólogos que en todo momento apoyaron a las familias desplazadas al lugar de los hechos, también experimentarían un importante revés, cuando la fiscalía francesa informaba de los primeros resultados obtenidos en la investigación y que apuntaban a un posible acto voluntario por parte de uno de los pilotos que “había querido estrellar el avión”. Pero los protagonistas de tantas historias rotas ya nada podían aportar.

Por el contrario y en su representación, unos familiares desolados, dieron clara muestra de dignidad y entereza en su resignación.

Si al final (en unas hipotéticas conclusiones definitivas) resultase que las cosas sucedieron como las circunstancias parecen señalar, ¡digo yo!, que de poco serviría criminalizar el acto de alguien que ya no puede responder.

Se trataría de un caso con precedentes y de fatales consecuencias donde no cabe la retroactividad, ahora la pelota está en manos de los responsables de aviación civil que sin duda tomarán cartas en el asunto.

Adolescentes llenos de ilusiones, bebés en brazos de jóvenes madres, abuelos y abuelas, que disfrutaban de los suyos, hombres y mujeres a los que la muerte no dejó continuar para llegar al final del trayecto.

En definitiva, 150 víctimas mortales cuyas vidas se vieron truncadas en un bello paraje que ahora familiares y amigos tendrán que recordar con tristeza e incomprensión.

Y todo ello como consecuencia del posible acto de suicido extendido a otras 149 personas que tuvieron la desgracia de coincidir con el joven piloto en el día y hora de la decisión fatal.

Solo queda lugar para la pena y el dolor, sin que nada pueda reclamarse a quien con los demás desapareció para siempre.

Los componentes de Nómadas queremos mostrar nuestras sinceras condolencias a todos los familiares y amigos de los que ya no están en este Mundo, deseando además, que tengan un descanso eterno los 150 infortunados, sin excepción.

Por E.F.B.


LUZ AL FINAL DEL TÚNEL por J.C.G.

TUNEL

Estimados amigos de Nómadas, quiero deciros a todo el equipo de redacción, productores ejecutivos y demás ladrones. Que gracias a vosotros he podido cambiar de posición, hablar, discernir, discurrir cosas diferentes a las del patio muerto.

He visto a gente como se emociona leyendo su escrito o el poema o la canción de algunos de nosotros, he visto y he notado calma en vuestros corazones, inquietudes, unas relevantes y otras no tanto. Simplemente escritos, sentimientos, esperanza, amor, ternura, todo eso que va forjando la amistad, el pensamiento, el corazón, que eso no se puede encerrar.

El corazón solo lo pule quien sabe hacerlo delicadamente convirtiendo un diamante en bruto en las joyas que sois todos vosotros/as.

Ha llegado la hora del cambio para mí, muy a pesar mío, por mi razón y no por lo que mi corazón me dicta. Lo he intentado cumpliendo la orden religiosa de este real centro, pero no ha servido de nada. Gracias a todos aquellos que intentaron ayudarme. Gracias a todos por estar al otro lado del silencio.

Desde donde esté llevaré mi Revista Nómadas última edición y os recordaré vuestras risas y algunas de vuestras lágrimas que sin querer se han escapado. Todo un hombre. Llevaré vuestros escritos, poemas y canciones, desde nuestro pensamiento nuestro escudo el papel y nuestra espada el boli.

A pesar de mi razón y no de mi corazón que me atrapa entre las pupilas de vuestros ojos, de vuestros corazones sinceros os llevo un poco dentro de mí. Al final, después de todo lo vivido, ni yo soy tan punky, ni vosotros tan pijos.

A la vida, dos pelotas y piensa

Sin alterarse la cabeza

No vayas a ser un descarriado

Y te quieran joder

Amigo aguanta tu escudo y levanta tu espada en vilo

Y lucha por lo que es tuyo

Si hablas con gente necia

Que su voz se vuelva murmullo

Y mosquito en tus orejas.

Puro azul intenso es el color de la libertad

Ríos de agua viva es el sentimiento

Y que le voy a hacer

Si yo en Soto me marchito

Como las flores, como las flores, como las flores.

Por J.C.G.


NÓMADAS HASTA EL FINAL por SAMOYEDO

nomada

Es de noche en la espesura del bosque, bajo la luz de la luna llena se oyen los aullidos de los lobos. Nuestra comunidad está rodeando una gran hoguera que nos da calor y alegría, mientras brindamos por alguien que se va a otro lugar. No es una despedida, es una fiesta que celebramos cuando alguno de nosotros decide abandonarnos por un tiempo o para siempre, en busca de un nuevo lugar en plena naturaleza y libertad, donde formará una familia con su esposa y con el tiempo, nos volveremos a encontrar.

El destino está cruzado en nuestras vidas y nuestro Dios nos protege  y nos vuelve a juntar en una de las estaciones del año. Ahora está por acabar el frío invierno y pronto vendrá el tiempo de caza y de cría. La aurora boreal nos dejará por un tiempo, aunque mantendremos toda su majestuosa belleza en nuestras mentes.

Uno nace nómada para ser libre allá donde va, tener un hogar en campo descubierto donde no hay muros, alambradas o un edificio cualquiera. Nómada es más que una forma de vivir, es no tener odios, envidias, ni mentiras que contar. Nómadas es compartir, ayudar, trabajar con esfuerzo para poder saborear la verdadera naturaleza de la madre tierra y comprender de verdad lo que es la vida, sin estrés, sin agonías, sin locuras que las modernidades y el “bienestar” de esta nuestra forma de vida llena de lujos, consumismo, grandes ciudades, globalización y corrupción, nos perturban la mente y la calidad de vida.

Nómadas quizá anclados en un pasado, pero felices de verdad. Por eso somos Nómadas hasta el final.

Dedicado a todos esos pueblos Nómadas que son perseguidos para extinguirlos y acabar con su hábitat, del cual extraen toda la materia prima y dejan arrasados sin toda esa flora y fauna virgen, que gozaba de una tranquilidad absoluta hasta que la ambición llegó a ellos. (Un pueblo y una cultura que me apasiona es la de los Amish por ejemplo).

Por Samoyedo